Opinión

  • | 2015/12/16 19:00

    Pensar en los niños

    El preocupante panorama de la crianza infantil.

COMPARTIR

Diciembre es un buen momento para pensar en los hijos. Los niños son el proyecto de largo plazo más importante de cualquier familia. De la atención que reciban depende su bienestar futuro, y también el de toda la sociedad. Pero los colombianos no lo estamos haciendo bien, según se desprende del informe Los Primeros Años que acaba de publicar el BID.

Los problemas empiezan incluso antes de que nazcan los niños. Desde finales de los noventa ha aumentado año tras año el porcentaje de recién nacidos con bajo peso. Sorprendentemente, la situación es más grave y ha aumentado más rápidamente en los bebés cuyas madres tienen educación universitaria, y ello debido a la mayor incidencia de nacimientos prematuros. Quizás la causa sea que las mujeres más educadas están teniendo los hijos más tarde, quizás sea resultado del estilo de vida; no lo sabemos, pero debe ser motivo de alerta.

Los problemas siguen con la alta tasa de desnutrición crónica. Aunque la situación es menos crítica que hace unas décadas, aún es grave entre los infantes de madres con primaria incompleta o menos: a los cinco años de edad, uno de cada cinco niños de este grupo padece de retrasos severos en el crecimiento, que son evidencia de desnutrición crónica y constituyen un pésimo augurio sobre sus posibilidades de desarrollo mental y emotivo.

Más allá de la nutrición, el buen desarrollo de los niños depende de la atención y los estímulos que reciban. Por ejemplo, es evidente la falta de estímulos para la comunicación verbal en los hogares más pobres: a los 18 meses de edad los niños del 10% más pobre de los hogares de Bogotá manifiestan ya un rezago significativo en el lenguaje con respecto a los niños del 10% más rico. A los 42 meses de edad ese rezago prácticamente se duplica y luego sigue ampliándose casi sin remedio. 

Un indicador alarmante de la falta de atención adecuada es la frecuencia con la que se usa el castigo corporal severo, el cual conlleva problemas socioemocionales y de autorregulación. Uno de cada dos niños de madres con primaria incompleta o menos sufren castigos corporales severos, y lo mismo ocurre con uno de cada tres de madres con secundaria completa o más.

La mayoría de las madres, sin diferencia de clase, parecen tener prioridades más importantes que los hijos: en Colombia, la lactancia como forma exclusiva de alimentación solo dura en promedio unos dos meses, cuando lo recomendado internacionalmente son seis meses.

Puesto que en la mayoría de hogares los dos padres tienen que trabajar y no pueden ocuparse todo el tiempo de sus hijos, la crianza pasa a depender en buena medida de quien quede al cuidado de los niños. No se sabe nada sobre la calidad del cuidado a cargo de familiares, vecinos o empleadas del servicio en el caso de las familias pudientes. Pero sí se sabe cuál es la calidad de la atención que brinda el sistema de Hogares Comunitarios y las modalidades institucionales de cuidado infantil del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar. 

En una escala de 1 a 7, la calidad de la atención es 2,3 para los Hogares Comunitarios y entre 1,7 y 2,1 para las modalidades institucionales del ICBF, según los estudios de Raquel Bernal y sus coautores1.Tan bajas calificaciones se deben a deficiencias en muchos aspectos: la calidad de las interacciones entre el cuidador y los niños, la cantidad y calidad de materiales pedagógicos, si esos materiales son asequibles a los niños, si hay suficiente estimulación verbal durante el transcurso del día, si hay oportunidades de exploración e investigación individual, si los niños gozan de cierta autonomía en las actividades pedagógicas, etc.

Con la creación en 2011 de la Comisión Intersectorial para la Atención Integral de la Primera Infancia y el lanzamiento de la estrategia De Cero a Siempre, se inició un gran esfuerzo para sustituir los hogares comunitarios y otras formas de atención comunitaria por atención institucional en centros con recursos físicos y humanos más adecuados. También se han establecido lineamientos técnicos para la atención inicial y se está impulsando la experimentación controlada en los centros infantiles. Ojalá estos esfuerzos perduren, porque les falta un largo trecho para fructificar. 

Aún hay mucho que hacer para mejorar la crianza infantil. Todos tendríamos que pensar más en los niños, y no sólo con ocasión de las fiestas navideñas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?