Opinión

  • | 2016/03/17 00:00

    ¿Contrastes de percepción? ¿O crisis de credibilidad?

    Los analistas gobiernistas explican que es ‘cuestión de percepción’ y que el país no sabe lo bien que le está yendo. Pero las encuestas y las manifestaciones generalizadas desde los gremios hasta los paros populares dicen lo contrario.

COMPARTIR

Asegura el Gobierno que Colombia no es solo el país más feliz del mundo sino casi el más próspero… ‘prosperidad para todos’…

Pero las encuestas y las manifestaciones generalizadas desde los gremios hasta los paros populares dicen lo contrario.

Los analistas gobiernistas explican que es ‘cuestión de percepción’; que las autoridades han fallado en las comunicaciones, y que el país no sabe lo bien que le está yendo… El Ministro de Hacienda proclama el éxito de ser el segundo mayor crecimiento del PIB del continente mientras el 94% de los ciudadanos considera que está perdiendo calidad de vida.

Y los medios masivos –por definición alrededor del rating- solo se interesan en crear o agrandar los escándalos; la verdadera información no pesa, ni se busca que llegue a la población.

Crisis institucional política: desaprobación a la gestión de Santos 74%; solo 2 Ministros aprueban. Un partido llama a la desobediencia civil y en otro partido se desconocen los fallos del Consejo de Estado y se usurpa ilegal e ilegítimamente su Dirección; los órganos de control (Fiscalía, Procuraduría) se descalifican mutuamente lo cual lleva a la certeza que como conjunto algo está dañado.

Crisis de la Justicia: pasan 4 meses los juzgados paralizados; seis meses sin que la Corte Suprema sea capaz de elegir sus miembros. El sistema carcelario con decenas de miles encerrados sin sentencia; decenas de nuevos capturados diarios, engrosando esa monstruosidad que es el hacinamiento donde se violan todos los derechos humanos y se crean las escuelas de delincuencia, y se maneja la gran criminalidad –incluyendo los descuartizamientos-.

Crisis económica: sector automotor baja 17%; Exportaciones que suponían beneficiarse de la devaluación disminuyen 37%!!; El desempleo salta de 8,9% en diciembre (supuestamente el más bajo de los últimos 8 años) a 11,8% en febrero, el más alto de los últimos 16 años.

Reservas probadas petroleras se bajan en 11%. Un país sin petróleo que monta su economía en la exportación del mismo. Con un elefante blanco como Reficar, que más allá de los escándalos de prensa por sobrecostos (que probablemente son sobre todo eso: escándalos de prensa) no tiene perspectivas de abastecimiento local; o las plantas de etanol y biodiesel programadas para incrementar su participación como mezcla hasta llegar al 20% y que hoy, con la caída del precio del petróleo, exigen tanto subsidio que se mantiene en 9% sin desarrollar la ley.

Una inflación que el Gobierno aseguraba ‘blindada’ para no pasar de 3,5% o 4% y ya va por el doble.

Situación del sector agrario peor que cuando los paros. Hoy el manejo ha creado tales distorsiones que no se sabe en qué pararán. Ejemplo el arroz: de un día para otro anuncian la liberación arancelaria; se caen los precios al productor en 20%; los molineros chillan porque las grandes superficies podrían abastecerse al precio liberado, creando un contraste con la industria nacional que tendría un costo más alto por la ponderación con las compras anteriores… Y a los 8 días no hay tal libre importación; queda en la incertidumbre a cuál acuerdo se llegó… Idéntica situación en la Palma Africana.

El contraste es entre la promesa de millón de nuevas hectáreas que supone 10.000 nuevos agricultores de a 100 has (que en la práctica son ‘grandes agricultores’) cuando parece que ni con los mayores incentivos posibles se consigan siquiera mil (la tendencia es a retirarse quienes aún explotan el campo).

Y confrontados alrededor de un ‘Acuerdo en la Habana’ un jugador de póker y un orate obsesionados cada uno con su enfermedad pero desentendidos del verdadero tema de ‘Paz’ que ya se sabe que no la trae (permite, sí, que se desactive un grupo armado y una franquicia para cubrir delitos); por eso, como contraprestación a la adhesión a lo que llaman ‘Unidad Nacional’ de una espuria Dirección Liberal, se crea un Ministerio para el manejo de los recursos del posconflicto donde se nombra a quien es sujeto de una Sentencia del Consejo de Estado por ‘Violación a la Moralidad Administrativa’, por ‘actos ilegales’, ‘contrarios a la Constitución’, ‘contra los principios democráticos’….

Son innombrables los Altos funcionarios del Estado (incluidos máximas autoridades de la fuerza pública, personajes claves de la seguridad del Estado, Ministros, Senadores, etc.) y los miles de subalternos que van desde la simple corrupción hasta los falsos positivos, pero son presentados como ‘manzanas podridas’, excepciones que no tienen que ver con esas instituciones.

Y se pregunta el Ministro de la Defensa: ¿Por qué la incertidumbre sobre lo que viene? ¿Acaso espera que haya credibilidad respecto al panorama que se pinta? Con la afirmación de que no habrá cambios en el modelo económico, ni en los controles a los medios, ni en los manejos políticos, ni en los enfoques represivos, solo se puede esperar que por los mismos caminos se llegue a los mismos resultados.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?