Dinero.com Revista Dinero

| 3/20/2013 6:00:00 PM

Cáscara para Maduro

El que algunos de los chavistas sean tontos, o brutos y mentirosos no es el problema. Lo que viene ahora es la nueva relación de fuerzas en la repartija de la marrana.

por Fanny Kertzman

Vamos a ver cuánto dura Nicolás Maduro en el poder en Venezuela. Hasta ahora no ha dado ninguna muestra de inteligencia. Lo último que dijo es que los gringos son los que están amenazando de muerte al candidato opositor, Henrique Capriles, para crear el caos en Venezuela. Los gringos son tan súper poderosos que le inocularon el cáncer a Chávez con un chuzón en una rodilla. Pues que empiecen por decirnos qué clase de cáncer mató al comandante, porque sería el primer caso en el mundo de cáncer contagioso y tenemos que protegernos.

El nuevo Papa es latinoamericano porque Chávez está al lado de Dios e influyó sobre la decisión del Señor. Además de bruto, mentiroso. Que había tenido una reunión de cinco horas con Chávez en la cual este dio toda clase de órdenes. Que Chávez ya estaba de pie y haciendo ejercicio. Luego muestran el montaje de la foto de Chávez con sus hijas, leyendo el Granma. Bienvenido el photoshop. Que Chávez murió el 5 de marzo por la tarde, cuando todas las pancartas y camisetas estaban listas ese mismo día para la manifestación que se desató y duró una semana.

El colmo de la incapacidad es que por cubrir una mentira, la verdadera fecha de la muerte, llamaron a los expertos en momificar demasiado tarde y el proceso no pudo hacerse. ¿Cuánto tiempo habrá estado muerto el líder antes del anuncio oficial? No se sabe si son brutos, o es por lambonería que dicen semejantes burradas. El antiguo Fiscal General y embajador en Italia, Isaías Rodriguez, dijo que había hablado con Chávez “mentalmente” y que fue una experiencia mística. El presidente de PDVSA, Rafael Ramírez, dijo que estaba “convencido” de que Chávez había sido asesinado, tal como le sucedió a Arafat, cosa que no se ha probado.

Pero el que algunos de los chavistas sean tontos, o brutos y mentirosos no es el problema. Lo que viene ahora es la nueva relación de fuerzas en la repartija de la marrana. Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea, y quien en realidad debió asumir la presidencia interina, tiene a su hermano José David de director del Seniat, la Dian nuestra. Se dice que Diosdado es el boliburgués por excelencia. Su testaferro es David Osio, un particular. Su fortuna se calcula en los miles de millones de dólares. Y Diosdado va a querer más.

Los funcionarios, familiares y amigos tienen escrituradas fuentes de ingreso como los seguros de PDVSA, un multimillonario contrato que ganó Diego Salazar Carreño, el Rojo, gracias a que es primo del presidente de la petrolera, Rafael Ramírez Carreño, que es el segundo hombre más poderoso del régimen, después de Diosdado. Los militares son dueños de Pdval, el programa de importación de alimentos, que debido a su buena calidad le llaman Pudreval.

La familia real, como llaman a los Chávez, tiene al hermano Adán como gobernador del estado de Barinas; Argenis es secretario de Estado en Barinas; Narciso maneja la alcaldía de Bolívar; Aníbal es alcalde del municipio Alberto Arvelo Torrealba; Adelis es presidente de los Juegos Juveniles Nacionales y vicepresidente de Sofitasa, un banco que controla la gran mayoría de las cuentas bancarias oficiales en el Estado.

Pero el que tiene el mejor puesto es el primo de Hugo, Asdrúbal Chávez, vicepresidente de PDVSA y viceministro de Energía. Por ahí pasa todo el chanchullo de PDVSA y los regalos a los Castro. Jorge Arreaza, yerno del difunto líder, es Ministro de Ciencia y Tecnología. Clever Chávez, hijo de Narciso, es jefe de los programas sociales de Barinas. Enzo Chávez, hijo de Adán, ocupa un cargo gerencial en PDVSA.

¿Durante cuánto tiempo se seguirá respetando la dinastía? 64 oficiales con mando de tropa están esperando ascensos en junio, ascensos que debieron hacerse desde el año pasado. Diosdado Cabello es compañero de generación.

A Jorge Giordani, ministro de Finanzas, lo van a sacar muy pronto, pues fue uno de los pocos –o tal vez el único–, que denunció a Chávez los “guisos”, como los llaman allá. Ahora no va a quedar nadie denunciando y parando los chanchullos.

No va a haber árbitro, como lo era Chávez, que determinaba qué era para quién. Ahora será una pelea de intrigas y poderes, al lado de la cual el Vaticano será un juego de niños. Yo soy mística como Isaías Rodríguez y puedo predecir que Maduro no pasa de junio.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

>

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×