Opinión

  • | 2014/07/24 06:00

    Marabunta en el Congreso

    En toda esa marabunta de proyectos en agenda legislativa y constitucional alrededor de la paz y la justicia, ¿quién le va a parar bolas a la reforma tributaria, que además no se necesita?

COMPARTIR

A estas horas los congresistas están rapándose los unos las oficinas, y los otros lagarteándose las Comisiones, de las cuales la mejor es la Tercera, pues por allí pasan las reformas tributarias. El interés de entrar es que hay dinero para muchos y la posibilidad de conseguir una exención especial, de valor exorbitante.

Hay algunos temas que se han aceptado por consenso de la sociedad para una anunciada reforma tributaria para financiar el postconflicto, como implementar la doble tributación de los dividendos –cosa que los congresistas no entienden y menos el público–. Hasta se llegó a hablar de “mini-reforma” con ese fin, y el Ministro rápidamente los paró. No hay tal cosa como una “mini-reforma tributaria”. A toda reforma tributaria se le meten todos los micos posibles, además de exenciones con nombre propio.

Yo eliminaría el 4x1.000 por ruinoso para banca y usuarios y lo reemplazaría con un aumento en tarifas del IVA. A pesar de que parezca doloroso, todos los productos elaborados, incluyendo los alimentos, pagan IVA a una tarifa de 16% actualmente. Es un nivel muy inferior al que se paga en otros países latinoamericanos como México, Argentina y Uruguay. Yo sugiero subirlo a 18%, del 16% de hoy.

El último recurso para recaudar más impuestos es subir la tarifa de renta, pero eso es imposible. No se puede subir la tarifa, porque ya es la segunda más alta de América Latina.

Mientras en su discurso de posesión, el reelegido presidente Juan Manuel Santos dijo que se facilitará la inversión extranjera, en la reforma tributaria se pretende no solo establecer doble tributación a dividendos, sino también revivir el impuesto al patrimonio, todo como parte de la financiación del postconflicto. El Gobierno no estaría tan firme en su propósito de conseguir esos recursos, a menos que ya hubiera un borrador de acuerdo.

Si se fuera a hacer una reforma ahora, se aprovecharía para corregir entuertos. El CREE es un engaño, porque su base tributaria es distinta a la de renta. Aplica solo para empleados cuyos sueldos son menores a 5 salarios mínimos. De ahí, su progreso en la empresa puede ralentizarse porque el empleador no quiere pagar el aumento de sueldo + aportes a la seguridad social.

Por otro lado, saber cómo aplicar el IMAN y el IMAS o tener retención en la fuente es como una pregunta de la prueba Pisa. La misma Dian en su publicidad recomienda conseguir un contador para revisar la declaración, que vale $600.000.

La reforma será no solo tributaria sino también constitucional, para corregir el problema de que esta Corte siempre declara inconstitucionales las amnistías tributarias que se dan en todas las reformas. ¿Significará eso que la reforma tributaria estará dando vueltas por ahí dos años, mientras le meten el diente?

Pero la prioridad del Presidente es sacar adelante el proceso de paz y a ello dedicará todas sus energías en el Congreso, especialmente en dos temas: la reglamentación del Marco para la paz y el ordenamiento jurídico, que es lo que se ha llamado equilibrio de poderes, que es en realidad una reforma política y a la justicia que llegará a niveles constitucionales. El Gobierno tendrá que duplicar esfuerzos para sacar adelante sus proyectos y luego viene un referendo.

El postconflicto hará llevar otros proyectos al Congreso, como los referentes a agricultura, obviamente facultades nuevas a la J usticia, Congreso y muchos más. La reforma al sistema electoral va también en este paquete.

En toda esa marabunta de proyectos en agenda legislativa y constitucional alrededor de la paz y la justicia, ¿quién le va a parar bolas a la reforma tributaria, que además no se necesita?

Nota. Muy merecido el nombramiento de Ernesto Samper en Unasur. Así garantizamos que no estará en el país por un buen tiempo. De pronto así mejora el gobierno Santos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?