| 2/16/2007 12:00:00 AM

¿Y la industria nacional?

Las ventas locales han caído, pero sus exportaciones están en crecimiento.

¿Y la industria nacional?
Para muchos empresarios, en 2005 y 2006 se empezó a sentir el impacto de la competencia, en especial en las grandes superficies. Lupo Vera, de Infantiles Flipper, de Bucaramanga, asegura que en 2005 sus ventas a las cadenas cayeron 50%, debido a que su empresa no pudo bajar los precios hasta el nivel de sus competidores. Esta firma factura al año $3.000 millones, de los cuales solo el 10% corresponde a ventas en el país.
 
La proyección es seguir fortaleciendo las exportaciones, porque "mientras en 2000 tenía cerca de 300 compradores nacionales para sus prendas, la cifra hoy no llega a 40, debido a que las prendas chinas están supliendo esa demanda".

Sin embargo, voceros de Carrefour aseguran que de sus proveedores de ropa infantil, el 95% es nacional, aunque no niega que los importados tienen buena aceptación por los buenos precios y la diferenciación de las prendas.

La situación de Gustavo Sepúlveda, de CI Proditexco, es similar. Sus prendas, que se comercializan bajo la marca Hormiguita, tuvieron una devolución del 10% en las grandes superficies el año pasado. Algunas de las prendas se entregan a las cadenas en consignación y otras por acuerdo de porcentaje mínimo de ventas. Esta compañía factura $6.000 millones al año, de los cuales 80% corresponde a exportaciones.

Para Sepúlveda, la fortaleza que tienen los competidores internacionales que ofrecen marca y calidad está en las telas que, en algunos casos, ofrecen más suavidad, estampados, gamas de colores y mejor manejo. En Colombia, la base de la confección infantil tiene un 80% de insumos nacionales. María Gisela Trujillo, directora de Feria Infantil Eimi, considera que la industria nacional puede dar la pelea con diseño y fortalecerse en los mercados internacionales.

La diseñadora de modas Carolina Devia opina que solo las empresas que se concentren en ofrecer diseños diferenciales podrán sobrevivir en un mercado cada vez más competido. Para ella, lo importante es que los empresarios sean justos en los precios que cobran.

Las empresas colombianas ya están reaccionando frente al tema. Por ejemplo, Off Corss, que tiene 42 tiendas en todo el país y facturó $92.189 millones en 2005, abrirá 5 tiendas más este año y aumentará las inversiones en investigación y diseño de productos. Esta marca lanza una nueva colección cada mes y avanza en el tema de la exclusividad en las prendas.

Hacia futuro, las empresas colombianas tendrán que reforzar su presupuesto en diseño y ofrecerles a los pequeños consumidores prendas similares a las que usan los adultos y que exhiben anualmente en las pasarelas de moda nacional e internacional, debido a que los medios de comunicación, la publicidad e internet también son grandes influenciadores de este segmento que cada vez cobra más importancia para áreas de mercadeo para las empresas de todos los sectores.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.