| 6/23/2006 12:00:00 AM

Todos pierden

Si las empresas no asumen la responsabilidad de afiliar a sus trabajadores al Sistema de Riesgos, todos seguirán perdiendo.

Todos pierden
 La evasión se presenta en casos en los que el empleador no cumple la obligación de afiliarse a una Administradora de Riesgos Profesionales o cuando estando afiliado, no reporta la totalidad de sus empleados. Y la elusión se presenta en el momento en que se hacen los reportes y pagos a la ARP por salarios inferiores a los reales, o usando una clase de riesgo inferior a la que en realidad están expuestos los empleados.

La evasión y la elusión hacen más difícil el acceso a los derechos que se le reconocen al trabajador ante la ocurrencia de un accidente de trabajo o enfermedad profesional, al tener que reclamarlos por otras vías más lentas y costosas que las definidas por el sistema. Estos inconvenientes pueden afectar notoriamente su calidad de vida y la de su grupo familiar.

La evasión y elusión restan recursos al sistema de la protección social en riesgos profesionales, comprometiendo la calidad y amplitud de su cobertura, y afectan las condiciones de trabajo y la salud de la población trabajadora.

El empleador se expone a ser sancionado por las prácticas de evasión y elusión con multas de hasta quinientos (500) salarios mínimos mensuales legales vigentes, según la Circular Unificada del 22 de abril de 2004 de la Dirección de Riesgos Profesionales del Ministerio de la Protección Social.

Información suministrada por Suratep.

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.