| 11/21/2008 12:00:00 AM

Reglas familiares

Reglas familiares

El grupo Daabon es una empresa familiar. Todos los vicepresidentes son miembros de la tercera generación de los Dávila. Con todo, la empresa consiguió lo que muchas organizaciones de este tipo nunca consiguen: "Separar el corazón del cerebro. Poder manejar las compañías dejando lo sentimental en otro lado. Todo el mundo tiene claridad de que eso es así", dice Manuel Dávila, director comercial del Grupo.

Su protocolo de familia prevé las condiciones en las que uno de los miembros de la familia puede participar en la administración de la empresa. Hoy, por ejemplo, la sucesión está clarísima, dice Manuel Dávila.

El papel del negocio está claro. La familia puso la estabilidad de la compañía por encima de consideraciones transitorias que tengan sus miembros y eso permite que el crecimiento sea sostenido. Por ejemplo, tienen una tasa de reinversión de utilidades elevada. En general es del 90%.

El protocolo muestra, como lo advierte Juan Carlos Dávila, director financiero, los lineamientos a la familia y la visión hacia la compañía. Pero también es el reglamento de la familia dentro de la compañía. Esto ha facilitado la participación de administradores profesionales ajenos a ella en la organización. De un lado, el 90% de la operación la manejan personas que no hacen parte de la familia. Los Dávila se reservaron los cargos de vicepresidentes.

En la junta directiva -de ocho miembros- hay dos que no son familiares. El mayor aporte de los directores independientes a la junta es el de formalizar las discusiones. "La junta es un evento muy formal. Le hace saber a uno que no es una reunión familiar, sino de negocios", dice Juan Carlos Dávila.

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.