| 3/21/2003 12:00:00 AM

Plan Padrino: pros y contras

Plan Padrino: pros y contras
Las sinergias



Producción

? Las pyme pueden ampliar la producción de las grandes empresas, para capturar nichos específicos, pero también para atender grandes pedidos, como sucede con las confecciones.



Logística

? Podría darse la consolidación de carga aprovechando los espacios vacíos en los despachos de las grandes empresas. Eso les exigiría a las pyme avanzar en procesos de certificación como el BASC, que garanticen la no contaminación con droga de los contenedores y que estandaricen los tiempos de entrega.



Comercialización

? Con los productos de las ahijadas, se pueden ampliar los portafolios de los distribuidores que tienen las grandes compañías en otros países.



Las dificultades



Compromiso gerencial

? Por ser empresas con muchos años en el mercado, las nuevas exigencias del mercado no logran permear la cúpula. De nada vale tener un buen producto y los mejores vendedores, si no hay compromiso de la gerencia.



Costos

? Las políticas de costos no son claras e influyen en las cotizaciones que presentan en el exterior, en muchos casos perdiendo competitividad.



Calidad

? Las pyme usualmente no llevan índices ni estándares de calidad, lo que termina en procesos productivos disímiles.

Herramientas de mercadeo

? Saber qué busca el mercado y cómo puede acceder a canales y distribuidores que no 'le maten' el producto.



El caso paisa



Los comienzos

? Medellín inició hace 3 años la construcción del plan padrino con un modelo piloto para el sector de confecciones. Luego se integraron las empresas del sector de alimentos. Busca desarrollar un modelo de acompañamiento, en el que las grandes exportadoras guían a las pyme en este proceso.



Funcionamiento

? Es un modelo que funciona primero con la selección de las empresas apadrinadas y con una capacitación general. Luego, las empresas ahijadas definen sus mayores debilidades y las cruzan con las fortalezas de las empresas padrino y llegan a una relación uno a uno. Este proceso tiene una duración de 6 meses, pero en muchas ocasiones la relación supera este límite.



Bogotá y su plan



La operación

? En febrero, Bogotá inició la operación de su plan padrino. Se trata de una primera etapa en la cual hay una capacitación multisectorial con reuniones semanales en las que se tocan temas como gestión de calidad, contabilidad para empresas exportadoras, estrategia financiera o mercadeo internacional, entre otros. A diferencia de Medellín, aún no ha llegado a la etapa de acompañamiento y relación uno a uno entre padrino y ahijado. El Carce de Bogotá/Cundinamarca dirige este instrumento, con el apoyo de la Cámara de Comercio de Bogotá, con lo que se legitima el proceso y facilita la interacción con las entidades oficiales y con el sector empresarial, pues hace parte del plan estratégico exportador.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.