| 2/25/2000 12:00:00 AM

Pensionados, los damnificados

Pensionados, los damnificados
Entre quienes más perdieron con el deterioro y posterior desmantelamiento del BCH están los pensionados afiliados al ISS. De los $5,2 billones de reservas con que contaba el Seguro, $429.000 millones estaban representados en acciones del BCH. La historia empezó en 1994, cuando el Gobierno entregó como dación en pago el 83,35% de las acciones del banco al Seguro Social por una deuda contraída con la entidad en los años 70. El objetivo era promover la venta del banco durante los 12 meses siguientes para que el ISS recibiera los recursos en efectivo, pero esa posibilidad nunca se cristalizó porque el gobierno de ese momento decidió no vender y se perdió la oportunidad de hacerlo, a pesar de que hubo interés de entidades españolas por adquirirlo. El acelerado deterioro de los indicadores del banco obligó al Gobierno a pedirle al ISS que capitalizara. La alternativa fue descartada luego de que el Seguro explicó que resultaría inconstitucional utilizar en esa operación recursos destinados a salvaguardar las pensiones de los afiliados. Así las cosas, Fogafin capitalizó al BCH con $800.000 millones el año pasado. Con esa inyección de recursos, la participación del Seguro en el capital de la entidad se redujo del 83,35% a menos del 1%, lo que significa que la plata para las pensiones representada en esas acciones se perdió. Ahora Jaime Arias, el presidente del ISS, estudia un mecanismo para solicitarle al Gobierno que le salvaguarde los recursos para pensiones que representaba la inversión en el BCH. Aunque es probable que el reclamo termine más bien en una pregunta: si el ISS era el propietario, ¿por qué no hizo nada para evitar que el BCH se deteriorara?
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.