| 4/11/2003 12:00:00 AM

La propuesta

La propuesta


  • Finalidad. El régimen de insolvencia busca la protección del crédito, a diferencia de la Ley 550 que buscaba mantener, proteger, fortalecer y estimular la empresa como base del desarrollo económico.


  • Suerte de la empresa. Sin contar con el voto del accionista -como ocurre ahora con la Ley 550-, los acreedores optan por negociar el acuerdo de reestructuración o iniciar el trámite de la quiebra del deudor.

    n Audiencias para objeciones. Para acelerar el procedimiento, se implantarán 2 audiencias, una para la determinación de votos y otra para la homologación del acuerdo, en las que se decidirá sobre las objeciones en una sola instancia.


  • Agentes de insolvencia. El promotor se reemplazará por la figura del agente de insolvencia que será un auxiliar de la justicia, bajo la autoridad del juez. Continuará siendo un mediador informado, pero sin las funciones de conciliación previstas en la Ley 550.


  • Códigos de buen gobierno. Se incluirán de manera obligatoria los códigos de conducta empresarial que contendrán las reglas a las cuales se debe someter la administración.


  • Quiebra y sanciones penales. El régimen vigente de liquidación obligatoria consignado en la Ley 222 se cambia por el trámite de quiebra, adicionando sanciones penales y medidas cautelares, como el arraigo judicial en caso de quiebra dolosa.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.