| 7/9/2004 12:00:00 AM

La nueva reglamentación

El 8 de mayo pasado, la Superintendencia de Sociedades expidió la circular No. 8 con la que busca organizar los procesos liquidatorios. Los aspectos básicos de la medida son:

La nueva reglamentación
- Ninguna operación ni anterior ni posterior puede celebrarse contra la rentabilidad o en detrimento del valor de los activos de la empresa en liquidación.

- La celebración de los contratos de maquila queda condicionada siempre a la esencia de la liquidación. El contrato debe tener un plazo sujeto a la suerte del proceso liquidatorio, para que no quede amarrado a contratos de largo plazo y, así, "el potencial comprador no adquiere los activos por el demérito causado por la imposibilidad de devolverlos o entregarlos al nuevo comprador en virtud de ese contrato celebrado a muy largo plazo y, por lo general, a muy bajo precio", dice Daníes.

- El contrato de maquila que se celebre debe ser autorizado por la junta de vigilancia para cuidar la rentabilidad del contrato, porque, según la Superintendencia, hay casos en los cuales se celebraban contratos de maquila que iban absorbiendo lentamente los activos liquidatorios. Por ejemplo, materias primas de la empresa en liquidación, se aplicaban al contrato de maquila y se vendían a precios muy bajos debido al supuesto de que necesitaban recursos para continuar con el proceso liquidatorio. Esa materia prima se colocaba como valor agregado en el contrato de maquila y se atentaba contra esos activos, pues eran activos que había que liquidar.

- Debe demostrar técnica y financieramente que es más ventajoso celebrar el contrato que tener la maquinaria inactiva.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.