| 2/5/2010 12:00:00 AM

La controversia

La controversia
Para el ex gobernador de Antioquia, Aníbal Gaviria, el modelo con el que se adelanta el proyecto no representa el mejor negocio para el departamento. "Se recibirá una prima que, seguramente, dada la envergadura del proyecto, será insuficiente y tendrá otro dueño que lo explotará por varios lustros y luego lo devolverán como el Canal de Panamá, cuando tuvimos la oportunidad de financiarlo la gobernación y EPM y contar con el apoyo de esta empresa para su construcción y operación", dice.

¿Cómo lo iba a financiar? Gaviria asegura que su administración estuvo dispuesta a vender la Fábrica de Licores de Antioquia (FLA) y, con esos recursos, que según él superarían los US$1.000 millones, se podría haber apalancado la construcción de Hidroituango. "La propuesta era pasar de basar las finanzas del departamento de un estado cantinero a uno que nos ligaba con un negocio del presente y el futuro: la energía", señala Gaviria.

A su vez, Eugenio Prieto, ex gerente del Idea, advierte que la idea de vender la FLA tiene sentido porque "inmediatamente entre el TLC con Estados Unidos y otros países, entra a peligrar el tema de monopolios para esos territorios y las empresas ya no van a valer lo que valen hoy". Sin embargo, una de las promesas de campaña del actual gobernador, Luis Alfredo Ramos, fue la no venta de la FLA.

Álvaro Vásquez, gerente del Idea, defiende el modelo y la estrategia. Primero, advierte que la FLA está entregando al departamento cerca de $700.000 millones, producto de los impuestos (unos $450.000 millones) y de la eficiencia industrial que deja utilidades por $250.000 millones.

"Segundo, porque para nosotros Ituango es mucho más que una hidroeléctrica. Es el despegar una de las zonas más deprimidas del departamento, la creación de más de 10.000 empleos directos, el desarrollo de otras obras de infraestructura y generar una nueva dinámica económica. Hemos invertido $300.000 millones para el inicio de la obra", explica Vásquez. Y tercero, porque si el Idea quería mantener su participación accionaria, "no podía ser bajo el tradicional modelo de equity y endeudamiento, porque las cifras equivaldrían a 6 ó 7 veces el patrimonio de la entidad. Además, los riesgos los asume quien gane la subasta", puntualiza Vásquez.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.