| 12/9/2008 12:00:00 AM

Espíritu integrador

Espíritu integrador


Un colombiano que estuvo en París invitó a Silvie Deles Montey y su esposo a pasar vacaciones en Colombia. "Al principio teníamos miedo porque pensábamos que nos iban a atracar, al menos eso era lo que transmitían las noticias internacionales, pero una vez llegamos aquí nos encontramos con un país muy diferente al que imaginábamos".


Después de conocer Colombia, la pareja decidió quedarse y compraron una casa en el barrio La Candelaria, en Bogotá, luego fueron llegando otros amigos suyos franceses al sector y todos decidieron montar negocios ahí. "Hoy somos una colonia de más de 25 empresarios franceses que creemos en Colombia y que ya no nos iríamos a vivir a otro país", afirma Deles Montey.



La calidad de vida es uno de los aspectos que más atrae a los europeos, para quienes en sus países de origen todo es muy complicado y costoso, "mientras aquí un metro cuadrado vale entre $2 y $3 millones, en Europa es mucho más costoso que eso, además es muy difícil hacer amigos y no hay la posibilidad de abrazos porque allá se evita el contacto físico, aquí la gente es más cálida y eso hace la diferencia".



Silvie es arquitecta de interiores y ha desarrollado proyectos como el del restaurante Matiz, en el norte de Bogotá, un proyecto en Anapoima y ahora trabaja en otras ideas que le apasionan y que quiere desarrollar. Su esposo montó un taller para el trabajo de piedras semipreciosas y un restaurante. Ellos decidieron invertir sus ahorros en Colombia y tratan de ahorrar al máximo lo que dejan sus negocios porque creen que, a diferencia de Europa, en Colombia los préstamos con el sector financiero dan miedo. "No lo haría ni loca, los intereses aquí son venenosos", agrega Deles Montey.



Lo que más extrañan los franceses de La Candelaria son las 365 variedades de queso que hay en Europa, pero consideran que esa es otra oportunidad para algún empresario que quiera diversificar la oferta. "De hecho nos dio mucha felicidad la llegada de Carrefour porque ellos traen mucha oferta de queso", agrega.



En términos generales les gusta la cocina colombiana, el hecho de tener todas las estaciones en un solo día, la celebración del día de las velitas y las novenas navideñas en diciembre y el hecho de tener clima cálido a sólo hora y media de Bogotá.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.