| 8/30/2007 12:00:00 AM

En defensa del consumidor

La decisión de cerrarles las ventas a Cristal y al Ron Viejo de Caldas en Bogotá y Cundinamarca, luego de 40 años de presencia en el mercado, tiene a la expectativa no sólo a los empresarios y a los gremios, sino también a los consumidores.

En defensa del consumidor
Para la Industria Licorera de Caldas (ILC) no se trata sólo de proteger el mercado. “Tendrían que cerrarle el paso también a los licores de Antioquia, a los de otros departamentos y a los productos importados”, dice el gobernador Emilio Echeverri Mejía.
Sin embargo, la Fábrica de Licores de Antioquia confirmó que su convenio sigue vigente con Cundinamarca y que las diferencias que en algún momento se han tenido han sido superadas.

En este caso no solo están en juego las ventas de la ILC, pues el departamento de Cundinamarca dejará de recibir $30.000 millones por el impuesto al consumo de cuatro millones de botellas, según las previsiones que tenía la ILC.

La situación ya está en manos de la Superintendencia de Industria y Comercio, cuyo objetivo es salir en defensa del consumidor. “Estamos analizando el tema y si encontramos que hay prácticas restrictivas entraremos a tomar las medidas necesarias”, afirmó el Superintendente de Industria y Comercio, Jairo Rubio Escobar, quien se abstuvo de ampliar el tema por ser parte de un proceso de investigación.

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.