| 7/11/2003 12:00:00 AM

'El modelo anterior de televisión fracasó'

'El modelo anterior de televisión fracasó'
Dinero dialogó con la ministra de Comunicaciones, Martha Pinto de De Hart, sobre el futuro de la televisión y las posibilidades de desarrollo.



¿Qué ha pasado con la televisión en Colombia?

El modelo anterior de televisión fracasó y generó consecuencias negativas para el sector. Por ejemplo, se estableció que ningún otro canal de televisión puede tener estructura de canal. Al definir que había que entregar en concesión el Uno y el A por espacios de medias horas, se propició que no hubiera una identidad ni una estructura de canal, ni imagen que pudiera ser comercializada de forma atractiva. Por tanto, no les fue posible competir por la torta publicitaria y eso los llevó a la quiebra.

De 18 concesionarios que había hace 6 años, hoy sobreviven 7. De manera que es necesario devolverles esa capacidad de competir. Obviamente, el gobierno respeta la estabilidad jurídica de los contratos de los canales privados y sus derechos adquiridos. Esas condiciones hay que respetarlas.

Sin embargo, pensamos que en el futuro, una vez venzan las exclusividades de los contratos, deberá haber unas condiciones equitativas para todos los que quieren acceder al mercado. En ese momento, a finales de 2008 y a partir de 2009, los demás canales deberían disfrutar la opción de tener una estructura de canal.



Pero la nueva programación que arranca en enero de 2004 va por diez años.

En el proyecto de ley, nosotros pretendíamos que fuera solo por 5 para cubrir ese tiempo y arrancar nuevamente. Los canales tienen un valor y son un activo del Estado. En las actuales condiciones económicas de los concesionarios, el Canal Uno no tiene un valor económico alto. Pero dentro de 5 años con la posibilidad de competir abiertamente y de ser un verdadero canal, podría tener un valor muy diferente.

Al adjudicarlo hoy por 10 años, la Nación pierde la posibilidad de un activo valioso en 2008. Estamos dejando de percibir durante 5 años unos ingresos que hubiéramos podido percibir si lo licitamos como canal en 2008, no concesionado por espacios.



En esas circunstancias, ¿el gobierno va a volver a presentar un proyecto de ley de televisión en la nueva legislatura?

Sí. Vamos a definir 3 ó 4 temas de fondo que requerirían cambios profundos.



¿Cuáles son esos temas?

Uno, la definición de la televisión pública y su sistema. Dos, las reglas del juego para que el canal comercial defina cómo va a operar a partir del término de las exclusividades de los canales privados, Y tres, la reforma del ente autónomo y su nuevo modelo organizacional para definir el límite de sus gastos y la prioridad para invertir los recursos.



En el corto plazo, ¿cuál es la estrategia en materia de televisión?

Por un lado, el Plan de Salvamento del Canal Uno, con recursos que entregó la CNTV a Audiovisuales para programar el canal en el segundo semestre de este año y hacer una parrilla más estructurada y atractiva. Por otro, el canal institucional. Los ministerios de Cultura, Educación y Comunicaciones creamos una programación que empezará a funcionar a partir del 1 de agosto y con una duración de 17 meses, en la cual se invertirán $4.500 millones en lo que resta de este año y $16.000 millones el año entrante.

En 2005, esperamos tener una red de televisión educativa, que involucre las televisiones comunitarias y locales.



¿Qué va a pasar con Inravisión y Audiovisuales?

Pensamos que Inravisión debe ser un operador de redes muy eficiente y que Audiovisuales sea el programador del Estado, sin que haya duplicidad de funciones.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.