| 6/26/2009 12:00:00 AM

El entorno

El entorno

La historia del sector se ha movido como en una montaña rusa. Hace apenas un poco más de un año, y luego de la llegada de Gerdau y Votorantim, otras multinacionales -como Mittal- empezaron a ver oportunidades de adquisiciones en Colombia, gracias a los precios internacionales, a las proyecciones que entregaban y al crecimiento mismo de la economía nacional. En ese momento se dio una dinámica de compras de empresas, como la adquisición de Comsisa y Aceros Boyacá por parte de Gerdau, y de alianzas como la de Votorantim con Acesco, para desarrollar un megaproyecto en Barranquilla para la producción de más de 1,3 millones de toneladas de láminas de acero en caliente, con una inversión superior a los US$1.500 millones.

Sin embargo, conforme la crisis fue adquiriendo una mayor dimensión, el interés de las multinacionales por llegar al mercado se fue enfriando y se dio paso a una mayor cautela en el desarrollo de los negocios. Por ejemplo, Acesco y Votorantim definirán en el segundo semestre los números finales del proyecto para analizar los mecanismos de financiación en el actual entorno económico internacional y hacia septiembre se tomarán decisiones al respecto.

Ahora las expectativas del sector parecen aumentar, producto de dos hechos. El primero, la apuesta en los proyectos de infraestructura pública que están estructurando el Gobierno y el sector privado. "En el sector hay una política keynesiana, es decir, controlar la economía en épocas de recesión acudiendo al gasto del Estado, la cual seguramente va a ayudar a que no se frenen los proyectos del acero en Colombia", explica el director de la Cámara de Fedemetal de la Andi. Sin embargo, hay que tener en cuenta que estos proyectos se han enredado y, si no arrancan pronto, las empresas tendrán que buscar nuevas estrategias para recuperar sus inversiones.

Y, segundo, el precio del acero está dando señales de recuperación y no se prevén nuevas caídas más allá de los US$400 la tonelada. De acuerdo con Fedemetal, en mayo, la tonelada de acero se ubicó en US$500 y se estima que el precio continuará su ritmo de crecimiento, aunque difícilmente recuperará los niveles alcanzados en el primer semestre de 2008. De hecho, China está repuntando en su producción y pedidos, lo que jalona el mercado.

Esta percepción también podría explicar el hecho de que las inversiones, que en algún momento pensaron en frenarse, hayan continuado. Corpacero invirtió más de US$60 millones en la Costa Atlántica para triplicar la producción; Gerdau amplió sus operaciones en el territorio colombiano, al adquirir, por US$59 millones, el 50,9% de la compañía Cleary Holdings Corp, con la cual asegura el suministro de materias primas para la producción de acero; Acerías Paz del Río está ejecutando inversiones por US$175 millones en su zona franca y Sidenal amplió su producción en Sogamoso.

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.