| 9/26/2008 12:00:00 AM

El caso de Yep

El caso de Yep

Hasta hace tres años Almacenes Yep, de la familia Yepes, era visto como una cadena estática, sin mayor oferta en sus almacenes y con una imagen tipo foto de finales de los años 50, cuando fue fundada por Manuel Yepes Pérez, el hijo mayor de Luis Eduardo Yepes, fundador del Ley.

Logró crecer hasta tener 11 almacenes en todo el país, uno de ellos en Bogotá, y una marca reconocida en ciudades como Ibagué, Neiva, Villavicencio, Huila y Caquetá. Sus inventarios se manejaban en forma manual y los libros de contabilidad reflejaban que todo estaba en orden hasta la llegada de Carrefour y el Éxito a las regiones donde Yep era líder. Fueron épocas difíciles para esta compañía 100% familiar y con una junta directiva integrada también por la familia. Solo quedaban dos caminos: modernizarse y competir, o empezar a cerrar las tiendas, cuenta el hoy gerente de la empresa Juan Carlos Lopera Yepes.

El cambio de los últimos tres años fue decisivo. La cadena decidió endeudarse en $2.000 millones para sistematizar la empresa, redefinir el negocio, modernizarse y mejorar la oferta en los almacenes. "La confianza de los proveedores fue decisiva porque renovamos todas las negociaciones e hicimos contactos para ampliar la oferta de productos y competir a la altura de cualquier otra gran cadena del comercio", cuenta Lopera.

La cadena ofrece hoy frutas, verduras, panadería, productos de aseo, ropa, juguetería y todo tipo de variedades. Hace unos días abrió la primera Sufarmacia en Ibagué, y la visión es la de modernizar las tiendas e invertir en la capacitación del recurso humano para hacerle frente a la competencia y defender sus terrenos en poblaciones con menos de 100.000 habitantes. La junta directiva, que hoy cuenta con asesores externos, estudia actualmente un nuevo crédito con la banca para la construcción de nuevos almacenes y para la modernización de todas las tiendas que tiene en el país.

Felipe Silva, presidente de Nestlé, considera que estas cadenas son tan importantes para los proveedores como cualquier otra "porque hacen posible que nuestros más de 300 productos y 27 marcas estén presentes en el 99% de los hogares colombianos. Forman parte del engranaje que hace funcionar el comercio del país para beneficio de todos".

Andrés Ortega, vicepresidente de Alianza Team, por su parte, cree también que son importantes por los nichos de mercado que atienden. Sin embargo, considera que les falta ser mucho más abiertas y agresivas comercialmente "porque su misma condición de ser empresas familiares las limita en muchos aspectos y las frena en la toma de decisiones claves para el fortalecimiento del comercio", dice.

Lopera Yépez no duda en que esto es así y por eso se dará la pela para seguir montando tiendas con un área de 1.300 metros en regiones donde no han llegado las grandes cadenas. El plan trazado para los próximos diez años busca ser el líder en los Llanos Orientales, fortalecer el esquema de farmacias y diseñar eventos exclusivos dentro de los almacenes para premiar al consumidor. Igualmente, continuará fortaleciendo las negociaciones con los proveedores para seguir creciendo a ritmos de 20% anual en ventas. El año pasado creció 16,5%, al pasar de $123.000 millones a $143.600 millones.

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.