| 7/1/1993 12:00:00 AM

Críticas Van Y Vienen

Críticas Van Y Vienen
El precandidato liberal Carlos Lemmos Simmonds señalo que había que vigilar $200.000 millones que el presupuesto daba para manejo discrecional de la Presidencia de la República y que muchos de esos recursos podrían ir a ayudar a las campañas de los amigos del Presidente (en ese caso Humberto de la Calle Lombana). Más adelante, en declaraciones a El Espectador el propio Lemmos redujo la partida a $59.000 demás de otras que no tienen razón de ser distinta a la de una eventual manipulación electoral. Ningún presidente ha tenido tanto poder directo en cuestión de presupuesto, dinero que debía ser manejado por los ministerios".

El candidato de la AD M19 Antonio Navarro Wolf, rechazo la información afirmando que "es un dinero que hay que vigilar, pero de ahí hay mucho trecho, a decir, como afirma Lémos, que existe favoritismo. A su vez, Miguel Silva, Secretario General de la Presidencia sostiene que `si el presidente quisiera hacer política con un fondo de los que califican como chequera de bolsillo, utilizaría por ejemplo al Ministerio de Obras y allí habría tajada suficiente para repartir".

La presidencia se defiende diciendo que en un Estado paquidérmico, fondos de esta índole no andarían tan rápido en otra entidad.- Sólo la Presidencia tiene un poder de convocatoria sin igual para lograr la ejecución pronta de los programas bandera del gobierno. Además, ella no ejecuta el gasto pues eso se hace a nivel local. Los funcionarios consultados aclaran que el Presidente (¿ó la Primera Dama?) solo instruye cuales son sus programas; el Consejo Directivo (un pequeño CONPES) aprueba políticas y lineamientos, el director del programa administra y rinde informes, y en últimas ejecutan los consejos municipales de rehabilitación, los departamentos o los municipios.

Sin embargo los "fondos de la Presidencia" conviven con un problema de "imagen". Con el paso de los días son más las personas que han llegado al convencimiento de que no deben seguir en el Palacio de Nariño. "No hay nada raro con los fondos, Sin embargo yo he sostenido que deben pertenecer a

los ministerios y no a la Presidencia. En general hay consenso sobre el asunto y por eso se va a disminuir en 1994 y 1995", advierte Armando Montenegro, jefe de Planeación Nacional.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.