| 2/21/2003 12:00:00 AM

Caen los textos escolares

"Hemos afrontado la caída del mercado sacando nuevas publicaciones y cubriendo el mercado con materiales complementarios", Gastón de Bedout, gerente Editorial Voluntad
La situación de los textos escolares en el país es crítica. Mientras hace seis años había 17 millones de textos para 8 millones de alumnos, el año pasado esta relación pasó a ser de 8 millones de textos para 10 millones de alumnos, según la Cámara Colombiana del Libro.

La drástica caída en el consumo de libros se debe a la reducción en el ingreso de los colombianos y, aunque el gobierno ha tratado de solucionar el problema de la dotación de textos con las bibliotecas escolares, el agregado nacional no es muy favorable. Los estándares internacionales indican que debe haber dos ejemplares por habitante, y en Colombia hay uno por cada 10 habitantes.

Esta contracción del mercado ha hecho que la industria de textos se concentre cada vez más, debido a que las inversiones para cada edición son cuantiosas y a que se requiere una gran fuerza de ventas para comercializar los libros entre profesores y colegios. Se calcula que cerca del 60% de los textos escolares los proveen Norma, Voluntad y Santillana.

Pero también ha hecho que se mejore la tecnología para reducir costos, con figuras como la impresión digital, la eliminación del uso de películas y la compra de grandes bases de datos de fotografías e ilustraciones. "Teniendo el archivo gráfico, puedo producir un libro en tres meses, en vez de ocho", afirma Gastón de Bedout, gerente de Voluntad.

La industria de textos se ha desarrollado tan considerablemente en Colombia, que las empresas exportan y producen sus libros en casi todo el continente. En el caso de República Dominicana, por ejemplo, el 70% de los textos son colombianos.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.