| 2/2/2007 12:00:00 AM

Alerta roja

La situación en el puerto de Buenaventura sigue siendo crítica.

Alerta roja
El puerto de Buenaventura está a punto de tener otro colapso, como el que se presentó en septiembre. Esta vez, la razón no son las vías de acceso, sino un fuerte aumento del comercio exterior, en particular el de importación.

Buenaventura maneja las importaciones del país, lo que plantea un problema que, según Álvaro Hernando Cardona, superintendente de Puertos, puede ser el germen de la nueva congestión. Los contenedores que llegan y se vacían en el país se acumulan en el puerto y copan su capacidad instalada.

El 24 de enero, en Medellín, los empresarios y gremios se quejaron de nuevo por la situación del puerto. Para Luis Carlos Villegas, presidente de la Andi, el problema es que Buenaventura está previsto para un volumen mucho menor de comercio.

En septiembre, el ministro de Transporte Andrés Uriel Gallego le dio 60 días al concesionario de Buenaventura, para desarrollar un plan de choque que resolviera el problema. En ese lapso, la sociedad portuaria trajo una grúa RTG y apiladores (reach stackers) para acelerar el manejo de contenedores. Con eso se aplazó la decisión de intervenir el puerto. Con la nueva situación, revive la posibilidad de intervención, que quiere decir que muchas de las decisiones de la administración deben recibir el visto bueno de la Superpuertos.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.