| 11/23/2007 12:00:00 AM

Actuar sin decisión: Kevin Rollins, CEO de Dell Inc.

Actuar sin decisión: Kevin Rollins, CEO de Dell Inc.
No todas las salidas de altos ejecutivos son trágicas. Este es el caso de Kevin Rollins, de Dell Inc, quien reemplazó a Michael Dell cuando este se retiró en 2004. Rollins renunció a finales de enero de este año, pues Dell perdió gran parte de su participación de mercado en los últimos trimestres, frente a una fortalecida Hewlett- Packard, a la vez que su rentabilidad había caído drásticamente. "Rollins se dejó llevar por el éxito de Dell y no construyó una estrategia más agresiva frente a la entrada de Windows Vista de Microsoft o los nuevos procesadores Duo de Intel Corporation. Ese tipo de desarrollos fueron claves para los vendedores de computadores personales, era el momento para un cambio radical, para una innovación y no la hubo", explica el analista Charles King de la firma de análisis de tecnología de información Pund-IT Inc. No actuar a tiempo, ni retarse, son errores cruciales que cometen hasta los mejores ejecutivos. Para Tim Jackson, director de BoozAllen Hamilton explica "no actuar lo suficientemente rápido o con suficiente audacia, es una falla imperdonable". A Rollins le faltó decisión, no mostró una reacción estratégica frente a lo que ocurría en el mercado y con la competencia. Su despido fue inevitable.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.