| 8/21/2014 6:00:00 AM

El Silicon Valley criollo

Con una inversión estimada en US$350 millones, comienza en Cali la construcción de la mayor zona franca de servicios de tecnología en el país.

Cali espera convertirse en la meca de la tecnología en el país. Y para lograrlo ya dio el primer paso al conseguir que allí se desarrolle la mayor zona franca de servicios en el país. Tras sumar esfuerzos del sector público y privado para buscar nuevas vocaciones para la ciudad, y de la mano de inversionistas uruguayos y colombianos, en las próximas semanas comienza la construcción de Zonamérica, un proyecto que busca convertirse en polo de desarrollo tecnológico.

En un terreno de 38 hectáreas de propiedad del Grupo Carvajal y bajo la gestión de la firma uruguaya Zonamérica Ltd., comenzará en septiembre la construcción de los dos primeros edificios del complejo empresarial que albergará empresas de tecnología y servicios compartidos de talla mundial.

Las inversiones en este parque tecnológico para los próximos 15 años se estiman en unos US$350 millones. Allí podrían instalarse unas 300 empresas –en su mayoría multinacionales–- que generarán alrededor de 19.000 empleos, según Jaime Miller, presidente de Zonamérica.

Allí funcionarán empresas de desarrollo de software, centros de servicios compartidos, tercerización de procesos administrativos y BPO, entre otros negocios.

El proyecto en Cali seguirá los pasos de un modelo que ya ha probado su éxito en Uruguay. Allí la familia Dovat creó hace 24 años Zonamérica, que hoy representa 1,5% del PIB del país y genera 10.000 empleos de alto valor agregado. Entre las 350 empresas instaladas allí compañías del sector financiero, de manejo de patrimonios y centros de servicios compartidos, como Tata Services, Despegar.com, Citibank, Merck y Finning, entre otras.

En Colombia, donde ya operan 99 zonas francas, la llegada de la firma uruguaya ha sido aplaudida. Daniel Arango Ángel, director de Productividad y Competitividad del Ministerio de Comercio, asegura que esta compañía será clave en el propósito del país de ampliar y transformar su base productiva. “Zonamerica traerá a Colombia un modelo que se convirtió rápidamente en referente de innovación y calidad. A lo largo de la historia ha demostrado su versatilidad y competitividad incorporando desde servicios de lowgística hasta empresas consultoras, desarrolladores de software, biotecnología, empresas financieras, servicios compartidos y call center”.

La elección de Cali se dio tras una intensa exploración por el continente, pues los empresarios buscaban desde 2008 replicar su exitoso modelo. En 2009, explica Miller, se tomó la decisión de desarrollar esta iniciativa en Colombia por tres factores clave: ubicación, tamaño de la población y mano de obra calificada.

En ese momento comenzó el proceso para identificar socios locales y la ciudad idónea para instalar el parque. Tras descartar a Bogotá por el alto costo en los precios de la tierra y a Medellín por las dificultades de su topografía, el grupo uruguayo encontró en Cali las tres condiciones que requería el proyecto: un socio local de gran reconocimiento, como el Grupo Carvajal; un terreno plano de más de 20 hectáreas como el que encontró al sur de Cali, y, en tercer lugar, la cercanía a varias universidades –Icesi, Autónoma de Occidente, del Valle y la Javeriana–, encargadas de formar el recurso humano que requieren las empresas que allí se instalen.

Para Miller, la vecindad con las universidades –en la ciudad operan nueve centros de formación superior–, genera un ambiente ideal para los empresarios que se instalarán en la Zona Franca, pues serán los encargados de proveer la mano de obra calificada que necesitan para las compañías que se instalarán en Zonamérica.

“La relación con las universidades es clave porque son las que van a producir los empleados para nuestros clientes, por eso trataremos de analizar con ellos qué carreras manejan para interesar empresas de estas áreas o, incluso, puede ser que traigamos empresas y esto influencie las carreras que se están impartiendo allí”, explica Miller.

Luego de que la Dian aprobara la operación como zona franca, a finales de julio, los promotores de Zonamérica han comenzado los preparativos para la construcción de este complejo empresarial y ya comenzó el proceso para seleccionar la firma que se encargará de ejecutar las obras, que estará a cargo del socio local, el Grupo Carvajal.

La primera etapa despega con la construcción de dos edificios de unos 15.000 m2 en donde estarán ubicados el acceso principal, las oficinas de la Dian, un datacenter, las primeras oficinas disponibles para las empresas de tecnología y la zona de parqueaderos.

Miller explica que el sistema constructivo se caracteriza por edificios con plantas libres que posteriormente se adaptan a las necesidades de cada cliente. “Nuestro conocimiento nos ha permitido diseñar edificios súper flexibles, de acuerdo a las necesidades de los clientes, que se caracterizan por una arquitectura muy amigable con el medio ambiente pero que además busca convertirse en una extensión de los campus universitarios para que quienes lleguen allí tengan un ambiente que invite a la creación y a la productividad”, explica el presidente de Zonamérica.

A diferencia de otras zonas francas, en Zonamérica los espacios no se ofrecerán en venta sino solo bajo el sistema de arrendamiento, como opera en Uruguay. Además, las compañías pueden obtener el ‘paquete completo’, pues los espacios los arriendan con todos los servicios incluidos: desde los públicos como agua, luz y teléfonos hasta datos, seguridad e incluso infraestructura tecnológica.

“Este es un modelo importante, que no existe en Colombia, y ofrecemos a las empresas una infraestructura que resulta relevante para muchas compañías multinacionales que pueden encontrar allí condiciones idóneas para desarrollar sus negocios”, asegura Miller.

De hecho, el novedoso sistema que ha probado su éxito en Uruguay es tan reconocido en el exterior que, sin haber puesto el primer ladrillo de Zonamérica Cali, ya varias multinacionales han expresado su interés por llegar a Colombia. La expectativa frente a este Silicon Valley criollo es grande, y un aliciente para una ciudad que busca nuevas vocaciones para continuar su desarrollo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?