| 9/1/2016 12:00:00 AM

Zona Franca de Bogotá continúa su expansión

El Grupo ZFB ya opera 36 zonas francas en el país y en este momento impulsa un ambicioso proyecto logístico en el Caribe para albergar a más de 120 nuevas empresas.

Las exportaciones colombianas realizadas por las empresas establecidas en zonas francas están sacando la cara por el país. Mientras entre enero y mayo de este año las ventas externas totales cayeron 34,9%, según el Dane, las realizadas desde las zonas francas crecieron 52,9% en el mismo periodo.

Las mejores condiciones de competitividad y logística, derivadas en buena medida de su ubicación y los beneficios fiscales que obtienen las firmas ubicadas en zonas francas, son las responsables de este comportamiento.

Para el presidente del Grupo Zona Franca de Bogotá, Juan Pablo Rivera, en este buen resultado también tiene que ver la operación y utilización de una figura que ha facilitado la llegada de nuevos inversionistas nacionales y extranjeros, millonarios flujos de capital para crear empresas y miles de empleos nuevos.

En la última década Colombia se convirtió en el país con el mayor número de parques industriales en América Latina, y los empresarios por fin comienzan a aprovechar esas ventajas que desde el colegio se pregonaban: la ubicación estratégica del país entre dos océanos y su óptima conectividad con las Américas, Europa y Asia.

Con estas lecciones en mente, en los últimos meses los directivos del Grupo ZFB decidieron hacer una realineación estratégica de sus negocios y aprovechar el conocimiento acumulado por más de dos décadas al frente de la Zona Franca de Bogotá, para consolidar un poderoso grupo que se encarga de operar cerca de 36 zonas francas en todo el país, donde operan unas 550 empresas que generan 116.000 empleos.

Esto implica que de las 101 zonas francas que funcionan en el país, 35% son operadas por el Grupo ZFB, cuyo movimiento anual implica 663.000 operaciones por un valor que en 2015 alcanzó los US$21.000 millones.

A 2015, los ingresos del Grupo ZFB superaron los $85.000 millones y las utilidades alcanzaron los $16.000 millones. Este año la compañía superará esta cifra, a juzgar por los resultados alcanzados en el primer semestre, cuando los ingresos alcanzaron los $55.000 millones y las utilidades los $11.000 millones.

Rivera explica que las operaciones del grupo se desarrollan a través de empresas que trabajan en dos líneas: la operación de zonas francas y el desarrollo de parques logísticos.

En operación de zonas francas, ya maneja 36, entre ellas las zonas francas especiales ZF IFO, que opera la planta de Femsa Coca Cola, y Dorado SAS, creada para manejar la ZF de la Central Cervecera de Colombia, que construirán en Sesquilé el Grupo Ardila Lülle y el grupo chileno CCU.

Lea también: Controversia por futuro de las Zonas Francas en la tributaria

Parque Caribe

El tema logístico es una de las nuevas apuestas del Grupo ZFB. En esta línea de negocios, el grupo acaba de lanzar un ambicioso proyecto logístico en el Caribe colombiano. Se trata de la ciudadela Monsú, ubicada en la vía La Cordialidad, que une a Cartagena con Barranquilla y se enfocará en albergar empresas nacionales e internacionales que busquen mejorar la competitividad en sus negocios y estar cerca de los mercados internacionales

Rivera explica que esta ciudadela vincula cinco proyectos en uno: tendrá zona franca, zona de actividad logística, parque industrial, parque empresarial y zona de servicios, pues el objetivo es convertirse en un hub industrial de nivel global, con conectividad a los principales mercados del mundo.

Monsú está pensado como un clúster industrial y de servicios de clase mundial que se construirá sobre un terreno de 270 hectáreas, muy cerca del río, para facilitar el transporte fluvial y a pocos kilómetros del terminal marítimo de Contecar. El desarrollo del urbanismo de Monsú exige inversiones cercanas a los $160.000 millones, pero el desarrollo de las plantas productivas y todos los procesos que allí se desarrollen podrían acercarse a $1 billón, pues se estima que por cada peso que se invierte en el proyecto se generan seis más con el desarrollo del complejo.

En principio, los gestores del proyecto están buscando que allí se instalen empresas de sectores como el petroquímico, agroindustrial, alimentos, metalurgia y metalmecánica, plásticos y construcción, que tendrían una alta competitividad en los mercados internacionales y responden al modelo de creación de cadenas globales de valor que impulsa el Gobierno. También habrá servicios complementarios con zonas de comercio, oferta educativa y hoteles, entre otros. Se estima que en principio podrían instalarse allí por lo menos unas 120 empresas.

Además de este proyecto logístico, el grupo desarrolla un proyecto de data center a través de ZFB Technology Services, en el que se invertirán unos $40.000 millones para operar cuatro puntos y, a través de ZFB Proinversiones, instalará en Cali un call center de unas 600 posiciones en el que invertirá $10.000 millones.

Pero no todos son ríos de leche y miel para los operadores de zonas francas. Los fuertes cuestionamientos que se han hecho a esta figura siguen, especialmente en momentos en que el país espera la discusión de una nueva reforma tributaria que busca aumentar los ingresos fiscales para el Estado.

Lea también: Tributaria será presentada en octubre sin pupitrazos: Santos

Y es que el régimen de zonas francas ofrece beneficios especiales como una tarifa de impuesto de renta de 15%, no se causan ni se pagan impuestos como el IVA o el arancel para mercancías que lleguen a zonas francas, y hay exención del IVA para materias primas, insumos y bienes terminados adquiridos en el territorio aduanero nacional. Además, las exportaciones que se realicen desde la zona franca se benefician de los 10 acuerdos comerciales internacionales que ha negociado el país y que les dan acceso preferencial a 1.500 millones de consumidores en 45 países.

Rivera rechaza los cuestionamientos, pues está convencido de que las zonas francas han sido claves en el crecimiento del comercio exterior del país, al convertirse en plataformas facilitadoras de los procesos de importación y exportación.

Por eso, defiende esta figura y explica que no es cierto, como algunos sostienen, que las exenciones de renta para las empresas que allí se instalen generan un hueco fiscal, pues un estudio del exjefe negociador, Hernando José Gómez, encontró que por cada peso que se deja de cobrar por este tributo se generan tres pesos adicionales en las zonas francas.

Con vientos a favor, las nuevas apuestas del Grupo ZFB buscan despejar el panorama para el comercio exterior. Pero mantienen la cautela frente a vientos cruzados que podrían provenir de nuevas regulaciones fiscales.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?