Dinero.com Revista Dinero

Juan Carlos Mesa, Ecopetrol.

| 5/31/2013 9:00:00 AM

Welcome back

Cada vez son más los colombianos que, tras vivir en el exterior, regresan al país a ocupar altos cargos ejecutivos. Cuatro razones y una sorpresa explican la tendencia.

Colombia: el riesgo es que te quieras devolver. Ese parece ser el eslogan de muchos profesionales que abandonaron el país en algún momento de su vida buscando un mejor destino, por cuenta de la crisis económica o de la violencia, y ahora están regresando para ocupar destacados cargos en las grandes empresas colombianas.

Los ejemplos abundan. El actual ministro de TIC, Diego Molano, estaba radicado en el exterior ocupando un altísimo cargo en Telefónica de España; los periodistas Luis Carlos Vélez y Claudia Palacios abandonaron sus exitosas carreras en CNN, en Atlanta, para volver a su tierra a seguir haciendo lo que saben. También ejecutivos en firmas mineras, de retail, petroleras, restaurantes, etc., están de nuevo en su patria, disfrutando del buen momento por el que pasa la economía colombiana.

Y los ejemplos se cuentan por montones: Erik Hamburger dejó en 2010 su cargo en Brightpoint, Estados Unidos, y llegó a dirigir Carvajal Información, una de las firmas del Grupo Carvajal. Es el mismo caso de Gregorio Gutiérrez Mcallister, gerente de Diageo; Mario Chaves, gerente de Kraft Colombia (ahora Mondelez); Javier Bohórquez, presidente de Auteco; Juan Carlos Mesa, director de Fusiones y Adquisiciones de Ecopetrol; Jaime Falquez, director de recursos financieros de ISA; Juan Eduardo Zuluaga, director de Confamiliares; Juan Andrés Martínez, de Level UP Games; Lorenzo Garavito, del Helm Bank Invesment; Enrique Velásquez, gerente de exploración de Ecopetrol, etc.,etc.,etc.

Las causas de la tendencia son claras: la economía colombiana está en una situación sólida; las condiciones de seguridad han mejorado notablemente; el ambiente internacional está social y económicamente caldeado y, por último, hay una generación de profesionales que tuvieron éxito en el exterior y probablemente ya están pensando en terminar su ‘exilio laboral’ y volver al país a finalizar su carrera profesional.

La sorpresa es que hoy Colombia, por cuenta de la revaluación y las mejores condiciones económicas, está pagando salarios que en muchos casos les compiten a los países desarrollados.

Esto último lo ratifica Ana Cristina Botero, managing director de Aristos Stanton Chase, firma cazatalentos. Según ella, el nivel salarial de Colombia hoy está compitiendo con las empresas de Estados Unidos y Europa. “Cuando les hablo de la remuneración, muchos clientes me dicen sorprendidos, que esos salarios son competitivos con Estados Unidos”, explica.

Roberto Hall, presidente de Amrop -Seeliger y Conde - Top Management, señala que ha tenido casos de gerentes para empresas medianas en Colombia que estaban ganándose US$120.000 al año en el exterior y llegaron al país a recibir US$240.000. “Además de la revaluación, es claro que hay una competencia por el talento en Colombia”, explica Hall, y esa es causa para que los salarios aumenten.

Eso ha obligado a las compañías a inventarse nuevas formas de compensación, para estimular la productividad de sus empleados. Hall conoce casos de pagos variables en las empresas, que les representan a los ejecutivos hasta 8 o 10 salarios anuales adicionales por el cumplimiento de metas. “Así, un ejecutivo puede llegar a recibir hasta 20 o 22 salarios mensuales al finalizar el año”, revela el experto.

Otro retorno exitoso es el de Gregorio Gutiérrez, gerente general de Diageo. Regresó en agosto del año pasado, tras 20 años trabajando fuera del país. Estaba motivado por dos razones principales: tener la oportunidad de ser la cabeza de un negocio que está creciendo a pasos agigantados y que su familia, que fue formando en los distintos países donde trabajó (su esposa es brasileña y sus hijos estadounidenses), conozca y entienda de cerca sus raíces.

Gutiérrez estudió administración de empresas en la Universidad de los Andes y se fue a hacer un máster en la escuela de negocios Kellog de la Northwestern University. “Aunque durante esos 20 años por fuera siempre venía y preguntaba si ya era la hora de regresar, solo lo hice el año pasado porque se presentó la oportunidad y porque el país está en un momento coyuntural de desarrollo que no me quiero perder”, confiesa.

Otro caso interesante es el de Mario Chaves, colombiano presidente de Modelez (antes Kraft). Chaves se trasladó en 2001 al exterior, empezando por New York, pero luego hizo carrera en México y Venezuela. “Regresé a mi ciudad natal, Cali, como gerente general de Mondelez, la empresa que agrupó a Kraft Foods y Cadbury Adams”, explica.

¿Por qué decidió volver? Según él, esa decisión no fue fácil, pues ya tenía planes en México para quedarse. “Una larga charla con mi esposa y con mi amigo Juan Carlos Buitrago me dio una perspectiva muy diferente a nivel profesional y, sobre todo, personal. Me convenció del momento positivo que estaba comenzando a vivir Colombia pero, sobre todo, de la oportunidad de darles a mis hijas raíces colombianas, sentido de pertenencia a su país y crecer al lado de sus primas, tíos y abuelos. Eso definitivamente me hizo tomar la decisión”.

Para él es claro que hoy el país vive una situación mucho mejor que la de una década atrás. “Debemos admitir que hoy Colombia está siendo identificado como un país con potencial, que ha hecho cambios notables y donde vienen pasando cosas positivas: una clase media emergente, mayor y constante inversión extranjera, más seguridad, acceso a internet y a crédito”, comenta.

Paquete completo

Otro ejemplo de buen retorno es Ángela Riaño, encargada de comunicaciones corporativas para McDonald’s en los 11 países de la división Caribe. Ella explica que lo importante de Colombia no es solo su sólida posición económica.

“Cuando pensé en devolverme tuve en cuenta muchas cosas. Colombia es un país competitivo y competente, con un recurso humano excepcional. Es un país seguro. En eso estaba pensando en mis hijos. También hay colegios excelentes y universidades de alto nivel. La medicina es excepcional: estando en Estados Unidos yo llamaba al pediatra de Colombia para hacerle preguntas sobre las vacunas. En resumen, Colombia representa un ‘paquete completo’ de beneficios”.

Juan Carlos Mesa, director de Fusiones y Adquisiciones de Ecopetrol, estuvo fuera del país por casi una década. En el año 2000 se fue porque quería hacer un MBA en Inglaterra y tenía la ambición de quedarse en ese país. Su carrera internacional comenzó en Shell, donde empezó haciendo su pasantía y luego ocupando cargos en asuntos de estrategia y finanzas corporativas. Luego se fue a Charles River Associates, una consultoría de estrategia en Bahréin, en Oriente Medio. Estuvo tres años en temas de fondos de inversión, private equity, fusiones adquisiciones y en Sabic la empresa petroquímica de Arabia Saudita, radicado en Riad.

“Ahí estuve por un año largo y no tenía planes de regresar a Colombia. Estábamos pensando en estabilidad en términos de educación y analizando la posibilidad de irnos a Singapur y me llamaron de Ecopetrol. Me vine porque fue un paquete salarial competitivo en términos internacionales pero no como Medio Oriente, porque allá no pagas impuestos. Sí era una propuesta muy competitiva con Europa. El impuesto a los salarios allá es de 40%. Además, es claro que la Ecopetrol de hoy es otra empresa muy distinta y más dinámica a la de finales de los 90”, agrega.

Daniel Linsker, director de Minería y el sector extractivo para las Américas de Control Risks, también retornó felizmente. Es politólogo e historiador de la Universidad Hebrea de Jerusalén, con una Maestría en Política Comparada del London School of Economics, donde también es candidato a doctorado en gobierno.

Desde que terminó sus estudios se quedó afuera, pero justamente gracias su ambiente laboral, en Londres conoció a la entonces embajadora Noemí Sanín, quien –cuando se lanzó como candidata a la Presidencia– le ofreció trabajar con ella. Pidió un año sabático en Control Risks y se metió de lleno a la política, luego de esa experiencia y de recorrer el país, decidió quedarse en Bogotá. Volvió para aprovechar la transformación que se está viviendo.

El fenómeno del retorno es muy importante, pues además de ratificar un buen momento para la economía, demuestra que las empresas ofrecen condiciones competitivas a sus ejecutivos. Ellos, por lo demás, empiezan a aportar su experiencia, a una economía que está cada vez más incorporada en la competencia mundial.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×