| 8/1/2008 12:00:00 AM

Wachovia: los problemas no cesan

La situación del cuartobanco más grande de Estados Unidos va de mal en peor. El corte de cabezas y de dividendos no ha sido suficiente.

Wachovia, el cuarto banco más grande de Estados Unidos, anunció el pasado 22 de julio una pérdida escandalosa por US$8.900 millones para el segundo trimestre del año, lo que significó una pérdida de US$4,20 por acción y el quebranto de las esperanzas de Wall Street de que los bancos más grandes del país del norte estuvieran superando la crisis crediticia. Esto contrasta con los indicadores del mismo periodo del año pasado cuando el banco obtuvo utilidades por US$2.340 millones, es decir, US$1,22 por acción.

Lanty Smith, presidente de la junta directiva de Wachovia, dijo que los resultados del segundo trimestre fueron decepcionantes e inaceptables. Smith señala que, si bien hasta algún punto reflejan los movimientos en la industria relacionados con la crisis de los créditos hipotecarios y unas condiciones macroeconómicas más débiles, también reflejan el desempeño de Wachovia, por lo que se debe aceptar la responsabilidad de lo sucedido.

El anuncio de la pérdida ocurrió tan solo dos semanas después de haber contratado al nuevo presidente del banco, Robert Steel, quien reemplazó al saliente Ken Thompson que estuvo ocho años en Wachovia. El desastroso resultado acabó con la renuncia del vicepresidente financiero, Thomas Wurtz, quien se irá del banco después de 14 años de prestarle sus servicios y de más de dos años de estar en el cargo.

En respuesta a los numerosos problemas financieros que asedian al banco, incluyendo la adquisición por US$24.000 millones del banco especializado en crédito hipotecario Golden West Financial en pleno boom hipotecario en 2006, Wachovia dijo que planea recortar los pagos de dividendos a los accionistas, por segunda vez en tres meses, de US$0,37 a US$0,05 por acción, así como despedir a 6.350 empleados (5% de su fuerza laboral, la mayoría del área hipotecaria). El banco también anunció que eliminará otros 4.400 cargos de posiciones que tenía sin llenar y contratistas. Lo anterior va en línea con su estrategia de reducción de gastos, la cual para finales de junio de este año había logrado reducir en tres meses el número de empleados de 120.378 a 119.952. Con la anunciada reducción, más otros recortes, el banco espera ahorrarse US$490 millones en el segundo semestre de 2008 y US$1.500 millones en 2009.

Para apartarse del riesgo crediticio, Wachovia también anunció que a partir del 25 de julio dejaría el negocio de venta mayorista de hipotecas, siguiendo a otros como el Bank of America, que abandonó el negocio a comienzos de este año.

Las cosas para Wachovia van de mal en peor en el último año. En el primer trimestre, el banco registró su primer viaje a saldo rojo desde 2001, lo cual fue insignificante en comparación con las pérdidas del segundo trimestre, que fueron aproximadamente 12 veces más grandes. Al cierre de esta edición, las acciones de Wachovia cayeron 11%, ubicándose en US$15,9 en la Bolsa de Nueva York, lo que quiere decir que las acciones han caído en 58,7% este año.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?