| 2/6/2011 8:00:00 AM

Viene la ropa cara

Por primera vez en más de seis años, los precios de la ropa comenzarán a subir en Colombia, debido a los altos precios del algodón y de algunas fibras.

Si está pensando en comprar ropa, es mejor que lo haga pronto. La razón es sencilla: los precios de las materias primas están disparados y todo indica que van a seguir subiendo. Varias de las casas de moda más importantes del planeta ya comenzaron a ajustar sus precios y lo mismo podría empezar a ocurrir aquí en Colombia,

Para empezar, el algodón -insumo básico para la elaboración de millones de telas- está por las nubes. En los últimos seis meses ha duplicado su precio y hoy se cotiza a US$1,80 la libra, uno de los niveles más altos de toda la historia. Este incremento se debe tanto a los problemas climáticos de países productores de esta fibra como Australia y Pakistán y a una mayor demanda por parte de China e India.

Los efectos no han tardado en sentirse. En el campo local, textileras como Fabricato Tejicóndor han subido el precio de sus telas (en especial, índigos) entre 20% y 25%; mientras los confeccionistas evalúan la forma de no perder competitividad frente a sus rivales. En el campo internacional, se teme que las alzas en los precios del algodón terminen por reducir a la mitad los márgenes de las grandes cadenas de ropa. Por ejemplo, según el informe Capital Madrid de España, las utilidades del Grupo Inditex -dueño de las marcas Zara, Stradivarius y Massimo Dutti- pasarán de 4% a 2%, en los siguientes trimestres. Esto necesariamente implicará a futuro un aumento en los precios de las prendas para compensar la caída en su rentabilidad.

Según Cotton Inc., los altos precios del algodón no se han trasladado todavía a la ropa que se vende en Estados Unidos. Sin embargo, otros consideran que ya hay casos puntuales de ajuste en los precios. "En cadenas como WalMart, jeans básicos que hace tres meses estaban a US$8, hoy se encuentran a US$10", le comentó a Dinero un industrial del sector.

¿Qué va a pasar en Colombia? Para Camilo Herrera, presidente de la consultora Raddar, el comercio de vestuario crecerá este año 8%. "Además, se espera que haya inflación en elsector porque desde hace más de 80 meses está estancado y sus precios no crecen. Dada la coyuntura, considero que los aumentos de precios de las prendas pueden estar entre 4% y 5%", explica el analista.

Sin embargo, considera que el impacto no será muy grande para el consumidor. ¿Por qué? "A diferencia de los productos de consumo masivo que se compran periódicamente y donde los precios se están revisando, este tipo de productos se consumen cada 4 o 6 meses y no hay una comparación permanente en el tiempo de sus valores", dice.

Otro efecto de corto plazo es el desplazamiento de los textileros y confeccionistas hacia otras fibras como las sintéticas. Sin embargo, la relación de precios del algodón con las otras fibras es directa. "Mientras el algodón está en un precio histórico, otras fibras y materias primas de ellas registran aumentos de cerca de 50%, como el nylon, el poliéster o la caprolactama materia prima de Lycra", dice Camilo Montoya, presidente de Invista para la región Andina. Además, muchas de estas fibras tienen entre sus insumos derivados del petróleo cuyo precio por barril se acerca a los US$100.

A largo plazo, estos altos precios podrían ser la cuota inicial de un reacomodo de la industria. "Lo que se ve es que los mercados se van a volver regionales. Asia tendrá que atender su enorme demanda regional y lo mismo ocurrirá en este hemisferio", dice Álvaro Hincapié, presidente de Enka. De hecho, en la pasada edición de Colombiatex, brasileños, mexicanos, peruanos y centroamericanos, entre otros, vinieron a buscar insumos y telas con mayores eficiencias, en costos y fletes para ser más competitivos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?