| 11/10/2006 12:00:00 AM

Viene un año de tormenta

En 2007, veremos un mercado de telecomunicaciones con una competencia descarnada en diseño y convergencia de servicios, y maquinando alianzas, para sobrevivir en la era triple play.

La conversión de Telefónica-Telecom en un solo cuerpo y el lanzamiento del primer triple play realmente convergente en manos de TVCable anunciaron que la lucha por el mercado de telecomunicaciones en el país, barrio a barrio, ciudad por ciudad, región por región, ya empezó.

En el marco del XXI Congreso Nacional y XII Andino de Comunicaciones, Andicom, celebrado en Cartagena hace varios días, Dinero pudo ver en los rostros de los operadores de telecomunicaciones del país, sus proveedores internacionales de tecnología y los analistas presentes, un gesto cómplice: la sonrisa tensa de que todos saben que debajo del agua tranquila de la cordialidad, se está armando una guerra de servicios y de ofertas que puede cambiar la cara del sector.

La turbulencia obedece al hecho de que Telefónica es la primera jugadora en el país ad portas de conseguir un portafolio de telefonía móvil (MoviStar), telefonía fija y banda ancha (Telecom) y televisión satelital (si logra la licencia en pocas semanas), hechos que le permitirán consolidar una oferta única en el mercado colombiano, pero cuya mecánica y evolución conoce como la palma de su mano, pues lidera el negocio de empaquetamiento en España, donde al triple play ya le agrega su servicio de telefonía móvil en la factura. Desde hace un año, Telefónica es la única gran ISP (están Wanadoo, Jazztel, Ya.com…) del país ibérico que ofrece la posibilidad de verdadero empaquetamiento convergente, y le ha permitido competir con las cableras, que según muestra el Análisis de la oferta de los operadores de cable, desarrollado por el español Observatorio de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (Redes.es), habían ganado mercado más fácil y rápido en la era triple play, logrando control absoluto del negocio hasta mediados de este año, cuando Telefónica robusteció su oferta de contenidos con Imagenio, su marca de televisión por IP (IPTv).

De otro lado, también agitando las aguas colombianas, está TVCable, gran ausente del Andicom, y quizá el jugador más fuerte de la era triple play en Bogotá, y en el país, si lo dejaran. La compañía cablera no estuvo en Cartagena como su competencia, pero la semana pasada hizo un lanzamiento que bien explica su ausencia: ahora ofrece 'Libre', un servicio de telefonía fija por su red de fibra óptica, que suma al servicio de banda ancha y al de televisión por suscripción (ver detalles en Dinero.com). Un triple play convergente, que no es agregación de servicios por diferentes canales, sino que aprovecha un mismo medio (la fibra) para llegar al usuario. Una red, una factura. Los estudios internacionales muestran que las cableras al converger estos servicios y lograr una oferta de precio similar a sus competidores en cualquiera de los segmentos, llevan gran ventaja, pues la televisión por suscripción es un gran gancho de los otros servicios y termina siendo determinante a la hora de escoger un proveedor.

Atendiendo las tendencias globales y leyendo la velocidad de los movimientos de Telefónica-Telecom (TyT, para no alargar más el nombre), quizá el lanzamiento de Libre sea la mejor respuesta de TVCable a las brazadas que promete TyT, y quizá el "no queríamos hacerle el lanzamiento a la competencia", de Roy Burstin, presidente de la cablera, como razón para lanzarlo en Bogotá y no en medio de los 3.000 asistentes a Andicom, hable un poco de cómo todos los jugadores del sector se ven nadando en el mismo mar, aunque lleguen de orillas distintas.

En el mismo sentido, ser pioneros en comercialización y expansión de tecnología WiMax (no preWiMax) en el país es la preparación de Orbitel a este escenario de competencia sin distingos; preparación que continúa luego de su unión a EPM, engendrando Une, y que se refleja en su piloto de IPTv en Rionegro, Antioquia, con 14 canales, y el afianzamiento de su triple play (no convergente) en Medellín, municipios anexos y algunas zonas del Eje Cafetero, esperando que los dejen llegar a Bogotá, como lo afirmó su presidente Alejandro Ceballos. "Seguimos en espera de la licencia nacional, más que merecida; no entendemos la demora", aseguró. En su repertorio de competencia, Ceballos habla de una pronta alianza con Ola, ahora en manos de Millicom, que le permitiría lograr una oferta similar a la de TyT.



Alianzas para remar con fuerza

Para 2007, más que nunca, es una verdad indiscutible que las alianzas (o las compras) marcarán la supervivencia de las estrategias y quizá de la supremacía de las empresas del sector. La fuerza de TyT yace aquí, pues —tras la alianza establecida y conseguir la licencia de televisión satelital— cuenta con el músculo financiero para bogar tras una compañía de televisión por pago y fortalecerse. Así, conseguiría establecer volumen de mercado y un servicio atractivo para cimentar su "agregación de telefonía móvil y de larga distancia internacional", como lo comentó Sergio Regueros, presidente de la compañía, además de capitalizar su fortaleza sustentada en el alcance nacional de su red, gran tamaño que ojalá financieramente no cree problemas a la hora de los retornos.

A TVCable le falta alcance fuera de Bogotá para convertirse en la gran competidora nacional de TyT, y tiene que correr tras alianzas para poder conjugar la ventaja tecnológica y de mercadeo que le confieren las estadísticas globales en esta era triple play, sobre todo cuando su capacidad de inversión puede ser limitada en comparación con las grandes del sector. Por ahora, deberá ganar la batalla en Bogotá con creces para fortalecer su posición y trabajar para conseguir un aliado que le dé juego en movilidad que es su vacío. Aunque "ponerse bonito puede llevar a ser comprada", como dijo un ejecutivo de la cablera.

Por su parte, Une ha asumido riesgos y de seguro cosechará madurez con sus innovaciones en servicios, así como por su avanzada oferta tecnológica y de contenidos que la alianza Orbitel-EPM le ha permitido estructurar; sin embargo, su talón de Aquiles continúan siendo las barreras geográficas que la regulación le impone. Nadie habla sobre una alianza con ETB y, al parecer, el tema se mueve peligrosamente lento entre Bogotá y Medellín. Por ahora, Une se ahorra US$2 millones anuales por ganar cobertura con WiMax, lo que la fortalece frente a la bogotana, además de aumentar prometedoramente su mercado con los pilotos que adelanta.

En el campo de ganar mercado con alianzas, parece que ETB flaquea, pues si bien su oferta de empaquetamiento por 'Combos' ha sido bien recibida en Bogotá y algunas zonas del país donde las impulsa, no tiene oferta de televisión, y esto sí que es un problema. Se especula que para finalizar este año está tras un acuerdo con Cablecentro, pero no la tiene fácil, si se piensa que TyT quiere asegurar mayor volumen de mercado y no escatimará en esta pesca. Isam Hauchar, vicepresidente comercial de ETB, no habló de grandes planes con nuevas tecnologías y dijo que "hacia mediados del próximo año" se podría definir alguna alianza con Ola. Quizá por cautela, habló solo de que la estrategia de ETB se concentra en sumar usuarios a la banda ancha (han crecido 150% a la fecha), y de algunos avances de la telefonía fija frente al móvil que han detectado. En lo que nos atañe, la era triple play, parece que ETB no tiene, o por lo menos no muestra aún, sus cartas.

En la competencia, también reman Comcel y Telmex, los otros grandes de las telecomunicaciones en el país. Las dos hacen parte del conglomerado del magnate mexicano Carlos Slim, aunque pescan en aguas distintas. Telmex ha hecho un trabajo de crecimiento muy exitoso, lo cual se refleja en que ha conquistado mercado en el sector de data centers, mientras todos sus competidores han perdido playa. Jeanneth Rovira, presidente de Telmex Colombia, tiene muy claro que el mercado de consumo es el gran objetivo, aunque la empresa haya empezado por consolidarse por el corporativo. "Nos hemos quedado con Superview, y con el crecimiento de nuestra red de fibra en Bogotá y otras 7 ciudades del país, tenemos la infraestructura para iniciar dentro de poco a ofrecer servicios de VoIP, banda ancha y televisión en un solo paquete", explica. Los movimientos de Telmex son muy interesantes, aunque su volumen de mercado sea pequeño, pues la red que ha ido construyendo se puede integrar con la de Comcel, lo que no puede descartarse ya que lograrían sinergias competitivas frente a TyT.

Por su parte, Adrián Hernández, presidente de Comcel, exaltó la convergencia de servicios que ya impulsa su compañía y los planes de datos que les permiten a muchos colombianos comunicarse en cualquier momento por internet desde sus celulares ($79.000 mensuales) "con uno de los costos por minuto más bajos de Latinoamérica". Sobre el tema de TyT, sabe que MoviStar tiene una gran ventaja en un escenario de empaquetamiento, por lo cual ante la pregunta de una alianza para frenar a un posible Poseidón de las telecomunicaciones, Hernández, con el mar de fondo se sonríe afirmativamente, y dice que se está estudiando, "está fresquito, no puedo dar fechas exactas ni hablar al respecto, pero se está estudiando".

La gran conclusión es que la primera bocanada de Telefónica-Telecom se verá a finales de noviembre, pero su primera inhalación ya agitó el mercado suficientemente, lo que se espera es que las políticas de regulación no ahoguen el ímpetu del mercado y, por el contrario, alienten a los operadores a competir a todo pulmón.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?