| 5/15/2014 2:00:00 PM

¡Qué modelo!

Famosas modelos internacionales se han convertido en las mejores aliadas de la marca de vestidos de baño Agua Bendita para darse a conocer en el exterior.

En la última década, Catalina Álvarez y Mariana Hinestroza han tenido que hacer literalmente de todo: diseñar, vender, empacar, convertirse en expertas tributaristas y contadoras, y hasta entregar pedidos. Todo por cumplir el sueño de lograr que su empresa, Agua Bendita, sea una marca reconocida en el negocio mundial de vestidos de baño.

Esta ya no es una actividad menor en el mundo de las confecciones. Las exportaciones de estas prendas en Colombia superaron los US$24 millones en 2013, según cálculos de la Cámara de Algodón, Fibras, Textil y Confecciones de la Andi.

Pero el plan de las empresarias, más allá de consolidarse en el mercado colombiano –donde comercializan 45% de su producción anual de 100.000 prendas–, es convertirse en una marca reconocida mundialmente. Por eso, una de sus estrategias de mercadeo e imagen ha sido contratar modelos famosas entre las que figuran Kendall Jennet –integrante de la familia Kardashian–, Candice Swanepoel, e Irina Shayk, novia del futbolista Cristiano Ronaldo, quien es la imagen de la última colección de la compañía que será presentada en Colombiamoda.

Catalina Álvarez, una de las socias fundadoras, solo se atreve a decir que son contratos millonarios y que no revela una cifra exacta porque existe una cláusula de confidencialidad. Lo que sí asegura es que gracias a esta filosofía, las prendas de Agua Bendita se comercializan en más de 50 países. Este par de socias la tienen clara. Su compañía es una marca colombiana y si quieren que se reconozca en el mundo tienen que hacerlo de la mano de una modelo famosa.

Este proyecto, que inició en 2003 –cuando Catalina y Mariana eran estudiantes de diseño– y cuyo valor agregado es la producción manual, hoy cuenta con 25 tiendas, 19 de las cuales son franquiciadas. Para este año esperan un crecimiento en ventas de 20%.

Ya tienen cinco puntos de venta en México, dos en Venezuela y uno en Aruba, Uruguay y Estados Unidos. En Panamá iniciará en septiembre de este año y en Curazao antes de finalizar el año. La apertura de una tienda demanda una inversión promedio de US$50.000.

Los productos de la empresa, que tienen un costo promedio de US$200, se venden en el Palacio de Hierro en México, el Corte Inglés en España, y Teum en Rusia y al igual que sucede con las demás empresas de este sector, su principal mercado de exportación es Estados Unidos a donde Colombia vendió US$8,5 millones en este tipo de prendas en 2013.

Contrario a lo que podría pensarse, Agua Bendita no ha recibido ofertas de ningún inversionista o fondo interesado en aportarle capital, un tema que no preocupa a sus dueñas, porque con recursos propios y créditos bancarios han manejado la operación. Como es de esperarse, no descartan que si se presenta esa oportunidad, la analizarán, pero preferirían contar con un socio estratégico y no necesariamente capitalista.

En un sector en crecimiento, la línea de vestidos de baño encuentra un mar de oportunidades. Esto lo han entendido estas empresarias paisas, cuya apuesta es seguir conquistando los mercados internacionales.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?