| 10/13/2016 12:00:00 AM

¡A la venta!: ¿Quién se quedará con el pájaro azul?

Al cierre de esta edición se empezaban a mostrar las cartas de las empresas interesadas en quedarse con Twitter, precisamente en momentos en que la red social atraviesa una compleja coyuntura.

En la primera semana de octubre se confirmó uno de los movimientos que se habían venido anticipando en el mundo de la tecnología. Twitter, bajo el asesoramiento de Goldman Sachs Group, evalúa la posibilidad de una venta.

Y ya, incluso, algunos medios como The Wall Street Journal (WSJ) mencionan empresas que estarían interesadas en quedarse con esa red social: Salesforce.com Inc., Walt Disney Co. y Alphabet Inc., la matriz de Google. Sin embargo, otras informaciones de Fortune señalaban que Alphabet no avanzaría en su pretensión por la red social. Otros advertían que Disney tampoco iría. Estos hechos golpearon la acción.

Toda esta especulación se da en medio de la preocupante situación por la que atraviesa la compañía, y ha afectado su valor en bolsa; obviamente, este tema preocupa a quienes podrían ser sus eventuales compradores. De acuerdo con un cable de EFE Dow Jones, aunque Twitter podría costar US$20.000 millones –más de un tercio de los US$49.000 millones de capitalización bursátil de Salesforce– para Google sería un valor muy bajo, pues el motor de búsqueda en internet cuenta con un valor de mercado superior a los US$500.000 millones. Disney, por su parte, posee una capitalización bursátil de casi US$150.000 millones.

Lea también: Twitter se dispara en la bolsa ante rumores de venta

Desde hace casi tres años, cuando salió a bolsa, Twitter no ha logrado consolidar su modelo de negocio y el valor de su acción, que empezó en un poco más de US$41 y que alcanzó como techo los casi US$70, se ha venido abajo y al cierre de esta edición estaba en menos de US$20.

En enero pasado, como lo recuerda WSJ, en una reunión del equipo directivo de Twitter, uno de los gerentes le preguntó a Jack Dorsey, el presidente ejecutivo y quien ya había trabajado en la empresa, acerca de los rumores de una adquisición y el director financiero, Anthony Noto, respondió que la empresa no necesitaba que otra compañía viniera a solucionarle los problemas. Pero, al parecer, lo que en ese momento se planteó tomó otro rumbo.

Las cifras indican que Twitter no ha conseguido ser rentable: con ingresos por US$2.200 millones en 2015, perdía algo más de US$500 millones en ese periodo. Para el primer trimestres de este año perdió unos US$80 millones y en el segundo más de US$100 millones y los expertos vaticinan que los resultados del tercero no serán distintos.

Los esfuerzos de Dorsey, que lleva un año al frente de la compañía y que ha sido criticado porque no está de tiempo completo con Twitter, no han generado crecimiento ni en usuarios ni en ingresos. “En febrero, Twitter informó que había perdido dos millones de usuarios en el cuarto trimestre; era la primera vez que ocurría. La proporción de personas que ingresaban a Twitter a diario –aproximadamente la mitad de sus usuarios mensuales– continuaba en baja (...). Twitter ha dicho que el número de usuarios activos diarios es su indicador más importante, a pesar de que no da a conocerlo”, dice WSJ.

Lea también: Twitter pone en marcha una ambiciosa reestructuración empresarial para no repetir la historia de Myspace o Messenger

Por su parte, The Economist señaló que los estadounidenses que utilizan el servicio a través de sus teléfonos inteligentes pasan cerca de 2,8 minutos en él cada día, un tercio menos que hace dos años, y mucho menos de lo que gastan en aplicaciones rivales, como Facebook y Snapchat.

A pesar de su situación, o precisamente por ella, esta red social sigue siendo atractiva por los datos y las oportunidades de marketing que se pueden generar con sus más de 313 millones de usuarios mensuales. Por ahora todo sigue en el campo de la especulación.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?