| 6/9/2016 12:00:00 AM

¿Es buena idea vender la ETB?

Después de una aguda polémica, el Concejo de Bogotá aprobó la venta de la ETB. ¿La decisión es favorable para la ciudad?

Los críticos de vender ETB argumentan en contra su trayectoria como patrimonio de la ciudad, la deficiente valoración hecha por sus partidarios, el enorme potencial de los activos que posee, la importancia estratégica para el Estado de participar en las telecomunicaciones y la necesidad de las administraciones locales de tener ingresos adicionales diferentes de los impuestos y de las transferencias del gobierno nacional. Algunos sugirieron también que lo mejor es conseguir un socio estratégico para ella.

Sin tomar en cuenta los lamentos sobre lo que representó la ETB o lo que pudo llegar a ser, la evolución de la estructura del mercado y el desarrollo de la tecnología, junto con decisiones desacertadas de las administraciones anteriores, la condujeron a su estado actual. Es en esas condiciones que hay que determinar si venderla es lo mejor para los intereses de los habitantes de Bogotá.

Lea también: 6 razones a favor y en contra de la venta de la ETB

La ETB fue muy rentable cuando era un monopolio local a comienzos de la década de 2000. Sin embargo, hoy su rentabilidad decrece por la intensa competencia de otras empresas mejor administradas y con mayor capacidad financiera. Algunas tienen unas matrices que se enfrentan en otros mercados alrededor del mundo. El tamaño de la ETB es minúsculo comparado con el de esas multinacionales.

Al final de la época del monopolio, la ETB proveía 95% de la oferta en un mercado que demandaba telefonía fija nacional e internacional e internet de baja velocidad a través de la línea telefónica. Hoy el mercado demanda servicios que pueden ser provistos por una oferta convergente: telefonía móvil con voz y plan de datos, internet de alta velocidad y televisión de alta definición por suscripción.

De acuerdo con el nuevo perfil de la demanda, desde 2013 la ETB invirtió de un modo agresivo para estar en condiciones de competir mediante el suministro de una oferta convergente del tipo reclamado por el mercado. El monto de la inversión en fibra óptica, televisión por subscripción y telefonía móvil entre 2013 y 2015 fue de $2,1 billones.

A pesar de ese monumental esfuerzo, la estructura del negocio de la ETB está dominada por la oferta de los servicios tradicionales. Las líneas telefónicas e internet a través de la red de cobre, junto con otros servicios corporativos y del tipo negocio a negocio suministrados a las empresas, aportan la mayor parte de los ingresos (58% y 32%, respectivamente). Al mismo tiempo, los servicios provistos a través de la red de fibra óptica (telefonía, internet de alta velocidad y televisión por suscripción) y la telefonía móvil aportan una menor porción (5% cada uno).

Con esa composición de los ingresos, y debido a su regular servicio al cliente, la ETB es muy vulnerable a la competencia. Por causa de ella perdió una amplia participación en el mercado de los servicios más tradicionales desde 2009: 20% en telefonía fija y 17% en internet fijo. Por este motivo es difícil aumentar sus ingresos en el corto plazo, mientras que la nueva inversión requiere unos gastos operativos adicionales que contribuyen a menguar la rentabilidad.

De esta manera, como los ingresos se mantuvieron constantes desde 2009 (en alrededor de $1,5 billones), mientras que los gastos operativos aumentaron 47% (cerca de $1 billón en 2015), la rentabilidad de la empresa disminuyó, lo cual se puede apreciar en un Ebitda decreciente desde 2012, que se redujo 27% en 2015 y 19% anual en el primer trimestre de 2016, cuando la empresa arrojó una pérdida de $60.000 millones. En estas condiciones, la ETB no será una fuente confiable de dividendos para la ciudad en el mediano plazo.

Para volver a serlo requiere incrementar los ingresos, de manera que cambie la tendencia decreciente de la rentabilidad. Con este fin necesita, en primer lugar, mejorar el servicio al cliente en sus líneas tradicionales de negocio para detener la deserción de los suscriptores y la pérdida de participación en el mercado. Y, en segundo lugar, tiene que hacer rentable la inversión realizada desde 2013 en fibra óptica, televisión por suscripción y telefonía móvil. Para este propósito debe fijarse y cumplir unas metas ambiciosas de vinculación de usuarios en los nuevos servicios que ofrece, cuya expansión luce promisoria.

Sin embargo, para hacer rentable esa inversión, de acuerdo con las metas de la nueva administración, la ETB necesita conectar más hogares a la red de fibra óptica (610.000) y conseguir más usuarios de telefonía móvil (2 millones), lo cual implica unos gastos adicionales por $1,2 billones. También requiere incurrir en unos costos para mantener los servicios tradicionales ($0,6 billones), el apoyo informático y el centro de datos ($0,2 billones). Por tanto, el monto adicional de recursos que requiere la empresa para volver a ser competitiva suma grosso modo $2 billones entre 2016 y 2018.

La ETB no tiene esa cantidad de recursos, de manera que para conseguirla debe endeudarse o acopiar capital adicional. Pero su capacidad de endeudamiento es limitada. Su principal accionista, el Distrito Capital, tampoco dispone de los fondos para capitalizarla, porque debe atender las prioridades establecidas en el plan de desarrollo. Se podríaconseguir un socio estratégico que aportara ese capital. No obstante, la nueva administración argumenta que es probable que la asociación no se produjera en unas condiciones favorables para la ciudad, que con seguridad no conservaría la mayoría de las acciones. Además, en caso de capitalizaciones posteriores, la ciudad no estaría en condiciones de invertir, de modo que su participación se diluiría en el futuro, con lo cual la transferencia de dividendos no tendría la mejor dinámica.

En estas condiciones, no es una mala idea vender la ETB para recobrar el patrimonio de la ciudad, invertirlo en activos más rentables que mejoren el bienestar de los ciudadanos (por ejemplo salud, educación y vías) y asegurar que los usuarios tengan mejores servicios de telecomunicaciones que en la actualidad.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?