| 10/13/2006 12:00:00 AM

Valores, de base

Desde su llegada hace año y medio, Telefónica implementa en el país sus políticas de responsabilidad social empresarial y ya empieza a ver resultados.

"En Telefónica entendemos que, en la medida en que seamos capaces de generar un impacto positivo en la sociedad, también seremos capaces de generar crecimiento rentable y sostenible para todos; por tanto, habremos garantizado la sostenibilidad de nuestra compañía", afirma César Alierta, presidente ejecutivo de la multinacional española, en su informe anual de responsabilidad corporativa de 2005.

Bajo estos lineamientos globales, su filial Telefónica Móviles Colombia —dueña de MoviStar— ha logrado en corto tiempo ajustar también su organización a la nueva cultura basada en valores, la cual es entendida internamente como una manera de gestionar su negocio en relación con todos sus grupos de interés. "En definitiva, se trata de que sea tan importante conseguir los objetivos y resultados económicos y financieros como la forma en la que se obtienen estos resultados", agrega Alierta en el informe.

La responsabilidad social empresarial (RSE), por tanto, es un tema estratégico en Telefónica y ha sido parte vital para el éxito en sus negocios. Pero ¿cuáles son esos lineamientos que impactan sus grupos de interés y cuáles son los valores que los sustentan? En Colombia, al igual que en cualquiera de los países donde opera, la estrategia de RSE de esta multinacional busca impulsar el progreso económico, tecnológico y social de sus clientes, accionistas, empleados y proveedores, así como de la sociedad, el ambiente y los medios de comunicación que la rodean.

Los valores establecidos por Telefónica para cada estos 7 grupos de interés varían. Para los clientes, son calidad y cumplimiento, y eso se traduce en resultados positivos en satisfacción del cliente, disminución de tarifas y mayor productividad, por el lado económico; en innovación, mejor funcionamiento y consolidación del 'Hogar Digital', por el tecnológico, y en inclusión digital, servicios más accesibles a población marginada y responsabilidad en el servicio, por el social.

Para los accionistas, sus valores son rentabilidad y transparencia; para sus empleados, claridad y desarrollo profesional; para la sociedad, contribución y proximidad (cercanía); para sus proveedores, igualdad de oportunidades y beneficio mutuo; para el ambiente, respeto y protección, y para los medios, información y transparencia. De ahí surgen y seguirán surgiendo las acciones que le han permitido a Telefónica Móviles ser elegida en Colombia año tras año entre los mejores lugares para trabajar (Great Place to Work); lograr en 2005 la certificación de calidad ISO9001 en todos sus procesos de servicio al cliente, y estar próxima a conseguir el ISO14001 por los sistemas y políticas de protección ambiental, entre otros logros. Además, consolidar en Colombia su programa estrella en América Latina: Proniño.


No al trabajo infantil

Telefónica describe Proniño como un programa para escribir el futuro, pues ayuda a erradicar el trabajo infantil mediante la entrega de becas de estudio durante 5 años, a niños que no asisten a la escuela por andar en busca de recursos para sobrevivir y sacar adelante a sus familias. Las becas integrales incluyen matrícula, alimentación, salud, uniformes, jornadas extraescolares y proyectos de generación de ingresos para el grupo familiar de los niños. "Se trata de un programa estructurado, no es un donativo y se intervienen de cerca variables de gestión como acompañamiento a los padres en capacitación, calidad de la educación y alianzas en búsqueda de continuidad en educación o trabajo, una vez bachilleres", afirma Lina María Echeverri, vicepresidente de relaciones institucionales de Telefónica Móviles Colombia.

El programa, que inició BellSouth y continúa Telefónica —con varias de sus empresas, nuevos países y la gestión de la Fundación Telefónica—, beneficia a casi 4.000 niños en Colombia —25.000 en América Latina—, y ofrece logros educativos clave en el país en materia de trayectorias escolares y conocimiento de las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC). "El 70% de los recursos se ha multiplicado vía alianzas. En generación de ingresos, promovemos que las familias de los niños rompan el círculo de pobreza y lo hacemos metiéndolos en nuestra cadena de valor", agrega Lina María Echeverri.

De esta manera, la estrategia de RSE de la multinacional no se sale del marco del negocio de las telecomunicaciones —razón de ser de su existencia—, y en esa misma medida, siempre buscará contribuir a sembrar futuro para su operación. Ahora, gracias a este programa, 'los niños se están quedando sin trabajo', la compañía gana clientes potenciales y su marca MoviStar mejora su reputación. Este es el gana gana, que resulta de ver la RSE como un motor de desarrollo económico, tecnológico y social para el país. "No somos perfectos; por el contrario, tenemos muchas cosas por mejorar. Pero lo que sí es claro es que nuestra acción siempre responderá con hechos a los públicos con los que nos relacionamos", puntualiza Lina María Echeverri.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?