Vacas gordas

| 5/26/2001 12:00:00 AM

Vacas gordas

La favorable coyuntura de los precios de la carne y del cuero puede reactivar sectores claves de la economía colombiana, si los diferentes jugadores se ponen de acuerdo.

El 2001 ha sido el año de las vacas. Mientras que el incremento en los precios de la carne de res les ha devuelto a los ganaderos la rentabilidad perdida, el incremento en los precios del cuero y su escasez en el mercado mundial han provocado el desabastecimiento del mercado interno y afectado a los manufactureros.

De aprovechar las nuevas oportunidades, los ganaderos exportarán hacia el 2005, 40.000 toneladas de carne anuales y generarán una entrada de US$200 millones cada año. En cueros está la otra cara de la moneda. La demanda se ha incrementado debido a su uso en muebles y automóviles. El problema es que los curtidores, comerciantes y manufactureros todavía no se han puesto de acuerdo para aprovechar la coyuntura, sembrar la bonanza y crear una verdadera industria con valor agregado en el país.



¿A qué se deben estos cambios? Por una parte, la coyuntura mundial ha favorecido a los ganaderos colombianos. Si bien la enfermedad de las vacas locas aumentó el temor en Europa a consumir carne --el consumo en los países de la Unión Europea disminuyó en un 27%--, también es cierto que los consumidores europeos buscan ahora carnes que no hayan sido alimentadas a partir de harina de carne y hueso.



Por otra parte, la situación de la ganadería en Colombia ha vuelto a ser favorable. Las expectativas de exportación coincidieron con la estacionalidad de abril y con una intensa temporada de verano que retrasó el crecimiento de los pastos y por ende la oferta de ganado gordo, lo que incrementó el precio de la carne en 9,41%. Más aún, los precios del ganado en Venezuela se encuentran 30% por encima que en Colombia, lo cual ha favorecido la salida de ganado.



A esta coyuntura se suma la mejor noticia para los ganaderos en la última década: la declaración por parte de la O.I.E. (Organización Mundial de Epizootias --enfermedades contagiosas que afectan al ganado--, conformada por 152 países) de que la zona norte del país, Antioquia y algunos municipios de Caldas, que cubren más del 40% del ganado, están libres de fiebre aftosa. Esta certificación, que será entregada formalmente el 29 de mayo, abre la oportunidad de exportar carne en una coyuntura de precios altos y de poca oferta. Sin embargo, tal como lo anuncian el ministro de Agricultura Rodrigo Villalba y el presidente de Fedegan Jorge Visbal, esto no significa que dicha exportación empiece de inmediato.



Y es que en un momento en que el mundo busca carne desesperadamente, en Colombia la oferta no es mucha. El sacrificio de hembras, que durante los últimos 20 años representó el 41% del sacrificio total en promedio, ha rezagado el crecimiento del hato y ha presionado al alza los precios. Hay que prepararse para el momento de la exportación. Para incrementar la oferta, es necesario aumentar la productividad, la cual se ha estancado en tan solo 0,8 cabezas de ganado por hectárea; continuar también con los procesos de vacunación en todo el territorio nacional para que a Colombia no le pase lo que a Argentina, que después de estar certificada se descuidó y ahora se ve nuevamente amenazada por este virus que pone en peligro exportaciones por US$200 millones. Además, hay que desarrollar la infraestructura necesaria. "Se ha venido adecuando una red de frigoríficos en la zona libre de aftosa que estén de acuerdo con estándares de sacrificio internacionales con el fin de estar preparados para ese momento", afirma Visbal.



La noticia llega a tiempo a este sector que ha invertido $100.000 millones en vacunación en los últimos cuatro años y que ha sido uno de los más golpeados por la inseguridad, la falta de rentabilidad y la disminución en la demanda. Según Fedegan, durante el 2000, la inseguridad les costó a los ganaderos más de $600.000 millones representados en secuestros, extorsión, abigeato y pérdidas por control de administración. Así mismo, entre 1992 y el 2000 el precio real de la carne bajó 18%, lo que afectó la rentabilidad. A la demanda de carne la ha golpeado la sustitución que los consumidores han hecho por carne de pollo. Durante la década de los 90, la población colombiana se incrementó casi un 22%; sin embargo, el sacrificio de ganado disminuyó 2%, mientras que el consumo de pollo per cápita subió en más del 50%.



Ahora hay que seguir invirtiendo para garantizar la oferta de ganado. Sin embargo, en una situación en la que los ganaderos son golpeados financieramente por la guerrilla y en que el gobierno no tiene plata para todas las inversiones que necesita el agro, esa inversión puede quedar en veremos.



El otro lado del negocio está en el cuero. En el último año, su precio ha aumentado en más del 150%. Este aumento es también una respuesta a la disminución de la oferta y al crecimiento de la demanda mundial de los cueros. Ello llevó a que se dispararan las exportaciones en los primeros meses de este año, que se incrementó en más del 60% frente al año pasado. Sin embargo, no se tuvieron en cuenta las repercusiones sobre la industria de marroquinería y calzado en el país, las cuales se abastecen en más de un 80% de cuero nacional.



Para Calzado Errante, el abastecimiento no solo ha fallado en cantidad sino también en calidad y tiempo. "Hoy, el cuero llega a destiempo y no de la misma calidad que antes. Ahora tenemos que desperdiciar cerca del 25% del material que nos llega por mala calidad, mientras que antes se desperdiciaba el 10%". Ante esta situación, el gobierno nacional ha venido tomando medidas desde diciembre del año pasado cuando prohibió la exportación de cuero crudo y restringió la exportación de cuero en azul por un período de cuatro meses, al cabo de los cuales lo extendió por otros cuatro. Sin embargo, según la opinión de Antonio Londoño, presidente ejecutivo de ACICAM, Asociación Colombiana de Industriales del Calzado, el Cuero y sus Manufacturas, pese a que el gobierno tenía buenas intenciones con esta medida no logró su cometido. Los altos precios del cuero y las excepciones que quedaron en el decreto han incentivado la salida ilegal de cueros y el crecimiento de la exportación por medio de comercializadores que están aprovechando la coyuntura de precios internacionales. Sin embargo, para el gremio de curtidores, el abastecimiento es normal. Los exportadores de cuero encuentran en los compradores internacionales liquidez y en algunos casos pagos por anticipado, mientras que el industrial nacional requiere plazos para poder adquirir la materia prima. Mario Hernández, gran exportador de marroquinería, encuentra que más allá de los decretos es importante crear una política coherente y sobre todo pensando en el largo plazo, "las políticas deberían ser acordes con las circunstancias del mercado, países como Argentina y China protegen la materia prima ya que saben que con ella pueden generar valor".



¿Qué hacer? En este momento, los distintos actores del sector tienen que superar la tendencia a inculparse mutuamente. Es tiempo de concertar, es tiempo de que todos los miembros de la cadena se pongan de acuerdo sobre el futuro que quieren tener. Las opciones son dos. O pueden aprovechar las coyunturas de precios ocasionales o pueden, por primera vez, crear un sector que exporte valor agregado de cada parte de la cadena y construir una verdadera industria en Colombia.



Las oportunidades



La aftosa y la enfermedad de las vacas locas en Europa y el Cono Sur han desabastecido el mercado mundial de carne y cuero.



La certificación de la zona norte del país y Antioquia como libres de aftosa le abre la posibilidad a Colombia de exportar carne.



Las dificultades



La difícil situación de seguridad que vive al país les costó a los ganaderos $600.000 millones en el 2000.



El desabastecimiento de cuero en el país hace las cosas más difíciles para los manufactureros.



Lo que hay que hacer



Incrementar la oferta y mejorar la infraestructura para poder exportar.



Toda la cadena productiva debe ponerse de acuerdo en las metas que quiere lograr.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.