| 10/16/2013 6:00:00 PM

¡Sayonara, Zara!

Uniqlo es hoy la cuarta mayor fabricante de ropa casual en el mundo y su propietario, el hombre más rico del Japón, quiere ser el número uno en el planeta, desplazando a Inditex, la dueña de Zara.

La globalización de la moda no solo está llevando a que todos quieran usar la misma ropa, sino también las mismas marcas y en esa competencia hay cuatro gigantes que se están disputando la preferencia de los consumidores en medio de batallas de precios y miles de tiendas: la española Inditex, dueña de la marca Zara, la sueca H&M, la estadounidense GAP y la japonesa Uniqlo.

Aunque hoy Zara ocupa el primer lugar, su liderazgo está en peligro por la más ‘pequeña’ del grupo, que viene creciendo a pasos agigantados y cuya meta no solo es estar en todo el mundo, sino superar a la marca española.

Hoy Uniqlo, cuyo nombre es la abreviatura de Unique Clothing Warehouse, vende US$10.700 millones anuales, US$4.000 millones menos que Zara, pero es un hecho que la paciencia y determinación oriental serán las claves para que su propietario, Tadashi Yanai, el hombre más rico de Japón y 66 del mundo, logre su objetivo. No en vano su inspiración es el modelo de GAP, cadena que aspira comprar.

Uniqlo, fundada en 1984, cuenta con cerca de 1.200 establecimientos en 14 países (Zara tiene 1.720 en 87 países) y su gran despegue se dio en la década de los 90 cuando la economía japonesa tuvo su mayor recesión. Como los consumidores se vieron obligados a cortar gastos, se concentraron en la ropa barata y, como resultado, a los diez años de su creación, Uniqlo ya tenía 100 tiendas.

Luego comenzó la expansión internacional, que no solo incluye estar en más mercados, sino disputarse con sus competidores los mejores locales. En Nueva York, por ejemplo, Uniqlo abrió en 2010 una megatienda en la Quinta Avenida de más de 8.000 m2. La respuesta de Zara fue un local en el mismo edificio, aunque más pequeño –3.600 m2–, por el cual, según la prensa estadounidense, estuvo dispuesta a pagar un sobreprecio por el leasing del anterior ocupante. Ambas operaciones marcaron un récord en el mercado inmobiliario.

En Shanghái, Uniqlo abrió un local de 8.000 m2, con el que completó 200 tiendas en China. Allí fabrica ropa y ocupa el primer lugar en ventas, superando a sus tres rivales.

Ser el número uno en Asia no basta para Yanai, pues insiste en que quiere ser el rey en todo el planeta. Se le ha llamado el Warren Buffet japonés porque también ya está en la tercera edad, tiene 63 años, y aún no ha nombrado un sucesor. Al ser entrevistado explica que no ha encontrado alguien que cumpla sus expectativas, esto pese a que tiene dos hijos.

Los japoneses son metódicos y trabajan para el largo plazo; Yanai no es la excepción. Su plan es llegar a la cúspide vendiendo US$65.000 millones para 2020. Si llega a comprar GAP superará pronto esa cifra, dejando a Amancio Ortega, dueño de Zara, en el segundo lugar del ranking.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?