| 10/2/2009 12:00:00 AM

Unilever acelera su logística

Mayor productividad, fácil acceso a siete mercados latinoamericanos y garantías para llegar a grandes centros del país son algunas ventajas del nuevo centro de distribución de la compañía.

En 2008, un año difícil para la economía mundial, Unilever Andina pidió a la casa matriz autorización para ejecutar una inversión por US$32 millones en un proyecto de logística en Colombia. Aunque sonaba descabellado plantear una inversión de esta magnitud en momentos de baja liquidez internacional y perspectivas inciertas en la demanda, fue aprobado.

Con ventas por más de US$330 millones en 2008, la compañía productora de marcas como Axe, Rexona, Sedal, Dove y Varela, en consumo personal, y Rama, Knorr y Helmann's en alimentos, se estaba quedando corta para atender la dinámica de sus mercados y debía aprovechar la coyuntura para fortalecer su logística.

Hoy el centro de distribución se levanta en un terreno de 90.000 m2 contiguo a la planta de artículos para el cuidado personal de Unilever Andina en Palmira, cerca de Buenaventura, el principal puerto de carga del país. Ahorros en energía y agua, aumento en la productividad, entregas al cliente final entre 18 y 24 horas, y agilidad en la importación y exportación son algunos de los primeros resultados del nuevo centro.

El Proyecto Springfield, como se llamó desde el comienzo -tiene la forma de un famoso campo de golf que lleva el mismo nombre- es el más grande de la región Andina y Centroamérica y cuenta con una eficiente estructura logística para movilizar materias primas y productos terminados a Colombia y siete mercados de la región, a donde Unilever exporta cerca de un 20% de productos de aseo personal y del hogar y un 5% de las marcas de alimentos que fabrica en el país. "Este es un tema de sincronización de la cadena de suministros que nos permite aumentar la velocidad de especialización y para nosotros es un salto tecnológico en nuestras capacidades de logística", explica Joao Biarari, vicepresidente de supply chain de Unilever Andina.

Su estructura de 35.000 m2 tiene capacidad de 27.000 posiciones de estibas para almacenar productos de aseo personal y del hogar, comida y productos refrigerados. Su construcción la inició Conconcreto en diciembre de 2008, finalizando en abril de este año e incluye cinco alturas. Se estima que en unos cinco años, cuando se requiera una primera ola de expansión, se trabajará en una sexta altura que aumentará 35% la capacidad. El centro incluso podría duplicar su capacidad utilizando zonas aledañas.

En julio comenzó a operar centralizando las actividades que hasta ese momento se desarrollaban en varias bodegas de Cali y sus alrededores. El concentrar las labores de distribución, acopiar materias primas -para liberar espacios en las dos plantas de producción de Cali-, reempaque de productos y logística de reversa -productos devueltos por defectos- ofrece una mejor perspectiva en materia de productividad y servicio al cliente. Biarari explica que hoy un producto puede llegar entre 18, 24 ó 30 horas al cliente, desde el momento en que realiza el pedido.

Los primeros beneficios

Y aunque el centro busca resultados de eficiencia y productividad en el mediano plazo, sus beneficios ya se miden: el ahorro de energía alcanza el 45% frente al consumo de los centros de distribución anteriores, ya que cuenta con tecnologías de punta en el área de refrigeración de productos, cuyo sistema inteligente garantiza el mínimo consumo.

El uso del agua también se transformó. Hoy se extrae agua del suelo y se procesa a través de una estación de tratamiento que al mismo tiempo aprovecha las aguas lluvias. "Los ahorros son pensados para el largo plazo, pero es importante mencionar que nuestra filosofía de trabajo busca entregar el beneficio lo más pronto posible porque de esta manera estamos contribuyendo con el desarrollo de la sociedad en forma integral", comenta Biarari.

Las proyecciones indican que para 2010, cuando esté totalmente estabilizado el proceso de operación, ganarán cinco puntos porcentuales en los tiempos de entrega de las órdenes, pasando del 92% al 97% en eficiencias en la operación.

La logística está a cargo de DHL Global Fordwarding, especializada en el tema y que participa como socio estratégico de Unilever con un grupo inicial de 140 personas. Para mediados del próximo año, cuando estén operando todas las facilidades del centro, el grupo podría llegar a 500 personas directas y, por lo menos, 200 más de manera flotante. Actualmente, DHL es socio de Unilever en las operaciones de Brasil, México y Estados Unidos, pues aporta tecnología y conocimiento en los procesos de distribución, movimiento y almacenaje de mercancías.

Se estima que con la operación del centro logístico Unilever mejore su productividad entre un 15% y 20%, según su vicepresidente, pues su ubicación en Palmira le permitirá ampliar su actividad exportadora a través del Pacífico y agilizará los desplazamientos de las mercancías.

Julián Domínguez, presidente de la Cámara de Comercio de Cali, destaca la ubicación del nuevo centro. "El departamento siempre le ha apostado a ser la gran plataforma de Colombia en el Pacífico", dice. El dirigente gremial explica que "cada vez está más marcada esta vocación de la región, que está mejorando su conectividad portuaria, vial y aeroportuaria con el resto del país y el exterior", asegura.

Para el vicepresidente de Unilever, el nuevo centro de distribución refleja la filosofía de la compañía de hacer que las cosas pasen independiente de la coyuntura, confiando en los proyectos y anticipándose a las mejores épocas que están por venir, una vez termine la crisis.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?