Dinero.com Revista Dinero

Carlos E. Chaves, vicepresidente de Cosmésticos Vogue, es el mayor fabricante de esmaltes del país.

| 3/20/2013 6:00:00 PM

Uñas millonarias

El esmalte es el cosmético cuyas ventas más crecen en el país. La moda de pintarse la uñas de distintos colores y los precios bajos explican el fenómeno que se toma a Colombia.

El mercado de los esmaltes está pasando por uno de sus mejores momentos. Considerado un indicador del ciclo económico, sus bajos precios revelan que cuando las ventas suben es porque la economía va mal –dado que es uno de los pocos lujos que las mujeres se pueden dar–.

En Estados Unidos, donde la teoría económica cuadra a la perfección, el año pasado se vendieron por primera vez US$768 millones en esmaltes, 32% más que en 2011, pero en Colombia, donde la relación con el ciclo económico no cuadra mucho, las ventas también están disparadas. Alcanzaron US$17,8 millones en 2011, según cifras de Euromonitor, y en 2012 habrían crecido 44,7%, de acuerdo con Kantar Worldpanel.

El boom se explica por la moda y el ingreso de diferentes colores a los gustos de las mujeres a la hora de pintar sus uñas. En Estados Unidos hay un tema adicional y es que cada vez más celebridades tienen sus marcas de esmaltes (se destacan las de las cantantes Mariah Carey y Katy Perry), pero también hay líneas inspiradas en series de televisión como Modern Family y los Muppets, incluso hay una con baño de oro, basada en la franquicia de James Bond.

Luis Alfonso Parra, gerente general de Serfelsa Laboratorios (uno de los mayores fabricantes del país) atribuye el alza en las ventas al creciente número de mujeres trabajadoras, aunque también pesa la vanidad. Se estima que 90% de las colombianas usa esmalte, mientras en México y Estados Unidos sólo 50%.

Carlos E. Chaves, vicepresidente de Laboratorios de Cosméticos Vogue, la marca de más ventas en el país, dice que otro factor a favor ha sido la caída de los precios. El año pasado el valor promedio de un frasco de esmalte era de $2.247, 8% menos que en 2011. “Esto ha llevado a que las colombianas pasaran de comprar un esmalte cada 38 días a hacerlo cada 28”, explica, y agrega que el esmalte siempre ha sido una de las categorías más dinámicas del sector cosméticos. No en balde sus padres, los fundadores de Vogue, comenzaron justamente fabricando este producto.

A la buena dinámica del mercado doméstico se suma una creciente demanda externa, que cada vez es más atendida por los fabricantes nacionales. Las exportaciones de aceites esenciales productos de perfumería y preparados de tocador (categoría donde están los esmaltes) crecieron 8,2% en 2012, alcanzando los US$629 millones.

Los principales destinos son Centro América y Ecuador. Vogue exporta a 13 países, Masglo (la segunda marca en ventas en el país) va a unos 8 países y Serfelsa a un número similar.

A diferencia de otros productos de consumo masivo, el principal canal de comercialización de los esmaltes en Colombia son las droguerías, seguidas por los salones de belleza y allí está otro propulsor del consumo, pues 70% de las colombianas se hacen la manicure semanalmente.

La buena hora del esmalte no parece un fenómeno pasajero, pues al convertirse en un tema de moda, los laboratorios lanzan varias colecciones al año, que ahora se complementan con productos para la decoración de las uñas. Debilidad femenina y oportunidad de negocios.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×