| 7/10/2009 12:00:00 AM

Una tutela facilitó la liquidación de Aces

Después de casi seis años de negociaciones, Aces en Liquidación pagó $98.000 millones a los pensionados de Caxdac y reconoció en un 36% los créditos laborales, con lo cual se acaba el proceso para los accionistas de la aerolínea.

Con el pago de $98.000 millones a los acreedores de la caja de pensiones de los pilotos, Caxdac, que se completó a comienzos de este año, y el reconocimiento del 36% de los créditos laborales que se terminarán de pagar en los próximos meses, queda el camino despejado para la liquidación definitiva de Aces, la aerolínea que en su momento fue modelo de servicio al cliente en el país.

La suerte de Aces se empezó a definir en 2002, cuando la Federación de Cafeteros, su principal accionista, y Valores Bavaria, el propietario de Avianca y Sam, decidieron formar la Alianza Summa para aprovechar las economías de escala entre las tres aerolíneas y hacerle frente a la crisis del sector aeronáutico. Sin embargo, la alianza no pudo evitar que Avianca tuviera que acogerse a la ley de reestructuración empresarial de Estados Unidos en marzo de 2003, ni que, cinco meses más tarde, los accionistas tuvieran que aprobar la liquidación de Aces.

Durante casi seis años, la Superintendencia de Sociedades, el agente liquidador y los acreedores, estuvieron negociando un acuerdo que permitiera cancelar las deudas de Aces y poner punto final a la empresa. Sin embargo, solo hasta mediados del año pasado se logró destrabar el proceso, gracias a que Caxdac interpuso una acción de tutela ante el Tribunal Superior de Bogotá y otra ante la Corte Constitucional para que la Superintendencia de Sociedades les reconociera que la deuda por $106.000 millones que tenía Aces con ellos era pensional y por tanto debía tener prioridad.

El fallo de la Corte Constitucional fue decisivo, no solo porque les dio la razón a los más de 2.500 pilotos agremiados en Caxdac, sino porque agilizó el proceso en el último semestre del año pasado y, además, permitió cancelar el 36% de las acreencias laborales que tenía la aerolínea en el momento de la liquidación.

La apoderada de Caxdac, Consuelo Acuña Traslaviña se mostró satisfecha con el acuerdo logrado después del fallo porque “Caxdac recibió $98.000 millones, de los cuales $2.000 millones aproximadamente se cancelaron en bienes, y el porcentaje restante en efectivo”, dijo. Adicionalmente, Caxdac tenía un dinero retenido antes de la liquidación, con lo cual queda prácticamente cancelada la deuda y solo hay un saldo pendiente por $11 millones, explicó la apoderada de Caxdac.

El liquidador de la empresa, Felipe Negret Mosquera, reconoce que lo más difícil del proceso fue conciliar los diferentes intereses de cada uno de los acreedores. No obstante, Acuña destacó el papel que jugó el liquidador de la empresa. A su juicio, “siempre hubo voluntad por parte de la aerolínea en liquidación para arreglar el pago con los pensionados y trabajadores, pero la Superintendencia empapeló y demoró el proceso”, afirmó.

Dinero contactó a la Superintendencia de Sociedades para conocer los aspectos del proceso, pero al cierre de esta edición solo se conocía que el plan de pagos estaba en ejecución y que ya se había hecho la sesión de los bienes. Como explica Negret, quedó un pasivo insoluto del 64%,  terminando así el proceso de liquidación.

Las lecciones

Aces en Liquidación está actualmente a la espera del acta final que debe emitir la Superintendencia de Sociedades, con la cual se concluye un proceso que deja varias lecciones.

La primera de ellas, según Negret, es que sí es posible agilizar este tipo de procesos y minimizar en el tiempo la pérdida económica de los derechos de los acreedores. En este sentido, Caxdac destaca que las negociaciones se hicieron siempre de manera cordial y que, a pesar de haber recurrido a la tutela, las relaciones con los accionistas de Aces y de Avianca quedaron en muy buenos términos. 

La segunda lección es que se debe evitar al máximo dilatar un proceso de liquidación, ya que esto perjudica a todos los participantes y hace más difícil la negociación. 
Y, una tercera lección, es que hay que tratar de conciliar en la mesa de negociación y evitar que los acreedores que consideran sus deudas una prioridad en la liquidación, tengan que acudir a mecanismos jurídicos como la tutela para hacer valer sus derechos.

De las tres aerolíneas que conformaron la Alianza Summa, la única que no logró sobrevivir fue Aces. Avianca logró salir del capítulo 11 en Estados Unidos y, después de ser adquirida por el empresario brasileño Germán Efromovich, ha logrado consolidarse junto con Sam.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?