¿Un nuevo respiro?

| 5/26/2000 12:00:00 AM

¿Un nuevo respiro?

La industria automotriz ganó en eficiencia durante la crisis. Las exportaciones están jalonando la recuperación.

Hace cuatro años un crecimiento del 1,5% era motivo de preocupación. Hoy después de una de las peores crisis que ha afrontado este sector, un crecimiento del 1,5% significa que se puede estar dando un cambio en la tendencia negativa que se viene presentando en la industria automotriz colombiana.

Al cierre del año pasado, la venta total de vehículos no llegó a las 60.000 unidades, un 50% menos que en el 98, año que ya había sido inferior al 97. Pero, a juzgar por los resultados de lo que va corrido del año, parece que la tendencia negativa de los últimos años podría cambiar en el 2000.



Si bien esto es un poco alentador, no hay que olvidar el hecho de que Colombia sigue estando en niveles inferiores a otros países de igual desarrollo y tamaño de mercado. Pues mientras que la densidad de vehículos por habitante en países como Venezuela, Ecuador y Chile está por encima del 10%, en Colombia apenas se acerca al 5,0%.



Lo que se está dando en la industria es una reorganización. Por un lado, la composición del mercado nacional está cambiando, ganan espacio las ensambladoras nacionales y pierden las importadoras. Por otro, las exportaciones se han convertido en el jalonador de la industria.



Desplazamiento del mercado



La inseguridad y la situación económica están generando un cambio en la composición del mercado. Los vehículos de mayor tamaño como las 4x4 están siendo desplazados por automóviles, de menor tamaño y menos costos, que ayudan a conservar un bajo perfil y que por sus características consumen menos combustible.



En este ambiente, se han fortalecido aquellas marcas que tienen una línea de producto más completa y que se pueden beneficiar rápidamente de cualquier cambio en la composición del mercado. Y las perjudicadas son las que se concentran en pocos modelos, sobre todo las que tenían utilitarios, camperos y vehículos de gama alta pues tienden a desaparecer del mercado. En este panorama, Colmotores sigue manteniendo el liderazgo del mercado, con un 36,5%.



Exportaciones, una buena salida



El año pasado fue definitivo para muchas de las empresas de la industria. Algunas lograron eliminar o refinanciar deuda, otras ajustaron sus modelos de inventarios. Es el caso de Sofasa y Colmotores. Sofasa refinanció una deuda de $52.000 millones, de los cuales ha pagado el 40% y ajustó sus inventarios y producción a los requerimientos del mercado. Por su lado, Colmotores redujo a $0 su deuda de $60.000 millones y también ajustó sus inventarios.



Aunque estas decisiones han permitido una mayor eficiencia en estas compañías, no cabe la menor duda de que entrar más agresivamente en mercados externos también la han aumentado. En parte, la recuperación del sector se debe al incremento de las exportaciones de vehículos y autopartes a Venezuela. Mientras que en el primer trimestre del año pasado solo llegaron a los US$7,2 millones, este año para el mismo período aumentaron 599%, un total de US$50,4 millones.



En promedio, las exportaciones de Colmotores han subido 200 unidades al mes, el doble de lo que exportó el año pasado. Esto gracias a que el tipo de cambio es más competitivo y a una cierta recuperación de nuestros mercados naturales, como Venezuela.



El caso de Sofasa es impactante, ya que las ventas nacionales están siendo alcanzadas por las exportaciones. Mientras que las ventas locales de la compañía crecieron un 10,3% en el primer cuatrimestre de este año con respecto al mismo período del 99, las exportaciones lo hicieron en un 320,3%, con lo que llegan a ser casi el 50% de sus ventas totales, 6.181 unidades.



Como compensación a una caída fuerte del mercado doméstico, las diferentes marcas están buscando alternativas de exportación y estos nuevos mercados podrían estar fuera de la comunidad andina. Por ahora, los mercados naturales siguen siendo Venezuela y Ecuador. Además, los mercados externos representan la única forma para que la industria automotriz sea viable a mediano plazo. El mercado local no es suficiente para que subsistan tres ensambladoras dadas las economías de escala y alcance que se requieren.



De esta forma, los niveles de producción que venían trabajando también han aumentado. Colmotores está produciendo 83 vehículos diarios en promedio, mientras que el año pasado, en esta misma época no llegaba a las 40 unidades por día. Esto ante todo por las exportaciones y porque, aunque la industria no ha crecido mucho, Colmotores ha ganado participación en el mercado.



Por su parte, Sofasa pasó de producir un promedio diario de 65 unidades a 100 unidades.



Tendencias



Las alianzas internacionales que hay en este momento en el sector pueden cambiar la perspectivas globales, regionales y nacionales de la industria. Se va a dar una mayor racionalidad y se va a abrir la posibilidad para el ingreso de nuevas marcas en el mercado.



En este momento, General Motors no solo tiene como socios a Isuzu y Suzuki de Japón, sino que participa en Subaru y recientemente adquirió el 20% de Fiat. Por esto, Colmotores tendría la posibilidad de ensamblar Subaru en algún momento en el futuro y con Fiat también cabría la posibilidad, aunque es un acuerdo más reciente y se demora un poco más en desarrollarse. Por ahora, la alianza con Fiat se limita a la parte de motores, chasises y compras a proveedores, áreas que ya se están fusionando. Las compras en volúmenes van a permitir racionalizar costos.



Este año muy seguramente se darán noticias con la firma sur coreana Daewoo Motor. Lo más seguro es que esta firma sea adquirida de forma mayoritaria, mediante la compra de los activos o de toda la compañía como tal, por parte de diferentes candidatos como General Motors y Ford Motor Company, entre otros.



En este momento, el número de marcas importadas supera las 20, pero terminado el año 2000 podría ser un poco menor. Las marcas importadas han bajado su participación en el mercado nacional. La tendencia mundial es a que las marcas se aglutinen. Esto no necesariamente quiere decir que las marcas desaparezcan. Se van a seguir dando fusiones, alianzas y cambios en la modalidad de las representaciones y en el manejo de la marca.



Se pueden presentar varios casos. Que los tenedores de las marcas importadas que son representantes locales tengan franquicia de una o varias marcas. Otra posibilidad es que las casas matrices, como Daewoo Motor, se interesen en venir directamente.



Así mismo, se tiene que dar una contracción en las redes de distribuidores, un mercado que en los dos últimos años ha presentado una disminución cercana al 10%. En este año lo más seguro es que la tendencia continúe.



Por su lado, Daewoo Motor está orientando sus redes de distribución hacia un concepto de rentabilidad operacional, mediante un manejo eficiente de los inventarios y un robustecimiento de la posventa. Sofasa está estudiando una alianza entre las dos marcas que representa. La idea es manejar el esquema de la bimarca en su red de concesionarios. Esta es una alianza para vender Renault y Toyota en vitrinas separadas pero bajo compañías similares, de tal forma que se puedan presentar eficiencias en el manejo de los concesionarios.



La otra tendencia clara es la especialización de las plantas. El país que tenga mayor demanda por un modelo particular en el mercado doméstico será el que produzca ese modelo para los otros tres. Como la demanda en vehículos comerciales es mayor en Colombia, Colmotores va a tender a especializarse en estos modelos. Como la demanda de vehículos de tamaño intermedio y grande para pasajeros es mayor en Venezuela, esta planta se especializaría en ellos. Y como la demanda de automóviles pequeños tiende a concentrarse más en Ecuador, esta planta se dedicará a su producción.



Por otro lado, los programas de inversión continúan. A partir del segundo semestre del año, Colmotores comenzará a fabricar en Colombia el Alto, un modelo que se viene importando de Japón y que ya llega a las 200 unidades vendidas por mes. Otro plan de esta compañía es producir el Corsa 3 puertas que antes traía de Ecuador, a partir del tercer trimestre.



Por su parte, Daewoo Motor está estudiando la posibilidad de ingresar nuevos modelos al mercado y continuar así con la ampliación en la gama de productos, una de las principales variables para permanecer en el mercado.



El futuro



En total, "la industria espera vender 65.000 unidades, un 10% más que en el 99. Al mirar los crecimientos de los primeros meses no da, pero la tendencia es que cada mes son 150 ó 100 unidades más que el anterior, lo que da pie para pensar en estas unidades", afirma Jaime Ardila, presidente de Colmotores.



El futuro es una industria más racionalizada, más basada en alianzas. Para sobrevivir en un mercado como el nuestro, las compañías deben tener una gama amplia, con mayores inversiones, red de concesionarios más fuertes, trayectoria en el país y un mercado externo importante.





El hecho



La industria automotriz colombiana, después de tres años de caída continua, presentó una leve recuperación en los primeros cuatro meses del año 2000. Las ventas crecieron 1,5%.



El futuro



Las exportaciones de las empresas están creciendo aceleradamente. Y el enfoque internacional es la única salida del negocio de las ensambladoras locales.



La fortaleza




La crisis obligó a las ensambladoras a reestructurarse, reducir costos y ganar en eficiencia y productividad. Están listas para la reactivación.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.