| 10/1/2010 12:00:00 PM

Un mercado de arte de talla mundial

Bogotá sigue posicionándose con fuerza como epicentro para el mercado del arte continental. La participación de galerías internacionales de gran renombre en espacios como ArtBo así lo demuestra.

Las ferias de arte más importantes del mundo como ArtBasel en Suiza y las grandes colecciones privadas, como la de la familia Rubell de Estados Unidos, de manera reciente vienen aclamando las creaciones artísticas que se producen en Colombia. Tal es el caso de Mateo López, artista que vendió todas las obras que llevó a Basilea en junio pasado con la galería Casas Riegner, o el de Miler Lagos a quien la familia Rubell ha comprado varias de sus obras.

Parte de este fenómeno se atribuye al esfuerzo que vienen realizando instituciones como la Cámara de Comercio de Bogotá, que con la creación en 2005 de la feria internacional de arte ArtBo, ha capturado el interés de más de 114 galerías de arte moderno y contemporáneo provenientes de Asia, Europa, Estados Unidos y América Latina; así como de 150.000 visitantes, entre los que se destacan 100 coleccionistas y representantes de otras ferias de arte de todas partes del mundo.

Es así como, además de las posibilidades comerciales que se presentan para las galerías y artistas colombianos en espacios como ArtBo, se encuentran muchísimas oportunidades de promoción. Así lo afirma Beatriz Esguerra, directora de Arte Consultores, una de las 18 galerías colombianas que participarán el 21 de octubre próximo en la sexta versión de ArtBo en Bogotá. "Si bien nunca hemos tenido un año malo en ventas desde la primera versión, lo más importante para nosotros es la oportunidad que representa estar en un espacio que cada año está mejor posicionado en el continente. Hacer parte del selecto grupo de galerías nos abre la puerta para participar en otras ferias en el mundo", explica.

Por su parte, las galerías internacionales han visto en Colombia la oportunidad de descubrir un mercado en surgimiento que cada vez más valora el consumo de arte. Por ejemplo, Gustavo Arróniz, director de la galería mexicana Arróniz Arte Contemporáneo, una de las 37 galerías participantes en ArtBo este año, cuenta orgulloso que en 2009 vendió una selección de obras de Mauro Giaconi, Daniel Alcalá, Marcos Castro y Mónica Espinosa entre US$2.000 y US$3.000 cada una. Asimismo, Julio Niebla, director de la Galería Barcelona de España, afirma que en los seis años que lleva participando en ArtBo ha vendido cuadros de artistas de gran renombre internacional como Takashi Murakami, Sugimoto, Saura y Picasso.

Según lo explica Andrea Walker, directora de ArtBo, contar en un mismo espacio con la participación de galerías de diferentes latitudes ha sido una experiencia interesante, por la posibilidad de conocer de viva voz lo que está sucediendo en el mercado del arte en otras partes del mundo. Al respecto, Gustavo Arróniz afirma que una de las cosas más llamativas de llegar a Artbo fue conocer de primera mano la producción y el coleccionismo de arte contemporáneo colombiano.

A pesar de los pocos años de vida de esta iniciativa a la que se suma La Otra, una feria internacional paralela a ArtBo, que funciona desde 2007 y que es exclusiva de arte contemporáneo, el hecho de lograr la atracción de una selección de las mejores galerías del mundo, así como de importantes coleccionistas e instituciones culturales en un mismo punto, es una señal del potencial que tiene el país para convertirse en el eje del movimiento del arte en la región. Un potencial que no solo se vislumbra a nivel de ventas, sino en el impulso del desarrollo creativo de los artistas colombianos. Una ventana para que los grandes coleccionistas y ferias sigan poniendo sus ojos en las creaciones locales.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?