| 6/1/1993 12:00:00 AM

Un blindado a su medida

Si usted pertenece a la élite que necesita carro blindado, tres empresas en Colombia le ofrecen lo último en tecnología.

Todo lo que usted ha visto en las películas de James Bond está a su disposición en un blindado colombiano. Cortinas de humo, derrame de aceite y atomizador de gases lacrimógenos, todo lo que el Austin Martin DB5 del 007 tenía, usted también lo puede tener. Estos artículos pueden ser superfluos, pero el propio carro blindado se está haciendo cada vez más necesario en Colombia. El 70% de los atentados ocurren cuando la víctima está en su carro. "Un vehículo blindado en nuestro país no es un lujo", dice Enrique Muñoz de Executive Armoring, "se vuelve una necesidad".

¿Pero en quién confiar? Algunos blindajes están bien hechos, otros no tanto. Todos son costosos. El blindaje es parte importante de cualquier programa de seguridad, pero no lo es todo. El Ministerio de Hacienda tiene un automóvil cuyos ejes se están doblando bajo el gran peso de un blindaje chambón. El gobernador de Antioquia murió en 1987, pero no porque las balas penetraron en su carro. El mismo material del blindaje que pretendía protegerlo se incendió.

El negocio de los carros blindados es una industria de US$10 millones al año y la tentación de economizar o de vender artefactos superfluos es enorme. ¿Cómo coger una blindadora? "Los usuarios de carros blindados conforman un club exclusivo y pequeño", anota Julian Villegas de Vehimas, una de las empresas más grandes. "La mejor manera es simplemente preguntando". Una prestigiosa empresa tiene un polígono para que los clientes puedan observar las pruebas de descargas contra los materiales que se emplean en el blindaje. Esta empresa también le permite al cliente recorrer el taller.

Un blindaje típico cuesta cerca de tres veces más que el carro. Esto se debe a que cada trabajo es hecho a la medida. Los carros son desmantelados. Se le quita la tapicería, las sillas y el tablero con sus complicados aparatos electrónicos. Con láminas de acero o telas a prueba de bala que pueden costar hasta diez veces más que el acero, se forran las puertas, el piso, el techo y las áreas detrás del tablero y de los asientos traseros. Las puertas se hacen más gruesas para que quepan vidrios de mayor espesor.

Un blindaje requiere en promedio 2.000 horas - hombre de trabajo hecho por latoneros, tapiceros, pintores y mecánicos experimentados, artesanos de la alta tecnología. La única empresa que fabrica carros blindados en su fábrica es la Mercedes Benz, a un costo total de US$200.000 a US$300.000 por automóvil. La lista de espera es de un año.

El primer paso al considerar un blindado es decidir a qué riesgo se enfrenta, ya cada amenaza requiere un nivel diferente de protección. La industria los coloca en una escala del I al V. El nivel V protege a los líderes políticos contra posibilidad de un atentado. Este nivel de blindaje permitió al General Miguel Maza Márquez salir ileso de un atentado con carro bomba de 100 kilos en 1989. El techo y el piso son forrados con telas balísticas contra bombardeo. Las ventanas son un sandwich hasta de cinco capas de vidrio y policarbonato. Como el vidrio es bastante resistente a las balas mientras no se ha pedazos, el policarbonato sirve para mantenerlo unido.

Los niveles I y II en realidad ya no se utilizan, pero el nivel III protege a los ocupantes de armas cortas, tales como una calibre .38, que puede ser utilizada en el robo de un carro. El blindado tiene que servir también como vehículo de escape. Si el carro puede continuar andando por medio kilómetro más o menos, se considera que la emboscada ha sido un fracaso. Por esta razón las llantas de un blindado son críticas.

Todavía no se sabe como blindar una llanta. Sin embargo, se pueden llenar de espuma, con lo que se desinflan más lentamente. O, más comúnmente, quedan agarradas al rin, de manera que al desinflarse no se desprenden. Un carro puede recorrer un buen trayecto con una llanta desinflada, pero muy poco con el rin.

El tanque de la gasolina y la batería también son blindados. Desafortunadamente, entre más completo sea el blindado, mayor será el peso del carro. Por esta razón muchos compradores escogen camperos y carros americanos grandes que pueden aguantar el peso. Aunque los motores de la mayoría de los carros son adecuados, los amortiguadores y los resortes con frecuencia necesitan refuerzo. Los frenos ABS antideslizantes no son una mala idea. El agregar vidrios más gruesos y puertas de acero también aumenta el centro de gravedad del carro, lo que hace difícil manejarlo en caso de un escape. Por esta razón, algunos blindajes sustituyen el acero por telas a prueba de balas, como Kevlar, aunque el costo es mucho mayor. Un producto llamado Spectra, de fibra liviana, es un buen protector antibala. Sin embargo, la propia bala que éste detiene puede encender la tela e incinerar a los pasajeros como le ocurrió al gobernador Roldán.

Es de sentido común tener puertas eléctricas que se abran sólo desde adentro, evitando así que los secuestradores abran la puerta con una llave. Toda persona interesada en protegerse debe tener un radio para llamar a una central de seguridad.

En cuanto a derrames de aceite y cortinas de humo, la gente de seguridad duda de su efectividad, porque la mayoría de la gente no tiene la presencia de ánimo para presionar los botones adecuados en el momento oportuno.

Mucho más importante es tener un chofer bien entrenado para escapar de una situación difícil. Un ejecutivo de blindaje ya jubilado dice: "Yo personalmente no conozco a una sola persona que se haya salvado con gas o humo. Más importante es un buen extinguidor".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?