Javier Gutiérrez, presidente de ISA.

| 2/8/2003 12:00:00 AM

Un año de contrastes

Para ISA, el 2002 no fue un buen año financiero por la devaluación. Pero fue vital en su proyección internacional. Dinero habló con Javier Gutiérrez, su gerente.

Interconexión Eléctrica S.A. (ISA), que a noviembre del 2001 había ganado $177.445 millones, vio reducir sus utilidades netas en 93,3% para igual período del año pasado. Si bien sus ingresos operacionales aumentaron 11%, los gastos financieros de la compañía se dispararon y fueron los principales responsables de la drástica caída en sus ganancias.

"A nosotros nos golpeó muy fuerte, la devaluación del año pasado que se trepó al 25%. A pesar de eso, vamos a salir con resultados positivos y buenos dividendos para nuestros accionistas", explica Javier Gutiérrez, gerente de ISA, quien -al cierre de esta edición- no confirmó los resultados oficiales de la empresa para todo el 2002.

Además del impacto que representó la devaluación, ISA recibirá este año otro fuerte golpe. El artículo 105 de la reforma tributaria obliga a las empresas transportadoras de energía a cancelar $1 por cada kilovatio despachado, suma que tendrá como destino el Fondo de Apoyo Financiero para la energización de las zonas rurales interconectadas. ISA, que transporta el 80% de la energía que se consume en el país, tendrá que girar $45.000 millones por este impuesto.

Este artículo en la reforma tributaria deberá tener un efecto sobre los accionistas del programa ISA, acciones para todos, debido a que el pago de este año fue el último preferencial que se hizo, pues la acción se transformó en ordinaria. Es decir, el dividendo dependerá de los resultados globales de la compañía. Y estos se verán afectados por factores que no dependen de su administración.

Según la Supervalores, el último pago de dividendos del año otorgó $111,09 para cada una de las acciones privilegiadas de primera y segunda emisión; y $73,59 para cada una de las acciones ordinarias en circulación a diciembre 31 de 2001. Al margen de los efectos de la devaluación y del nuevo impuesto al transporte de energía, el año pasado fue muy movido para ISA: se consolidó en Perú; en telecomunicaciones, lanzó su filial Flycom y avanzó en el desarrollo de la integración energética regional. Dinero dialogó con Javier Gutiérrez, gerente de ISA, para analizar lo que viene para la empresa.



¿Cuáles fueron los resultados del 2002?

Preferiría entregarlos oficialmente cuando ya estén consolidadas las cifras, porque hay una gran expectativa en el mercado por nuestros resultados. La devaluación, que el año pasado llegó al 25%, nos golpeó muy fuerte. A pesar de eso, habrá resultados positivos y buenos dividendos para nuestros accionistas.



¿Cómo va a afectar la reforma tributaria a ISA?

El artículo 105 de la reforma establece pagar $1 por cada kilovatio/hora despachado, el cual será pagado por los transportadores de energía. Se espera que al final del día esto sea incluido en los costos correspondientes de la operación y, finalmente, no termine teniendo un efecto directo sobre las finanzas de la compañía.



¿A cuánto puede ascender eso?

El año pasado, la demanda de energía estuvo alrededor de unos 45.000 gigavatios. Eso quiere decir que representaría unos $45.000 millones, si se toma como referencia el 2002, y se distribuirá entre todos los dueños de activos del sistema de distribución nacional.



¿Cuáles son los planes para este año?

Continuaremos con la estrategia de internacionalización; pero también con el objetivo primordial, que es Colombia. Este año va a pasar algo muy importante en el transporte de energía en el país. El Ministerio de Minas, por medio de la Unidad de Planeación Minero Energética, va a abrir dos nuevas convocatorias para desarrollar dos grandes proyectos: uno que saldrá de la subestación Bacatá, cerca de Zipaquirá (Cundinamarca) para llegar a la subestación Primavera, en el Magdalena Medio. Y el otro que va desde Primavera, por todo el oriente del país, para pasar por Cesar y llegar a Cartagena. Nos estamos preparando para presentar las ofertas, pero es claro que esto es un proceso de concurso donde se espera que lleguen varias ofertas y vengan inversionistas internacionales. Es una inversión muy grande y hace mucho tiempo que no había una inversión de esta dimensión en la actividad de transporte de energía.



¿A cuánto podría ascender ese proyecto?

El valor referenciado, según costos de la Comisión de Regulación de Energía (CREG), indica que solo en costos directos la inversión sería del orden de US$400 millones. Eso no incluye costos de financiación ni costos operativos. Pero este es solo un valor de referencia.



¿Y en el campo internacional?

El próximo 16 de febrero entrará en operación la interconexión de Colombia con Ecuador. Este es un paso muy importante, porque estos países tendrán dos centros de despacho para crear un mercado de energía mayorista donde operarán, dependiendo de la demanda, las transferencias internacionales de electricidad. Inicialmente, estaremos Colombia y Ecuador y esperamos que se amplíe a los otros países de la Comunidad Andina, de acuerdo con la decisión que fue aprobada por los presidentes de los países de la región en noviembre del año pasado.

De otra parte, estamos pendientes de las oportunidades que se presenten. En la actualidad, estamos trabajando en la preparación para licitar la red de transmisión en Bolivia de cerca de 600 kilómetros, propuesta que presentaremos en abril. Además, iniciaremos el desarrollo del proyecto de interconexión entre Perú y Ecuador, por medio de nuestra filial Red de Energía del Perú y la empresa ecuatoriana Transelectric, cuyos 100 kilómetros de línea deben estar listos en septiembre del 2004.



¿En qué va la interconexión con Panamá?

Estamos avanzando entre los dos países de manera coordinada para analizar y formular la factibilidad y las alternativas para desarrollar el proyecto. Vamos a darle un gran énfasis al tema ambiental que resulta crítico y prioritario. Lo más relevante es que hay un trabajo conjunto para llegar a la definición de un proyecto concreto y específico que permita visualizar una realidad. En este momento, estamos en los estudios. Podremos tener una alternativa real que cumpla las factibilidades técnicas, ambientales y económicas hacia mitad de año.



En Perú, donde tienen dos empresas -Red de Energía de Perú e ISA Perú-, ¿hay posibilidades de que se fusionen?

Es una alternativa que suena lógica. Pero el tema es de dueños. Hay que llegar a una serie de acuerdos, pues en ISA Perú los socios somos Transelca, ISA y el local Etesen. Y los dueños, en el caso de Red, somos los mismos, pero con la participación de la Empresa de Energía de Bogotá. Además, están las obligaciones pues cada caso tiene contratos en particular y las obligaciones con el gobierno también están reguladas por contratos específicos. Esa propuesta es muy lógica, pero requiere acuerdos, tiempo y las autorizaciones correspondientes.



¿Cuáles son las tareas en telecomunicaciones?

Este año arrancó la operación de Transnexa, una empresa de fibra óptica que se ha creado con Internexa para la operación en Ecuador. Para este año, esperamos tener un resultado neto positivo, encontrar el punto de equilibrio en Internexa y que se consolide como el portador de portadores tanto nacional como internacional. En el caso de Flycom, esperamos avanzar dentro de la expectativa de negocio en un sector altamente competido.



¿Cuál es el sentido de la alianza de Internexa con ETB y Orbitel en banda ancha para atender la Costa Atlántica?

Es optimizar el uso de las líneas y complementar el servicio del anillo de la Costa para llegar a los cables submarinos. Acuerdos como estos buscan darle estabilidad al transporte en telecomunicaciones.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.