| 5/28/2010 12:00:00 AM

TV por suscripción: metamorfosis en marcha

La televisión por suscripción pasa por un punto de quiebre por dos hechos. Uno, el debate en torno a la convergencia de servicios y las asimetrías regulatorias que pagan, y dos, por la evolución de la industria.

El desarrollo del modelo de televisión por la plataforma de internet (IPTV, por su sigla en inglés) tiene enfrentados a Une -empresa de telecomunicaciones de EPM- y a la Comisión Nacional de Televisión (CNTV).

Las contribuciones que pagan las empresas que están en el negocio de televisión corresponden hoy al 8% de sus ingresos brutos -hace apenas unas semanas era del 10%-; mientras que las de valor agregado pagan un poco más del 2%. La convergencia de las tecnologías ha dejado en evidencia las limitaciones de la regulación y Une anunció que cancelará solo el 2,2% de su servicio de IPTV. Por su parte, la CNTV le advirtió que de no pagar la tarifa plena le decomisaría los equipos.

Esta situación -tratada en el pasado foro de Publicaciones Semana, la Contraloría General y la ESAP- ha dejado en evidencia las grandes diferencias que hay entre la regulación y el avance de las tecnologías. Además, esta discusión está relegada ante el protagonismo que tiene la definición y adjudicación del tercer canal de televisión y en instantes en que este sector pasa por uno de sus momentos más complejos y descubre el desarrollo futuro de su modelo de negocios. Según cifras de la Asociación de Operadores de Televisión por Suscripción y Satelital de Colombia (TVPC), las ventas el año pasado fueron por $957.000 millones, con pérdidas que alcanzaron los $100.000 millones y con cerca de dos millones de usuarios que acceden al servicio de forma ilegal. A su vez, las tarifas en el país, frente a las de la región, son muy bajas: mientras en América Latina la tarifa promedio es de US$20, con servicio de entre 60 y 70 canales, en Colombia la tarifa es de US$11 y más de 70 canales y las contribuciones (del 7%) son más altas que en la región (que van de 0% a 4%). "Solo el costo de la parrilla de programas puede estar en US$10, sin contar las inversiones en infraestructura", dice César Andrade, vicepresidente residencial de Telefónica Telecom.

El debate

Hoy, la realidad es que por las mismas redes se transportan los servicios de telecomunicaciones y televisión. "Ni los operadores ni los usuarios pueden padecer la falta de armonía regulatoria que existe entre los organismos de estos servicios y se debe armonizar la regulación", explica Pilar Bahamón,, asesora del Ministerio de la Tecnologías de la Información y las Telecomunicaciones (Mintic).

Esa armonización pasa por dos hechos fundamentales. Uno, las barreras de entrada. Mientras en telecomunicaciones se habla de mercados abiertos y donde los requisitos facilitan la llegada de nuevos jugadores y prestadores de servicios; para ser operador de televisión por suscripción es necesario participar en una licitación pública. Esta es una de las principales razones para que empresas como Emcali y ETB no hayan entrado a este servicio. Incluso, ETB ya recibió autorización del Ministerio para desarrollar su negocio de IPTV, que se encuentra en pausa hasta que se defina el socio estratégico de la compañía.

Precisamente, la apertura de los mercados en telecomunicaciones ha permitido el crecimiento y consolidación del sector. "Es una industria que invierte $4 billones al año, genera ingresos por $22 billones y duplica su tamaño cada cuatro años. Con sus aportes, el Fondo para las Telecomunicaciones pasó de tener ingresos en 2000 por $400.000 millones a $900.000 millones en 2009. Se generó un círculo virtuoso. No pasa lo mismo con televisión por suscripción, que apenas genera ingresos por el 10% de las ventas de telecomunicaciones y su crecimiento en los últimos años ha sido del 30%", dice Jaime Andrés Plaza, director de TVPC.

Y el segundo hecho son las contraprestaciones. Si bien hubo una reducción efectiva de dos puntos porcentuales -al pasar de 10% de los ingresos brutos a 8%, que puede llegar a 7% si desarrolla nuevos contenidos-, todavía está lejos de las que pagan los servicios de telecomunicaciones que son un poco más del 2%. Para el comisionado de televisión saliente Alberto Guzmán, una de las propuestas es que todos los servicios se 'encuentren' en el 5% para las contribuciones. Esto no es bien visto por jugadores del sector de telecomunicaciones, pues. "reduciría las inversiones y el crecimiento", advierte un empresario.

Para otros, como Michael Duncan, presidente de Telefónica Telecom, esta asimetría está generando una discriminación en el mercado. "Esta situación va a acelerar que todos los operadores vayan vía tecnologías de IP", advierte.

Para Telmex la prioridad está clara: "el objetivo fundamental debe ser la consolidación de un sistema regulatorio que implemente el principio de neutralidad tecnológica y no imponga cargas regulatorias diferentes en razón a la tipología de las redes sobre las que se prestan los servicios de comunicaciones", dice un vocero de la compañía.

Las apuestas y lo que viene

A pesar de estas limitaciones, las empresas le siguen apostando a nuevos esquemas que generen mayor valor y permitan desarrollar sus ofertas. En ese sentido, en el corto plazo, Une avanza en su estrategia de IPTV. Ya tiene más de 110.000 usuarios, siendo el operador más grande de este servicio en Latinoamérica, con inversiones que superan los US$80 millones.

Telefónica Telecom acaba de lanzar su oferta de televisión Real HD, inicialmente con nueve canales. "En el futuro, en la medida en que la tecnología se masifique, los costos de los equipos y de la programación irán cayendo y vamos a trasladar esas reducciones y economías al mercado. En Colombia existen 1,5 millones de televisores listos para recibir la señal de alta definición, pero solo entre 10.000 y 15.000 hogares cuentan con este tipo de contenidos", dice.

Por su parte, DirecTV, una de las empresas que más ha crecido -en febrero creció casi 48% frente el mismo periodo del año pasado, según la CNTV-, tiene dos apuestas en el corto plazo. La primera, el desarrollo de contenidos de alta definición y, la segunda, es uno de los jugadores que está en la lista del Mintic para la adjudicación de nuevas bandas y espacios de espectro para ofrecer internet móvil.

A su vez, Telmex busca fortalecer su producto TV Avanzada, entre los que se desarrollan la alta definición y la posibilidad de tener el control total de la programación.

En el mediano plazo, la agenda de los negocios de las empresas pasa por la interactividad. "Vamos hacia una convergencia total. Las empresas de telecomunicaciones metidas en el contenido audiovisual y los proveedores de contenidos en banda ancha. Será una competencia de plataformas que integran todo", dice Plaza.

En la oferta de contenidos, los gigantes de internet -como Google o Yahoo!- van a tener un papel protagónico, más aún en la era de la convergencia. Y, con la llegada de la televisión digital terrestre, se hará necesario que los canales privados y públicos de televisión tengan alianzas con las empresas de telecomunicaciones para desarrollar autopistas que permitan esa bidireccionalidad. Una metamorfosis que está en marcha.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?