| 4/13/2007 12:00:00 AM

Trono deseado

Tras el mercado de correo electrónico corporativo inalámbrico, que domina ampliamente RIM con su Blackberry, enfilan sus armas Nokia y Motorola. Palm busca su lugar.

Los analistas del mercado de teléfonos móviles y de telecomunicaciones alrededor del mundo están de acuerdo en que el futuro del negocio está en los datos, no en la voz, y que definitivamente en este futuro la clave de grandes ingresos está en lograr quedarse con el grueso del segmento de correo electrónico inalámbrico (push e-mail), herramienta corporativa por excelencia en la actualidad, pero que se masificará en pocos años.

De acuerdo a Yankee Group y su vocero Luis Minoru Shibata, gerente para Latinoamérica de la consultora, los clientes móviles corporativos generarán ingresos a los operadores celulares de todo el mundo por US$88.000 millones en los próximos cuatro años y América Latina no escapará a la generación de estos ingresos, pues el consumo promedio de los usuarios empresariales en la Región es 2,5 veces mayor que el de un abonado móvil particular.

Ante estos números no es difícil entender por qué dentro del mercado de dispositivos móviles las computadoras de mano o PDA, y los smartphones, o teléfonos inteligentes crecen como espuma.
 
"Vemos el segmento de smartphones con un fuerte crecimiento anual que permite pensar en un incremento global de 57 millones de unidades vendidas en 2005 a cerca de 250 millones en 2010", dice Andrew Brown, especialista en dispositivos móviles de la IDC.

En este escenario ha irrumpido y se ha hecho monarca una firma canadiense, Research In Motion (RIM) desarrolladora de la primera plataforma de correo electrónico corporativo móvil y dueña de Blackberry, la marca de los dispositivos para usarla. Con una agresiva presencia de mercadeo y publicidad en Estados Unidos y desde allí al mundo entero, logró hace unos años el 80% de cuota de ese mercado según IDC.
 
Tal presencia y fuerza, la convirtieron de facto en el estándar del correo móvil corporativo en el mundo, pudiendo posicionar al Blackberry como el dispositivo de los altos ejecutivos, presentándole una fuerte batalla a Palm y sus referencias, pero ante todo, cerrándole el camino del estrellato absoluto a la Treo 650 en las cortes empresariales del globo.
 
Si bien Palm pudo beber las mieles de la fama y la fortuna por un tiempo, Blackberry (sin ser mejor operativamente hablando) ganó las primeras planas, convenciendo con su push e-mail primero.

Sin embargo, el reinado de RIM como sistema operativo (OS) y la Blackberry como dispositivo, que parecía incuestionable durante el último año, parece ceder ante nuevos aspirantes a la corona. En las telecomunicaciones todo cambia a la velocidad del sonido y ahora, con la convergencia, a la de la luz.
 
Si bien RIM sigue reportando ganancias mes tras mes, su participación de mercado en push e-mail con la Blacberry hoy es del 59% según la consultora Strategy Analytics; mientras un estudio de IDC publicado en la prensa, dice que para 2009 tendrá solo entre un 15 y un 20%.

Tales premoniciones se basan en el crecimiento de Nokia en el segmento, luego de comprar a Intellisync hace poco más de un año por US$430 millones; y en la más reciente compra de Good Technology por parte de Motorola. Con lo cual, las dos principales compañías de celulares del planeta buscan su tajada del prometedor mercado que señoreaba con tranquilidad RIM, frente a la cada vez más debilitada Palm.
 
Nokia y Motorola se hicieron con sendas plataformas para proveer servicios de push e-mail a empresas y particulares, a través de las operadoras de telefonía móvil o como aplicación personal.

Aunque algunos analistas veían hace un par de años como improbable que alguien pudiera disputarle a Blackberry el liderazgo en su mercado, pues "RIM es el dispositivo más popular del correo inalámbrico, casi como un Ipod del e-mail. Fácil y simple de usar como ningún otro. Nokia tendrá un largo camino para competirle", como decía Mike Disabato, analista senior de Burton Group, la finlandesa Nokia decidió que lo haría y rápido.

"Si existen cerca de 650 millones de cuentas de e-mail corporativo, ¿por qué hoy solo contamos con 10 u 11 millones con movilidad?", se preguntaba Dave Grannan, director de soluciones de movilidad para soluciones empresariales de Nokia. "Considerando que el 70% de la gente que utiliza dispositivos populares de e-mail también posee un teléfono móvil, la oportunidad que tenemos de proveer una solución que aporte tanto la experiencia de voz como la de datos, es enorme", dijo como respondiendo Mary McDowell, vicepresidenta ejecutiva de Soluciones para Empresas de Nokia.

No se debe olvidar que la elección y coronación, o el destronamiento, lo hace el público, y es en ese contexto donde se identifica quizá el mayor defecto de RIM: se encerró demasiado en sí mismo, y haciendo que su plataforma sea compatible con Blackberry únicamente, puede haber sellado su destino.
 
"Muchos usuarios ya prefieren optar por soluciones abiertas, más compatibles", explica Paul Hedman, director general de Seven para Europa, Oriente Medio y África, una casa de software para gestión de push e-mail.

En este sentido Intellisync le va tomando ventaja, pues permite que cualquier marca de dispositivo pueda conectarse; además de hacerlo con el servidor empresarial propio del cliente, otra ventaja, pues con RIM los mensajes deben pasar primero por los servidores de la canadiense para ser reformateados antes de llegar a su destino.
 
Además, la múltiple compatibilidad de Intellisync evita tener que cambiar los dispositivos móviles de una empresa para poder dotar de push e-mail a sus empleados, evitando grandes costos por el uso de la plataforma.

Ante este escenario RIM ha reaccionado licenciando su software para que lo puedan incluir en sus equipos, fabricantes como Nokia o Sony Ericsson. Sin embargo, teniendo en cuenta que entre el 70% y el 80% de los ingresos de RIM provienen de la venta de sus dispositivos, entonces no puede sostener su operación y expandir su plataforma impulsando terminales de otras marcas.
 
Encrucijada que le quita la tranquilidad en su reinado a la dueña del trono de un negocio que se espera gestione 199 millones de cuentas de correo para 2010 y que para ser domado necesitará de mucho trabajo de mercadeo. Se reciben apuestas en esta lucha por el trono del push e-mail.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?