| 8/23/2013 3:00:00 PM

Trinos billonarios

Crecen los rumores sobre una emisión de acciones de Twitter. La pregunta que muchos se hacen es qué tan buena inversión podrían resultar los famosos 140 caracteres.

Otra movida billonaria en el mercado accionario mundial estaría por concretarse. Se trata de una eventual emisión inicial de acciones (IPO, por su sigla en inglés) de una de las principales redes sociales hoy: Twitter.

Los rumores crecieron en las últimas semanas cuando se conoció, según lo reveló el diario USA Today, que Twitter estaba contratando a un grupo de profesionales para que preparara la operación. De acuerdo con el diario estadounidense, en Linkedin, conocida por ser la más grande red de contactos y ofertas laborales, apareció un aviso de Twitter. Según la convocatoria, la compañía está buscando un gerente de reportes financieros, “responsable de la preparación de los informes mensuales y los informes financieros trimestrales y anuales y de la Forma S-1 (que es la que se debe diligenciar cuando hay una emisión de acciones primaria)”.

El anuncio disparó la ansiedad entre los inversionistas y los ‘twittermaníacos’, pues se empezó a especular con la inminencia de un anuncio sobre la democratización accionaria de la firma. En los últimos meses Twitter ha contratado otras personas con perfiles muy específicos. Según el diario, recientemente fue enganchado un analista de administración de acciones.

La reacción de la compañía fue inmediata, pues su vocero, Jim Prosser, y el presidente de la firma, Dick Costolo, señalaron que Twitter no está en un proceso de emisión. Jack Dorsey, cofundador de la empresa, le dijo a Bloomberg que no estaban “ni siquiera pensando” en una IPO. En los mercados no creyeron esa versión. La revista Forbes tiene a Twitter como una de las emisiones estrella para 2014.

¿Otra burbuja?


Lo que se están preguntando muchos es hasta dónde todas estas compañías de redes sociales pueden resultar rentables. Facebook tuvo su debut en el mercado el año anterior, cuando emitió US$16.000 millones en acciones. El papel tuvo un valor inicial de US$38. Sin embargo en este año y medio, la acción perdió buena parte de su cotización y llegó a caer hasta los US$18, menos de la mitad del valor original. Sin embargo, en las últimas semanas se disparó y volvió a retomar los precios iniciales.

Esto le ha dado más fuerza a los rumores sobre Twitter y una eventual emisión de acciones, pues pareciera que los mercados hubieran disipado todas las dudas sobre una eventual nueva burbuja de las compañías punto com, como la vivida en los 90.

Pero el interrogante principal aún no ha sido resuelto: ¿las redes sociales son realmente un buen negocio? El principal problema es que a pesar del optimismo y la novedad, no queda claro cómo la popularidad entre la gente y los millones de usuarios de estas redes se puede convertir en dinero contante y sonante.

Las redes sociales son grandes agencias de publicidad y de inteligencia de mercados. En eso no se diferencian de otros medios como la televisión y la prensa. Así que Twitter o Facebook están compitiendo por una torta de mercado que no crece.

Twitter tiene cerca de 500 millones de usuarios. Una buena parte de ellos en Estados Unidos y Latinoamérica. Se espera que este año los ingresos lleguen a US$300 millones. Además, se ha especulado que la compañía puede valer entre US$9.000 millones y US$10.000 millones.

Es claro que la compañía tiene la posibilidad de aumentar su número de usuarios, pero ese crecimiento estará asociado a los mercados emergentes, pues en países como los europeos, trinar no llama mucho la atención.

¿Rentable o no? Nadie lo sabe con certeza. Lo claro es que, a pesar del optimismo, las redes sociales como Twitter no la tienen tan fácil como se cree. En esta historia todavía hay mucho por contar.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?