| 7/21/1998 12:00:00 AM

Transporte en desnivel

Las mejoras que se necesitan en la infraestructura para hacer más eficientes y competitivos los diferentes sistemas de transporte, avanzan lentamente.

Muy lejos quedaron las épocas en que las empresas transportadoras de carga se limitaban a recoger los paquetes o encargos y llevarlos hasta el destino final deseado por el cliente.



Ahora una misma empresa le recoge su producto, le maneja los inventarios, lo reempaca si es necesario, lo coloca en su red de internet y le ayuda a venderlo y distribuirlo en los mercados internacionales.



El cambio que se ha visto en los últimos años en cuanto al manejo de carga gracias a la apertura, es como del cielo a la tierra. A Colombia llegaron las más grandes navieras del mundo y las mayores compañías de transporte aéreo de carga.



Sin embargo, por falta de reglas claras y atractivos suficientes no se ha registrado aún una invasión de las grandes empresas mundiales de transporte por carretera y no hay avances concretos en la renovación de la red férrea del país.



Pese a los avances logrados con la implantación de la modalidad de concesión aún falta mucho por hacer en el caso de las vías nacionales y departamentales.



Y más si se tiene en cuenta que en Colombia el 90% de la carga se moviliza por carretera (el año pasado fueron 110,5 millones de toneladas las que se llevaron por este medio). El resto se hace por avión y ferrocarril.



El país tiene 110.000 kilómetros de vías, de las cuales 15.000 son troncales y manejadas por el Instituto Nacional de Vías, y 95.000 secundarias y veredales operadas y mantenidas por las gobernaciones y municipios.



De los 110.000 kilómetros, los 15.000 de las troncales están pavimentados pero de las vías secundarias únicamente 11.000 kilómetros de los 95.000 están asfaltados. Con estas cifras, Colombia es uno de los países de América con menor número de vías pavimentadas. Como proporción del PIB en nuestro país se invierte en recuperación y mantenimiento de carreteras el 1,0%, pero lo indicado por el Banco Mundial es entre el 2,5 y el 3%.



Hasta 1992 había 167.830 vehículos ­entre camiones, volquetas y tractocamiones­ para transportar carga. Según Eugenio Marulanda, presidente de Colfecar, más del 40% tiene más de 20 años de servicio, razón por la cual se requiere reemplazarlos. Y esa reposición vale US$2.000 millones.



Además de la elevada obsolescencia de los vehículos, los transportadores se quejan de muchas dificultades: la inseguridad y la piratería terrestre (se roban 30 camiones diarios en Colombia a la entrada y salida de las principales ciudades), la intervención del gobierno al fijar por decreto las tarifas cuando antes se hacía por oferta y demanda, el pésimo estado de la mayoría de las vías, el poco mejoramiento que ha hecho el industrial de su infraestructura para hacer más rápido el cargue y descargue, y la demora en el pago por los servicios prestados.



Todas estas dificultades conducen a la pérdida de competitividad y eficiencia en la actividad. En Colombia un camión recorre 7.000 kilómetros al mes (en México son 15.000 y en Estados Unidos 20.000). Si lo hace a 40 km/h, quiere decir que trabaja 175 horas, eso significa sólo 8 días mensuales. El resto del mes ­22 días­ el vehículo está parado.



Pese a estos problemas, Colombia es líder en el área andina en transporte de carga por carretera, ha realizado importantes inversiones para mejorar la infraestructura en las zonas de frontera y montó sistemas de seguimiento para sus vehículos.



Avances aéreos



Con toda la polémica que ha generado, definitivamente la segunda pista del aeropuerto Eldorado mejorará las condiciones de operación de las empresas áreas de carga y pasajeros. Gabriel Hernández, presidente de DHL, también destaca las inversiones que se hicieron en radioayudas y equipos de aeronavegación.



Desde su llegada a Colombia, DHL diseñó en asocio con los clientes el portafolio de servicios más adecuado para satisfacer las necesidades de los empresarios. Hernández dice que cada cliente exige una solución diferente.



Esta compañía no se limita a recibir y llevar carga. Ofrece un sistema de apoyo logístico para facilitar a la empresa el desenvolvimiento de las operaciones de almacenamiento, control y distribución, cuenta con tecnología de punta, procesos de distribución y asesoría en comercio internacional.



DHL dispone de un centro estratégico de partes por medio del cual garantiza al empresario la disponibilidad de cualquier pieza que requiera una máquina, le controla el inventario de piezas, partes, materia prima o producto terminado.



En Colombia, DHL hace 10.000 procesos de nacionalización mensuales, 1,3 millones de operaciones de transporte internacional y transporta 2.000 toneladas anuales de productos de alto valor.



Carga marítima



En materia de transporte marítimo, los empresarios colombianos disponen de una buena oferta de compañías, rutas, sistemas de transporte como granel, líquidos, contenedores y carga suelta.

Hace 5 años inició operaciones en nuestro país Aquarius Shipping, representante de TBS Shipping Services Inc. Se especializó en el manejo de carga suelta pues en el sistema de contenedores la competencia con las mayores del mundo es fuerte.



Durante 1997 Colombia importó 12,8 millones de toneladas de carga contando graneles y líquidos, y exportó 26,4 millones de toneladas.



Sin tener en cuenta graneles y líquidos se movilizaron hacia el país 5,4 millones de toneladas y salieron 5,3 millones.



En el caso de Aquarius Shipping, que en 1994 movilizó 1,1 millones de toneladas y el año pasado saltó a 1,9 millones, lo que más transporta es maquinaria pesada, equipos para los proyectos petroleros e hidroeléctricos, productos siderúrgicos, materias primas para la industria, químicos y del Lejano Oriente las partes para ensamblaje de vehículos.



Christian Silva, gerente de Aquarius Shipping, indica que este año como consecuencia de la recesión económica se redujo el volumen de la carga, pero se espera compensar con el movimiento que se hace en los otros países de América y sobrepasar los 2 millones de toneladas. Tiene 30 buques multipropósito con capacidades entre 18.000 y 28.000 toneladas y rutas al Lejano Oriente, Estados Unidos, todo Suramérica y Europa.



Para las empresas navieras, Colombia es el cuarto país de mayor movimiento de carga en América del Sur, lo cual ­además de su ubicación geográfica­ lo hace muy atractivo. Otro punto que lo vuelve interesante es la privatización de los puertos hace algunos años. Los colombianos, dice Silva, son los de mayor eficiencia y menores costos en el continente en cargue y descargue de graneles.



Además trabajan las 24 horas del día y los 365 días del año, cosa que no ocurre en otros puertos.



Teniendo en cuenta que la máxima eficiencia en el uso de las diferentes modalidades de transporte se logra si cada uno dispone de la mejor infraestructura y condiciones de operación para poder complementarse, es vital que Colombia efectúe buenas inversiones pues de lo contrario seguirá rezagado frente a los avances logrados por otros países de la región.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?