| 9/18/2013 6:00:00 PM

Champaña para todos

El TLC con Europa bajó los precios de la champaña. Sus comercializadores buscan cambiar la imagen de este licor para que no solo se consuma en los brindis. Cartagena, con alto consumo.

Hasta julio pasado, la champaña que se vendía en Colombia era una de las más caras de América Latina, debido a los aranceles de 15% que costaba su importación. A esto se sumaban los altos márgenes que se ganaban distribuidores y restauranteros. Por eso, se calcula que el precio de este licor en el país estaba 50% por encima del promedio mundial.

Con la entrada en vigencia del tratado de libre comercio con la Unión Europea, el primero de agosto, mejoró la situación para los bebedores de champaña, no solo porque los aranceles quedaron en cero, sino porque distribuidores como Global Wine and Spirits, Diageo y Pernod Ricard están decididos a incrementar su consumo, aprovechando la mejora de ingresos de la clase media.

Como resultado de este cambio de precios, una botella de Dom Pèrignon Blanc, una de las champañas más caras que se vendían en Colombia, pasó en supermercados de $610.000 a $400.000. En los restaurantes, los precios también cayeron y se está empezando a vender por copas, modalidad que antes estaba reservada al vino y a otros licores.

De hecho, así como sube el consumo de vino, también lo hace el de champaña, que el año pasado aumentó 60%, cuando aún los precios estaban altos, gracias a la mayor sofisticación de los colombianos y al mayor ingreso de extranjeros, que están acostumbrados a tomar champaña en momentos distintos a las fechas especiales.

Según las cifras de Euromonitor, las ventas de champaña sumaron US$4,2 millones, pero no alcanzaron ni siquiera el millón de litros. A diferencia del vino, cuyas ventas mayoritariamente se realizan en supermercados (entre 50% y 60%), allí solo se vende 30% de la champaña, su principal canal de comercialización son bares y restaurantes (55%).

Dado que su consumo está asociado con la celebración, el pico de ventas es la temporada de vacaciones de fin de año y, aunque Bogotá por tamaño es el mercado más grande, Cartagena se destaca por la cantidad de matrimonios y de eventos sociales que allí se realizan.

En general, la champaña es considerada un licor de lujo y, por eso, sus ventas mundiales han caído, como resultado de la crisis económica de Estados Unidos y Europa, pero en los países emergentes la están bebiendo más, en particular en China y Brasil. Sin embargo, las cifras de Euromonitor indican que el mercado donde más crece la venta es Nigeria, cuya facturación alcanza los US$50 millones, pese a que 63% de su población vive con menos de US$1 al día y la explicación, según The Guardian, es que a los millonarios nigerianos les gusta exhibir su riqueza.

Hoy Colombia es el quinto mercado de champaña en Suramérica, superado por países como Venezuela, pero la apuesta de los importadores con la reducción de precios es subir al segundo lugar, después de Brasil.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?