| 4/30/2009 12:00:00 AM

Tierra de gigantes

Tras la compra de Sun Microsystems, Oracle ingresa al selecto grupo de empresas que pueden fabricar soluciones empresariales completas de hardware y software.

En el último mes, Oracle pasó de ser la mayor productora de software empresarial a convertirse en una de las tres empresas tecnológicas más importantes y completas del mundo. Con la adquisición de Sun Microsystems, la compañía es ahora un gigante tecnológico, solo comparable con IBM o EDS -la unidad de productos empresariales de Hewlett Packard-.

Tras la adquisición, la nueva organización está en capacidad de entregar a sus clientes, sin necesidad de alianzas, una solución completa que va desde la infraestructura de red y los sistemas de almacenamiento hasta ambientes de desarrollo, aplicaciones, bases de datos y sistemas operativos. Aunque Oracle y Sun llegan a segmentos de mercado y tienen productos similares, especialmente en el llamado middleware (el software intermediario entre aplicaciones y sistemas operativos), su portafolio de productos es más un complemento que un competidor.

Por una parte, Sun se ha concentrado en la fabricación de piezas de hardware y de software muy robustas dirigidas a empresas con altos volúmenes de información, tales como empresas telefónicas, sitios web e instituciones financieras. Entre estos productos hay servidores, sistemas de redes y sistemas operativos creados sobre el ambiente de código abierto Linux, como el ampliamente utilizado Solaris.

Los servidores de Sun se convirtieron en un referente para la industria desde la primera burbuja de internet al comienzo de la década, al punto que aún existe una masiva base instalada. "Eventualmente, esto le dará a Oracle una oportunidad de convencer a esos clientes de actualizarse a nuevos sistemas en los próximos años. Hay una gran cantidad de dinero y de lealtad allí", comentó en días pasados a la revista CIO Chris Ingle, director de consultoría del grupo de sistemas de IDC.

Oracle, a su vez, se ha especializado en productos de software necesarios para la operación de cualquier empresa. Entre estos hay sistemas de administración de recursos (ERP), de gestión de clientes (CRM), de cadenas de distribución y de bases de datos. Justamente, el sistema operativo Solaris y los servidores de Sun están entre las plataformas más usadas por usuarios de software de Oracle.

La compañía está, entonces, en una posición aventajada para integrar su software con los equipos de Sun y entregar soluciones completas. "Oracle será la única compañía que pueda desarrollar un sistema integrado donde todas las piezas encajan y trabajan juntas. Nuestros clientes se benefician en la medida en que sus costos de integración se reducen al tiempo que elevan el desempeño, la confiabilidad y la seguridad de sus sistemas", aseguró en un comunicado Larry Ellison, presidente de Oracle.

Sin embargo, para algunos analistas, Oracle no estaría interesado en el negocio de hardware y preferiría venderlo a algún fabricante de equipos, como IBM o Fujitsu. "Sun tiene el 4% del mercado de servidores y la mayor parte de sus ingresos provienen de equipos hechos con procesadores Sparc (hechos por Sun), que muchos clientes han rechazado en favor de los de Intel o AMD, más baratos y estándar", resaltó el semanario BusinessWeek.

Otro punto polémico de esta adquisición está en las bases de datos, el software para estructurar la información almacenada en computadores y servidores. Mientras Oracle cuenta con la base de datos más vendida, Sun es dueño de la más usada en el mundo, MySQL, que al ser desarrollada en código abierto es gratuita.

Si bien la compra significaría la desaparición de MySQL, los mismos empleados de Sun desestiman esta posibilidad pues hay una comunidad de desarrolladores que la respalda. "Cuando se crea una tecnología basada en código abierto, siempre habrá alguien dispuesto a desarrollarla y brindar soporte", dijo Brian Wilson, director senior de Sun en conversación con Dinero.

Justamente, en este punto reside quizás la mayor diferencia en la visión de las dos organizaciones: Oracle basa sus ingresos en la venta de software y bajo un modelo de licencias, al tiempo que Sun impulsa el software de código abierto, en el cual prefiere entregar sus aplicaciones y sistemas operativos de forma gratuita y cobrar por el hardware y los servicios de consultoría.

En los últimos diez años, Oracle ha cosechado una gran experiencia en integrar empresas, pues ha adquirido negocios que le han ayudado a consolidar y expandir su portafolio de servicios. Incluso, muchas de sus compras fueron competencia suya, como J.D.Edwards, PeopleSoft, Siebel y BEA Systems.

Por esto, no se puede decir que Oracle simplemente aprovechó 'la oferta que desestimó IBM'. Cuando esta empresa decidió pagar US$9,5 por cada acción de Sun, a un costo final de US$7.400 millones, seguramente ya había contemplado todos los pasos que le faltaban para consolidarse como una nueva gigante de la tecnología empresarial.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?