| 8/6/2010 6:50:00 AM

Textiles y confecciones, cambio estructural

Con un panorama cada vez más complejo, las empresas de este sector están realizando transformaciones estructurales de sus negocios. ¿Cómo se están moviendo?

Antes de finalizar el año, Fabricato Tejicóndor tendrá un cambio extremo y, con seguridad, no será la misma empresa que se conoce hoy. Después de consolidar ocho unidades de negocio en textiles y confecciones, ahora busca mayor foco en su operación.

"La compañía le ha apuntado a demasiados temas y eso le genera ineficiencias. Buscamos ser más eficientes en los sitios, productos y mercados donde tengamos ventajas competitivas. Tendremos que abandonar los negocios donde no lo seamos. Esperamos darle un vuelco a la compañía en su orientación hacia los mercados, garantizar en el largo plazo su rentabilidad y crecer más", explica Oscar Iván Zuluaga, presidente de Fabricato Tejicóndor.

La estrategia de Fabricato Tejicóndor ejemplifica el cambio que están tomando muchas textileras, confeccionistas e, incluso, productoras de materias primas. Ya no solo se trata de reacomodarse ante la difícil coyuntura que experimentan las empresas desde hace más de dos años, sino de hacer transformaciones estructurales, como se vio en la más reciente edición de Colombiamoda, la feria especializada organizada por Inexmoda. Los nuevos modelos van desde moverse de un esquema de precios bajos a uno de mayor valor agregado como CI Expofaro, diversificar mercados como Protela, hacer alianzas con plantas de producción que estén ociosas como Supertex o acelerar la apertura de tiendas en el exterior como Touché.

"Estamos haciendo un cambio profundo de mentalidad. Siempre pensamos en el volumen, sinónimo de precios bajos. Hay que cambiar la mentalidad y dedicarse a volúmenes moderados, con precios un poco más altos y con una estructura totalmente distinta porque ya no tendremos un solo cliente de alto volumen sino varios con pedidos más pequeños. Con esa mira nos tenemos que preparar", explica Juan David Rodríguez, presidente de CI Expofaro, productor de paquete completo.

La coyuntura

El mercado de textiles y confecciones pasa hoy por dos grandes tensiones, una en el mercado local y otra en el de exportaciones. En el primero, la globalización llegó al país. Marcas como Zara, Mango, Bershka, sumadas a grandes cadenas comerciales como la chilena Falabella y próximamente La Polar, han sacudido a los productores nacionales, pues son más competitivas y alcanzan mayores economías de escala. Además, según el Observatorio de la Moda de Raddar e Inexmoda, los precios del mercado de confecciones en el país no han crecido en los últimos años.

En el frente de las exportaciones, este ha sido uno de los sectores más golpeados por el cierre del mercado venezolano. Según el Dane, las exportaciones de textiles cayeron 58% entre enero y mayo de este año frente al mismo periodo de 2009. Y en las confecciones, la caída fue de 7,3%.

En este escenario, ¿cuáles son las opciones? "No hay recetas únicas. Aunque este año no vamos a vender mucho más en pesos absolutos que el año pasado, el resultado operacional será diametralmente opuesto", señala Ricardo Sala, presidente de Protela.

En el campo estructural, esta compañía hizo una profunda cirugía a su producción y operación. "Las crisis tienen la gran ventaja de que cuando se logra sobrevivir se sale fortalecido y mejor preparado, más creativo. Recortamos grasa que la compañía tenía y esa eliminación nos ha permitido tener una operación más eficiente y ágil. La reducción de costos y gastos ha sido de 15% y esa es la diferencia en el color de los números", dice Sala.

Entre tanto, en el área estratégica, está cambiando sus mercados, pues Venezuela representaba 90% de sus exportaciones. "Hoy -agrega Sala- las ventas internacionales pesan más del 20% del total de los ingresos, Venezuela apenas el 1%".

Los compradores

Expofaro, fabricante de paquete completo y confeccionista para Levi's -marca de la que tiene la comercialización en Colombia, Ecuador y Venezuela- acaba de quedarse sin uno de sus clientes, Abercrombie, por la diferencia de precios y el impacto de la revaluación del peso.

"Tenemos que enfocarnos en productos de mayor valor agregado. Hoy adelantamos negocios con dos compañías del segmento premium: Hartmarx, que tiene marcas como Monarchy o Hickey Frimman; y William Rast", dice Rodríguez, de Expofaro. Además, la firma está en negociaciones con la cadena de retail Target, de Estados Unidos, para fabricarle a una de sus marcas de alto valor -TG Max-.

Precisamente, para los fabricantes de paquete completo se está abriendo una ventana de oportunidad. Según Eduardo Herrera, presidente de Supertex -empresa caleña que fabrica ropa deportiva para Adidas y tiene entre sus clientes a Patagonia y Under Armour- dos razones están motivando el regreso de los compradores de grandes marcas a este hemisferio. "La primera, tener una capacidad productiva cercana que les genere menos riesgos en inventarios. Con la crisis, los compradores quedaron llenos de inventarios y eso representa un alto costo financiero. La segunda, que a medida en que se han ido desarrollando fuentes de proveeduría de materias primas en las regiones de Centroamérica y Colombia, ya las diferencias de precio no son tan grandes", dice.

La estrategia de Supertex es buscar plantas en el país que estén apagadas o tengan capacidades ociosas, para complementar su producción en la planta de Cali y aprovechar las oportunidades de exportación. "Paradójicamente, una de las ventajas es que el mercado local está aporreado porque hay muchísima importación que, mezclada con contrabando y una tasa de cambio muy baja, ha hecho que muchas plantas que estaban trabajando para el mercado nacional hayan bajado sus producciones internas. Estamos buscando en Pereira y Manizales, que fueron muy golpeadas con la salida de Nicole. El modelo puede ser bajo el esquema de alianzas o podríamos invertir en ellas", puntualiza Herrera.

De otro lado, para los que se la juegan con la marca en segmentos de alto valor, este ha sido un año de internacionalización. Touché, marca de ropa interior y vestidos de baño femeninos, ya tiene 31 tiendas, vía franquicia, en el país y el exterior y la meta es llegar a 50 el año entrante. Hace tres meses abrió una tienda en una de las zonas más exclusivas de Madrid, España. "Toda crisis trae oportunidades. En este momento se pueden conseguir locales bien ubicados y encontramos con inversionistas en España la oportunidad de un muy buen local. La idea de los inversionistas es abrir 3 ó 4 almacenes más en el próximo año en esa ciudad", dice Luis Javier Zuluaga, presidente de Alternativa de Moda, empresa a la que pertenece Touché. "Nuestro foco estratégico es la especialización en el producto y la diversificación de mercados. El camino del crecimiento lo vemos más por el lado de llegar a nuevos mercados, como Rusia, por ejemplo".

Con un panorama complejo que todo indica será permanente, las empresas necesitan respuestas; más que coyunturales, estructurales.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?