| 3/16/2006 12:00:00 AM

Telecom & Cía. vs. ETB-EPM & Cía.

Con la inminencia de la alianza de Telecom con un operador estratégico, ETB y EPM se vieron obligadas a actuar: establecieron un modelo de integración que empezó por la banda ancha, buscan socio para Ola y desisten de su interés por Telecom. ¿Cuál sería el interés de los potenciales socios estratégicos?

El pasado viernes 10 de marzo, el sector de telecomunicaciones se sacudió. A principios de la tarde, ETB y EPM anunciaron que no irán tras el control de Telecom, pero también notificaron que buscarán un socio estratégico para Ola, su empresa de celulares, e iniciarán la consolidación de sus operaciones, a partir de la banda ancha. Cuando empezaba la noche, Colombia Telecomunicaciones, que administra las redes de Telecom, dio a conocer los nombres de las empresas que sí siguen en el proceso para convertirse en su aliado estratégico.

El significado de estas operaciones es claro: las empresas públicas de telecomunicaciones entraron en la etapa de definiciones sobre aliados estratégicos. La propuesta de una unión entre ellas -ETB, EPM y Telecom- quedó atrás y, ahora, las dos primeras inician la consolidación de operaciones que les permitan atraer un aliado, mientras Telecom está por concluir este proceso. Es decir, como van las cosas, en un plazo corto, dos grandes jugadores estarán disputando el mercado de telecomunicaciones en el país.

Estas decisiones se están dando en medio de la gran dinámica y transformación del negocio. Por un lado, con la mayor penetración de los celulares que en los próximos meses podrían alcanzar coberturas de hasta 70%; y, por otro, con el potencial de negocios como la banda ancha y el de datos.

Los interesados Telmex, Telefónica, Cantv, Phone One y la empresa de televisión por suscripción Cablecentro siguen en la disputa por el control de Colombia Telecomunicaciones.

La gran pregunta es qué hay tras el interés de estas empresas. Para Telmex y Telefónica es claro su deseo de empaquetar servicios y consolidar ofertas que les permitan explotar negocios como el de banda ancha. Operadores como Phone One y Cablecentro buscarían comprar una red importante para darle valor, y volver a vendérsela a los grandes, afirman algunos analistas consultados por Dinero. Cablecentro se alió con el operador sueco Swedtel para participar en la puja. "Estamos definiendo con ellos si van a participar en la estructuración financiera o solo van en la operación. Además, contamos con dos fondos de inversión internacionales que nos apalancan financieramente", explica Jaime Alberto Rincón, presidente de Cablecentro.

A Cantv, el otro jugador que está en la puja por Telecom, seguramente lo invitarán también a convertirse en socio estratégico de Ola. Si logra coronar los dos procesos, consolidaría una gran oferta. ¿Por qué su interés? Verizon, socio estadounidense que tiene la mayoría accionaria de Cantv, al parecer no quiere invertir más en Venezuela. Además, el hecho de que AT&T haya comprado recientemente a BellSouth por más de US$65.000 millones, obligaría a Verizon a replegarse a su mercado natural para enfrentar a ese gigante. Por eso, tendría más sentido salir a vender Cantv adicionándole un activo como el de Telecom en Colombia. Incluso Telmex estaría interesado en Cantv. El otro comprador potencial es el mismo Estado venezolano, que ha decidido recuperar sus antiguas empresas estatales.

Las movidas de ETB y EPM Con la inminencia de la alianza de Telecom, ETB y EPM tuvieron que actuar, ya que a pesar de ser en conjunto los operadores más grandes del país, habían mantenido una actitud pasiva. Aunque no anunciaron la integración de las dos empresas, su decisión de buscarle un aliado a Ola e integrar en el país el negocio de banda ancha (manteniendo independiente sus mercados naturales) es considerada un progreso. Para nadie es un secreto que tratar de unir a las dos compañías genera un problema de gobernabilidad entre ETB y EPM -y entre Bogotá y Medellín-, por lo que empezar a unir negocios por partes puede ser una buena fórmula para ir avanzando en el tema.

En el caso de Ola, tener la participación de un tercero mejoraría la gobernabilidad de la compañía, que se ha visto afectada por las rivalidades regionales.

Aunque el crecimiento del negocio celular no será tan vertiginoso como el de los años anteriores, con un mercado más saturado, acceder a Ola les significaría a cualquiera de las dos empresas de celulares existentes tener un competidor menos y poco más de 2 millones de usuarios adicionales. A Movistar le puede interesar Ola para disminuir su brecha de clientes con Comcel (Telmex), pero no es claro que sea tan estratégico para la compañía. Por su parte, teniendo el control del mercado, para Telmex lo que le pueda aportar Ola en móviles sería marginal. Pero para otras compañías que no tienen presencia en el país, como Milicom o la misma Cantv, podría ser más estratégico.

De todas maneras, el futuro cercano de ETB y EPM va a depender de quién adquiera Telecom. Si ganan los inversionistas pequeños, habría tiempo de reacción mientras ellos valorizan su inversión antes de venderla. Pero si la compran Telefónica o Telmex, la competencia va a ser a otro precio, porque por primera vez en la historia de Colombia habría un verdadero operador privado de telecomunicaciones integrado. Ahí se anticipa una guerra a muerte en móviles, en la cual Ola sería la damnificada, y en datos y banda ancha, los negocios consentidos de ETB y EPM.

Como la competencia entre Telefónica y Telmex es a muerte, lo más probable es que si una gana Telecom, la otra decida ir tras lo que ofrecen EPM y ETB para equilibrar las cargas. Y aquí, todo va a depender de la decisión política de los dos alcaldes, que no han querido apostar a una alianza global o a una privatización, por las dificultades políticas que esto implica. Pero si el competidor se les crece, tendrán que acelerar una decisión al respecto.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?