Soluciones con sabor local

| 7/26/2002 12:00:00 AM

Soluciones con sabor local

Los ERP se han convertido en la base a partir de la cual se teje una 'telaraña' que soporta las diferentes soluciones de negocios, para potenciar cadenas productivas.

Hace un año, todo parecía estar listo para que los ERP --Enterprise Resources Planning-- se tomaran de manera masiva las medianas empresas colombianas. Doce meses después, los resultados no reflejan los esfuerzos comerciales que los integradores desarrollaron para conseguirlo.



De acuerdo con las cifras que manejan algunas compañías de consultoría, de las 500 más grandes firmas del país cerca del 85% ya cuenta con este tipo de soluciones que permiten integrar sus sistemas de gestión interna. Pero el segmento medio, el que se suponía debía ser atacado con mayor fuerza, sigue siendo casi virgen en esta materia. Este grupo objetivo está compuesto por un universo de cerca de 2.500 empresas que registran ventas anuales de entre US$10 y US$70 millones.



Una de las estrategias con la que se pretendía ampliar el potencial de los ERP se apalancó en los Proveedores de Servicios de Aplicaciones o ASP --por sus siglas en inglés--, que se enfocaron en integrar todas las áreas críticas de la organización para enfrentar las exigencias de la economía actual a un precio razonable, al ofrecer la posibilidad de no incurrir en costos de infraestructura, licenciamiento, implementación, capacitación y consultoría necesarios para este tipo de soluciones.



También se comercializaron versiones light o reducidas de las aplicaciones con menos funciones y estandarizadas a unas necesidades genéricas del mercado, que permitían simplificar el proceso de implementación y, por ende, los costos de la solución.



Una vez más, parecía que el modelo sería exitoso. Ahora la pregunta es ¿por qué no se produjo la demanda esperada de estas soluciones? De acuerdo con Gonzalo Marín, gerente de Soluciones de Software y Algoritmos, la estrategia no estaba lo suficientemente madura y se ha perfeccionado durante el último año. "Hemos aprendido que no es suficiente reducir los requerimientos o simplificar las soluciones. Cada industria tiene sus propias necesidades muy particulares y, por eso, hoy estamos desarrollando estrategias para ofrecer soluciones verticalizadas para cada sector".



Sin embargo, las oportunidades en el mercado colombiano siguen muy vivas. Por un lado, las grandes empresas que hoy cuentan con sistemas ERP maduros están en proceso de actualización para entrar a fases más avanzadas, ya que estos sistemas se han convertido en un commodity que por sí solo no genera una gran ventaja competitiva, y es necesario integrarlo a otras soluciones como CRM --Customer Relationship Management-- para la administración de la relación con sus clientes, SCM --Supply Chain Management-- para la optimización de la cadena de suministro, Business Intelligence o Inteligencia de negocios para la identificación de nuevos elementos que le permitan establecer ventajas competitivas, solo por mencionar algunos.



En segunda instancia, en el segmento de las pyme hay un buen número de compañías que tienen la capacidad para pagar entre US$120.000 y US$1 millón por una solución ERP, desde lo básico hasta lo más complejo. De ahí que firmas como Baan, SAP, People Soft y Microsoft estén reenfocando sus 'herramientas' para llegar a este grupo.



Microsoft hace poco más de un año adquirió Great Plains, un software diseñado específicamente para el sector medio. Las demás se enfocaron en producir versiones 'ligeras' que les permitieran reducir los costos para sus clientes finales.



Problemas para la venta



No es difícil deducir que una de las razones por las cuales no se aceleró la venta de este tipo de soluciones fue la situación general de la economía, agudizada por el deterioro del orden público en diversas zonas del país. Frente a un futuro incierto, una de las salidas de los empresarios fue detener algunas inversiones que no resultaban demasiado urgentes para apalancar el negocio.



Esto, sumado a la percepción generalizada que tiene el mercado sobre el alto número de 'fracasos' que hace algún tiempo se registró en la implementación de estas soluciones, desestimuló su adquisición.



Al evaluar el producto, hay varias barreras de entrada que los integradores intentan superar. Una de ellas es el costo, que se ha buscado manejar con el desarrollo de soluciones modulares y menos complejas en los requerimientos, mas no en el alcance, así como con la oferta de alternativas de financiación apropiadas; en segundo término, está el temor de algunas empresas de 'soltarle' a un tercero información crítica del negocio.



Según Miguel Maldonado, gerente de mercadeo de SAP, "aunque los ASP son muy importantes, deben adaptarse a las necesidades de cada país para que se ajusten a factores como la seguridad y la regulación en el manejo de las áreas financieras, tributarias y de recursos humanos".



Las necesidades del cliente



Hace un par de años, las necesidades se concentraban en un sistema de información central que integrara todas las áreas de la compañía para mejorar la gestión interna. Hoy es más importante prepararse para entrar a un mercado globalizado, convertirse en un jugador internacional que pueda interactuar en los diferentes 'market places' que, gracias al comercio electrónico, se están desarrollando. Y acuerdos como el ATPA --Acuerdo de Preferencias Arancelarias para el Area Andina-- y el ALCA --Acuerdo de Libre Comercio para las Américas-- hacen mucho más crítica la necesidad de desarrollar plataformas de información que integren diferentes empresas para que puedan competir con eficiencia.



El ERP se convertiría entonces en la base a partir de la cual se teje una 'telaraña' que soporta las diferentes soluciones de negocios, para potenciar diversas cadenas productivas, en las cuales se integran desde los proveedores hasta los comercializadores de un determinado sector.



En el mercado interno, el potencial del ERP sigue siendo enorme. Contar con un sistema de apoyo a la fuerza de ventas que actualice los datos en línea, realizar el seguimiento de todo el proceso de logística y distribución en tiempo real, automatizar los procesos de cadena de abastecimiento y poder interactuar más eficientemente con los clientes, proveedores y socios de negocios se han convertido en aspectos diferenciadores para las empresas.



Las soluciones ERP han evolucionado de la mano con las necesidades del mercado. Hace unos años, el objetivo central era la integración de los sistemas internos. Hoy, estas aplicaciones van más allá, al punto de tener que integrarse o 'hablar' con los sistemas de los otros miembros de la cadena logística y de distribución, sin importar el tipo de aplicaciones que soporten todas las tareas del back office. "Ahora se busca que las grandes empresas interactúen con las pyme sin importar el tamaño de ellas; por eso, ofrecemos herramientas que permiten la integración de nuestros sistemas ERP con cualquier sistema, incluso con un simple fax", comenta Maldonado.



Compañías como SAP, Baan, Oracle y Microsoft coinciden en que es importante proveer soluciones que se integren a otras por medio de estándares abiertos basados principalmente en XML, el lenguaje definido por la industria para el intercambio de información. "Con nuestras soluciones, buscamos interoperar con sistemas abiertos externos basados en XML, de forma tal que evitemos la intervención humana en procesos que pueden ser automatizados", comenta Carlos Arias, gerente de ventas de soluciones de Microsoft.



Los retos



¿Es posible superar las dificultades que impidieron el crecimiento de los ERP? Los desarrolladores y sus socios de negocios --integradores-- están seguros de lograrlo, pues las necesidades de las empresas son evidentes. El interrogante es si el mercado está consciente de que requiere estas soluciones de manera crítica.



"Basados en las mejores prácticas, buscamos ofrecerle al cliente lo que necesita ahora y en el futuro, no lo que quiere", afirma Rafael Peñaranda, gerente de alianzas de Oracle. En ese sentido, las soluciones estandarizadas pueden ser parte de la respuesta y una de las ventajas es que, al tener como base del desarrollo las mejores prácticas en el mercado internacional, los proveedores de la solución pueden guiar a las empresas por ese camino y mejorar la gestión en las diferentes áreas.



El otro factor clave es potenciar internet para integrar a varios clientes en torno a la solución. "Antes, la orientación de la plataforma era plana y estática, pero ahora se basa en internet para brindar ventajas de integración con otros sistemas", dice Rodrigo Benítez, gerente de Baan Colombia.



Así, las grandes empresas se convertirán en 'jalonadoras' de otras compañías medianas que actúan como sus proveedores o comercializadores y, en un futuro no muy lejano, las más pequeñas tendrán que integrarse a esa gran 'cadena'. El reto de los desarrolladores será jugar el papel adecuado en esta integración de sinergias.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.