| 4/12/2006 12:00:00 AM

Sistema Financiero Chino en aprietos

De acuerdo con el compromiso de China con la OMC, a finales de 2006 se debe dar la apertura del sector financiero. Los bancos chinos no están preparados, pero los extranjeros están listos para apropiarse de un porcentaje mayor del sector y consolidarse.

El sistema financiero chino se está jugando la Pole Position. Antes del 31 de diciembre, debe haber alcanzado las exigencias impuestas por la Comisión de Regulación Bancaria de China (CBRC, por siglas en inglés) desde marzo de 2004, para garantizar que cumple los mínimos estándares internacionales de requerimientos de capital. Sin embargo, la tarea no ha sido fácil porque existe una gran diferencia entre los niveles de capital actuales y los requeridos. De los 130 bancos nacionales, solo 25 estarían cumpliendo la tarea, de acuerdo con Beijing Review.

Es necesario que los bancos chinos tengan como mínimo una relación de patrimonio sobre activos ponderados por riesgo del 8%, tal como lo establecen los Acuerdos de Basilea, para la regulación financiera. Esto significa que deben conseguir cerca de $200.000 millones de yuanes anuales -US$25.000 millones- en conjunto para garantizar su crecimiento.

Wu Jian, gobernador del banco Huaxia, afirma que los tres aspectos que explican el bajo nivel de capital en el sistema bancario chino son, primero, que el crecimiento excesivo del crédito no se compensó con un incremento de capital. Entre 1999 y 2003, los préstamos de 14 bancos comerciales crecieron 16,35% en promedio cada año. El segundo factor fue que la cartera se concentró en pocas instituciones con mayores requerimientos de capital, y el tercero fue el deterioro de la cartera que en 2004 se ubicó en 13,21%, según publicó Beijing Review.

"Si (los bancos) no logran alcanzar los estándares internacionales, no solo habrán incumplido las políticas gubernamentales, sino que habrán arruinado su reputación, y estas serán malas noticias para su desarrollo", dijo Liu Fuxiang, profesor de la Universidad de Negocios Internacionales y Economía a Beijing Review. Si no alcanzan la meta, la CBRC les exigirá un incremento en su capital o una reducción en el tamaño de su operación, con el riesgo de enfrentar una reestructuración, de mantenerse este incumplimiento, agrega.

Ante este panorama, ¿cuáles son las soluciones en el corto plazo? Para incrementar el capital tienen varias opciones. En diciembre del año pasado, la CBRC autorizó a determinados bancos comerciales la emisión de bonos de capital híbrido para que fueran incluidos como parte del capital requerido, los cuales son aceptados por Basilea. No obstante, algunos analistas estarían preocupados pues los emisores de estos bonos de largo plazo tienen la opción de retrasar legalmente los pagos de interés y capital a los tenedores, lo cual puede ocasionar grandes pérdidas a los inversionistas. Además, la posibilidad de recaudar fondos en el mercado de capitales es muy reducida y no alcanzaría a cubrir los recursos requeridos por el sector.

Tradicionalmente, los bancos chinos han utilizado la reinversión de utilidades y la emisión de acciones para solventar sus necesidades de capital, pero el retorno promedio de los activos es muy bajo. Y la carga tributaria de los bancos comerciales es muy alta, pues deben pagar impuestos del 5% sobre las ventas, el 33% sobre los ingresos, sin contar el pago de dividendos a los accionistas.

La última opción es asociarse con un inversionista extranjero, además de los beneficios por conocimiento, experiencia y prácticas financieras que estas entidades puedan incorporar. Según Tang Shuangning, vicepresidente de la CBRC, 19 instituciones financieras extranjeras se han convertido en accionistas de 16 bancos con una inversión cercana a los US$16.500 millones. Entre ellas están HSBC, Bank of America, Singapore's Temasek Holdings, Royal Bank of Scotland, ING Group, IFC, Deutsche Bank, Goldman Sachs, Aseguradora Allianz, Halifax y Citibank. El problema es el límite impuesto a la participación extranjera. A pesar de que en el año 2003 se incrementaron los límites existentes, hoy un solo extranjero puede tener máximo el 20% del capital y el total de la participación extranjera no puede superar el 25%. No obstante, estos límites serán eliminados con la apertura financiera a partir del 31 de diciembre de 2006.

Apertura total El compromiso chino con la Organización Mundial del Comercio (OMC) sobre la liberación del sector financiero a partir de 2007 ha llamado la atención de inversionistas extranjeros, en especial por el volumen de los depósitos que manejan los bancos chinos, estimados en US$1.560.000 millones.

Con la apertura y la mayor participación de los inversionistas extranjeros se intensificará la competencia y el sector en su conjunto se beneficiará por los aportes adicionales que en términos operativos, tecnológicos y demás traerán estas entidades. Lo más seguro es que traigan sus marcas propias y busquen tener completo control sobre sus bancos.

Sin embargo, se mantiene el temor de que, producto de esta apertura, los principales activos del sector queden en manos extranjeras y, sobre todo, que puedan ser enviados al exterior.

Es paradójico que en un país como China, que se perfila como la futura potencia mundial, donde Shangai cada vez es más parecido a Manhattan, el sistema financiero sea tan débil. Esto se sustenta en la falta de adecuados controles por parte de las autoridades. Un claro ejemplo de esta situación han sido los esfuerzos por parte del Banco Central para constituir un sistema de información financiera de clientes para controlar el historial y riesgo crediticio de las personas, el cual se está implementando y sus períodos de prueba han resultado de gran ayuda para las entidades financieras. Anteriormente se podía tener hasta 10 tarjetas de crédito y deudas sin que nadie ejerciera una verdadera veeduría sobre el tema y además con el agravante de no estar reportadas sus deudas ante organismos de supervisión y control.

Por todo lo anterior, pretender que en apenas dos años el sistema financiero chino esté preparado para competir con los líderes mundiales, es casi un imposible.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?